Un espacio para nuevas voces

Iniciativas de múltiples partes interesadas: ¿ha llegado el momento de la gobernanza colectiva? 


​​​

​​FacebookLinkedInTwitterEmail​​
Por Katrin Lichtenberg| 13 de julio de 2017

La pobreza extrema, la desigualdad económica y social, el cambio climático, los desastres naturales y las crisis de refugiados son solo algunos de los desafíos a los que se enfrenta el mundo.

La adopción de medidas en materia de cooperación internacional para el desarrollo es indispensable para abordar estas cuestiones de manera eficaz y efectiva. Para ello, se deben superar diversos obstáculos, como la disponibilidad limitada de fondos o los desafíos políticos y geopolíticos; una tarea ciertamente complicada.

Conforme aumenta la complejidad de los desafíos mundiales, debemos analizar las opciones disponibles. La iniciativa de múltiples partes interesadas es un concepto que se emplea asiduamente en la comunidad de desarrollo pero, ¿de qué se trata exactamente? ¿Por qué es un modelo adecuado para abordar de forma significativa los asuntos complejos en materia de desarrollo internacional?

En pocas palabras, es una forma de gobernanza colectiva. Generalmente, incluye asociaciones de donantes bilaterales y multilaterales, organizaciones de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales de ámbito nacional e internacional y el sector privado, pero también puede comprender a otros agentes procedentes de ámbitos distintos.​

 

​​​​​​​
​​​​​​​

Esta amplia variedad de asociados puede servir como plataforma para las voces que normalmente no intervienen en el sector del desarrollo, como fundaciones y empresas privadas, para que puedan participar en la aplicación de medidas de cooperación internacional para el desarrollo.


 

Las diferentes intervenciones públicas, como la asistencia oficial para el desarrollo, no pueden conseguir por cuenta propia la repercusión deseada en materia de desarrollo. Con este modelo, los participantes se comprometen a adoptar un programa común con unos objetivos definidos, combinar los recursos financieros y complementar sus capacidades.

Por supuesto, la gobernanza colectiva no es un concepto novedoso. Entonces, ¿qué hace que este modelo sea tan especial? Un factor importante es la limitación de estas iniciativas, pues no deben sustituir o aplicarse de forma paralela a los esfuerzos de desarrollo que se realizan a nivel local, nacional, regional o mundial, así como tampoco competir con ellos o restarles importancia.


Las claves del éxito


​​​​​​​
​​​​​​​

El éxito de las iniciativas de múltiples partes interesadas radica en el reconocimiento de que un enfoque único no resulta efectivo, pues su fortaleza se basa precisamente en la singularidad de cada una de ellas.



Este aspecto debe tenerse en cuenta cuando se establezcan y gestionen dichas iniciativas para las partes interesadas1.

La cooperación y la inclusión son elementos clave. Si bien los asociados deben mostrarse dispuestos a supeditar sus intereses individuales en pos de los objetivos comunes, la función y la responsabilidad de cada uno deben estar claramente definidas y se debe hacer especial hincapié en la implicación de las partes in​teresadas.

Es fundamental que posean la capacidad de evolucionar, además de flexibilidad y adaptabilidad a los cambios que se sucedan durante dicha evolución.

Numerosas iniciativas de múltiples partes interesadas intervienen en entornos complejos, como es el caso de los estados frágiles. En lugar de intentar evitar o ignorar estos contextos desafiantes, los enfoques adecuados promueven un marco y unos métodos específicos de gestión de riesgos, incluso en la gestión diaria.​

Ninguna intervención puede durar eternamente, por lo que resulta imperativo anticipar las estrategias de salida desde el comienzo, garantizar que el progreso sea trascendente y gestionar y compartir de forma sistemática los valiosos conocimientos adquiridos antes de tomar la decisión de retirarse.​​

Sin duda, diseñar, establecer y gestionar iniciativas de múltiples partes interesadas no es una tarea fácil. No obstante, dada su importancia en los programas de desarrollo actuales, debemos preguntarnos si ha llegado el momento de aprovechar este modelo.



UNOPS se enorgullece de apoyar varias iniciativas de múltiples partes interesadas. Uno de los muchos ejemplos es la Iniciativa para la Transparencia en la Acción Climática. En el marco de dicha iniciativa, UNOPS trabaja en el ámbito de la transparencia climática con dos donantes bilaterales (Alemania e Italia), dos ONG (Children’s Investment Fund Foundation y ClimateWorks Foundation), una organización multilateral (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático) y diversos asociados encargados de la implementación (como el programa Estándar Verificado de Carbono, la asociación entre ONU Medio Ambiente y la Universidad Técnica de Dinamarca y el Instituto de Recursos Mundiales). Esta iniciativa ofrece una dirección estratégica sólida, una gobernanza adaptada, un complejo conjunto de habilidades técnicas altamente especializadas y una capacidad de gestión adaptable con el objetivo de promover una mayor transparencia en las políticas y acciones sobre reducción de emisiones.


 

 ​


Información sobre la autora

Katrin Lichtenberg es Jefa del Clúster del Agua y la Energía de UNOPS. Desde que iniciara su carrera profesional en las Naciones Unidas como Oficial Profesional Joven (JPO) en 1997, ha ocupado diversos puestos en Ginebra y Copenhague. Como parte de sus responsabilidades, Katrin fue una de las primeras personas en UNOPS en prestar apoyo al diseño y establecimiento de una plataforma de gestión para el Consejo de colaboración para el abastecimiento de agua y saneamiento, con sede en Ginebra. En la actualidad, Katrin es responsable tanto de la gestión de la Iniciativa Internacional para la Transparencia de la Ayuda como de la Iniciativa para la Transparencia en la Acción Climática.


​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​
​​