Allanando el camino hacia la paz y el desarrollo 

 
En Afganistán, las nuevas carreteras unen comunidades, proporcionan trabajos necesarios y recortan los costes de los desplazamientos

A dos horas de Kabul en la carretera hacia la hermosa provincia de Bamiyan, donde se alzaron  una vez los antiguos Budas, los habitantes de la provincia de Parwan trabajan sin descanso para rehabilitar la carretera que conecta Bamiyan con la capital.

La concurrida carretera de grava está tan desgastada que, en muchos lugares, los vehículos tienen dificultades para pasar. Por ello, el Gobierno de Afganistán ha incluido esta carretera en su Proyecto de Acceso Rural de Emergencia Nacional (NERAP), dentro del Programa Nacional de Acceso Rural (NRAP).

Desde su inicio en 2003, el NRAP ha creado más de 13 millones de jornadas laborales principalmente para grupos rurales pobresCon una extensión de unos 141 km, esta conexión ofrece una importante ruta alternativa al paso de Salang para desplazarse entre Kabul y el norte de Afganistán. Durante gran parte del invierno, las fuertes nevadas bloquean el paso, cortando así una ruta comercial indispensable e incrementando el tiempo y coste de los desplazamientos para la población.

Según Sayed Khan Ahmadzai, ingeniero regional de UNOPS para la región de Kabul, la rehabilitación reducirá a la mitad el tiempo del desplazamiento entre Bamiyan y la capital, lo que disminuirá significativamente su coste.

Los conductores que utilizan esta carretera apoyaron su punto de vista de buena gana. “La carretera es muy mala y me lleva mucho tiempo llegar hasta Kabul”, comentó uno de ellos, que llevaba un camión lleno de carbón procedente de las minas de camino a Bamiyan. “Espero poder desplazarme mucho más rápido dentro de poco”, añadió.

La rehabilitación de la carretera ofrece mucho más que unas comunicaciones más cómodas. Al utilizar métodos de construcción basados en la mano de obra, el programa proporciona trabajo y medios de sustento, con lo que apoya a la economía local y enseña nuevas destrezas. También contribuye a establecer vínculos entre las distintas comunidades étnicas de Afganistán.

Desde junio de 2002, el Ministerio de Rehabilitación y Desarrollo Rural (MRRD) y el Ministerio de Obras Públicas (MoPW) han puesto en práctica el NRAP, conocido anteriormente como NEEP (Programa nacional de empleo de emergencia) con la colaboración de UNOPS en la ejecución.

Este programa ha recibido el apoyo de múltiples donantes, entre los que se encuentran el Banco Mundial, el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Comisión Europea, la Agencia Sueca de Cooperación Internacional (SIDA), la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional (ACDI) y los gobiernos de Japón, Australia y España. 

Con el NRAP, se han reconstruido o rehabilitado más de 66 puentes con una longitud total de 1.684 metrosCon una financiación de 112 millones de USD gestionada por el Banco Mundial mediante el Fondo Fiduciario AIF, el presente proyecto trienal planea la mejora de 2.000 km adicionales de carreteras secundarias y de tercer orden a nivel nacional, además del desarrollo de la capacidad de los ministerios sectoriales para ampliar la gestión y la entrega de obras. Asimismo, el Fondo fiduciario para la Reconstrucción del Afganistán (ARTF), administrado por el Banco Mundial, ha contribuido recientemente con 30 millones de USD como recurso complementario al proyecto NERAP.

El programa, que ya ha visto la construcción o rehabilitación de 9.632 km de carreteras, conecta zonas rurales de las 34 provincias afganas, mejorando así el acceso a servicios básicos durante todo el año, sobre todo en las zonas rurales afganas. El programa también ha reconstruido o rehabilitado 66 puentes, 14 aeródromos y decenas de miles de metros de estructuras de drenaje complementarias, como alcantarillas y muros de protección.

Este trabajo ha generado 12,4 millones de jornadas laborales mediante su enfoque en los métodos de construcción basados en la mano de obra. Además, ha contribuido a crear las condiciones de empleo a largo plazo con la construcción de infraestructuras comunitarias básicas, como perímetros de riego, instalaciones acuíferas y de saneamiento, escuelas y clínicas.

El desarrollo de la capacidad y la participación comunitaria son parte central del programa. Las actividades de desarrollo de la capacidad han sido diseñadas para incrementar la titularidad del Gobierno en el proyecto, mientras que la participación comunitaria contribuye a garantizar el cumplimento de los estándares de gestión social y medioambiental, así como a generar empleo en zonas rurales.

En Parwan, el ingeniero regional del Ministerio de Obras Públicas, Nadershah, cree que la mejora de la conexión aumentará la interacción entre las distintas etnias. “La carretera a Bamiyan conectará a los pastunes del distrito de Shinwari con los tayikos del distrito de Ghorband (Syagird), a los hazaras de los distritos de Shekj Ali y Surkhi Parsa, y a los turcomanos del valle de Dara-e-Turkmen del distrito de Surkhi Parsa”.

En un país con un largo historial de conflictos civiles, el aumento de la interacción social y económica entre las etnias ayudará a crear una paz más duradera.

 

 

 




Datos clave

Título del proyecto
Proyecto de Acceso Rural de Emergencia Nacional (NERAP), NRAP

Organizaciones líderes
Ministerio de Obras Públicas (MoPW), Ministerio de Rehabilitación y Desarrollo Rural (MRRD), y presidido por el Ministerio de Finanzas, la República Islámica del Afganistán y el Banco Mundial

Presupuesto hasta la fecha
142 millones USD (112 millones USD de la Asociación Internacional de Fomento y 30 millones USD del Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Afganistán)

Centro de Operaciones en Afganistán

Factsheets

Oficinas