Una nueva prisión en Liberia reduce las fugas y mejora las condiciones de los reclusos 

lun, 13 sep 2010

SANNIQUELLIE - Una prisión construida recientemente en Sanniquellie (Liberia) ha sido entregada oficialmente al Ministerio de Justicia en una ceremonia a la que asistieron la Presidenta de Liberia y la enviada adjunta de las Naciones Unidas.

UN upgraded prison in Liberia

El proyecto de prisión fue iniciado por la Misión de las Naciones Unidas en Liberia (UNMIL), con financiación procedente del Fondo para la Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas, y construido por UNOPS en asociación con el Ministerio de Justicia.

Esta nueva prisión sustituye al antiguo y minúsculo almacén habilitado para tal fin y que servía como único centro de prisión preventiva para aquellos acusados a la espera de juicio en la ciudad. Dicha prisión forma parte de un proyecto centrado en ofrecer apoyo al Ministerio mediante el fomento de la capacidad y la mejora sustancial de las instalaciones penitenciarias y judiciales.

En la ceremonia, la Presidenta Ellen Johnson Sirleaf alabó a las Naciones Unidas por «un trabajo bien hecho» y expresó su deseo de que la prisión sea «un modelo que se pueda reproducir por todo el país». La Representante Especial Adjunta del Secretario General para el Estado de Derecho, Henrietta Mensa-Bonsu, hizo entrega de la instalación a la líder liberiana, a la que garantizó el apoyo continuo de las Naciones Unidas para la recuperación y el desarrollo de Liberia.

La Presidenta recorrió la instalación durante la ceremonia de entrega acompañada por la Sra. Mensa-Bonsu, Lakis Papastravou, Director de UNOPS en el país, Wesley Natana, Jefe de la Oficina sobre el Terreno de las Naciones Unidas en el condado de Nimba, y por diversos asesores de la Dependencia de Asesoramiento sobre Prisiones de la UNMIL y oficiales del Ministerio de Justicia.

En la antigua prisión las fugas eran algo habitual, ya que los reclusos cortaban con facilidad el alambre de púa dispuesto a lo largo del perímetro del recinto. El espacio albergaba a más de 100 reclusos, incluidos mujeres y delincuentes juveniles, cuando estaba diseñado originalmente para 25 reclusos.

Los reclusos y los oficiales de la prisión convivían en un edificio oscuro que carecía de agua corriente y cocina. Solamente funcionaban dos retretes y, hasta la construcción de un pozo en los alrededores, los miembros del Batallón de Bangladesh de la UNMIL encargados del mantenimiento de la paz tenían que proporcionar agua todos los días a los reclusos.

El edificio se erige en una parcela de terreno de más de cinco hectáreas fuera del centro de la ciudad. Es más segura y cuenta con 12 celdas espaciosas diseñadas para albergar a 72 reclusos, con instalaciones independientes para hombres y mujeres.

Dispone, asimismo, de agua corriente extraída mediante una bomba solar, iluminación con energía solar para el perímetro de seguridad, una cocina independiente y retretes en funcionamiento. En el exterior también existe espacio destinado a una pequeña granja, una de las actividades de rehabilitación planificadas para los reclusos.

Otro elemento del apoyo del Fondo para la Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas al Ministerio de Justicia es la formación de 50 nuevos oficiales de prisiones, 20 de los cuales reforzarán la unidad de nueve personas destinada a la prisión de Sanniquellie.

La Oficina de UNOPS en Liberia fue creada en 2004 tras décadas de conflicto civil que provocaron la destrucción de una gran parte de la infraestructura básica del país.

 

 




Oficinas