UNOPS

¿Es posible lograr una unidad global en torno al concepto de sostenibilidad?

El mundo ha suscrito los objetivos globales en materia de sostenibilidad, pero la pregunta es si será capaz de informar sobre ellos de manera coherente.


​​​​​​​​
​​​​
Grete Faremo, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de UNOPS​
​​
Artículo publicado en Development Today
​​​​​​​
Recientemente, mi organización adoptó los estándares de referencia mundiales para la elaboración de inf​ormes sobre sostenibilidad de la Global Reporting Initiative (GRI). Aunque durante su desarrollo se contó con el apoyo de las Naciones Unidas, este modelo se diseñó para el mundo empresarial.

​De esta forma, somos la primera organización de las Naciones Unidas que ha intentado evaluar sus resultados con los mismos estándares internacionales que el sector privado.

Puede que se pregunte por qué lo hemos hecho y se lo explicaré a continuación.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es una muestra de unidad global insólita y enormemente valiosa. Sin embargo, también es un desafío mundial de grandes dimensiones.

Considero que las Naciones Unidas, con su conjunto único de valores, conocimientos especializados y perspectiva global, tiene un papel importante que desempeñar a la hora de ayudar a los países en desarrollo a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En el mundo actual, un gran número de actores, entre ellos ONG locales e internacionales y el sector privado, son capaces de realizar gran parte del trabajo que antes estaba reservado a los organismos de desarrollo de las Naciones Unidas.

Para abordar el trabajo que tenemos por delante, las Naciones Unidas no pueden respaldars​e solo en su buen nombre. Tenemos que demostrar también nuestra valía. Debemos evaluar nuestras operaciones y desempeño según estándares reconocidos internacionalmente que refuercen la calidad excepcional de nuestro trabajo sobre el terreno.

Para lograr los ODS necesitamos contar con procesos de eficacia probada para poder movilizar de forma efectiva los recursos esenciales y favorecer el desarrollo de nuevas asociaciones.

En UNOPS, llevamos tiempo convencidos de la importancia de someternos a la evaluación a partir de los estándares internacionales. No cre​emos que las Naciones Unidas estén por encima de tal cuestión. Al contrario, deberíamos mostrar que nuestro trabajo se encuentra al mismo nivel que el de las mejores empresas e instituciones del mundo.

Creo firmemente que mediante la consistente evaluación, seguimiento y elaboración de informes sobre nuestro desempeño anual seremos capaces de tomar mejores decisiones a largo plazo y, de esta forma, ofrecer mayores beneficios para aquellos que lo necesitan.

Dicha consistencia debe aplicarse por igual en los sectores público y privado. Las Naciones Unidas deben reafirmar su posición como asociado orientado hacia la obtención de resultados.

Para ampliar la participación de los sectores público y privado en la construcción de un futuro sostenible, debemos comprometernos a adoptar un modelo común que nos permita entender nuestras contribuciones.

Mediante la adopción de las mejores prácticas reconocidas, el sistema de las Naciones Unidas puede ayudar a garantizar que sus procesos internos aumenten activamente la eficacia de su trabajo sobre el terreno, consiguiendo sacar el máximo provecho a los presupuestos para el desarrollo, al mismo tiempo que consigue que sus actividades atraigan a actores que compartan las mismas ideas en el ámbito del desarrollo.

Debido a la magnitud de estos desafíos y a la creciente escala y complejidad de los desastres naturales, es importante que las Naciones Unidas evalúen sus resultados sobre el terreno de manera cohesionada.

Les debemos a los Estados Miembros y a las personas a las que servimos el demostrar que aportamos los mejores estándares, calidad y eficacia, además del compromiso de realizar bien nuestro trabajo.