UNOPS

18/04/2016

Asociación entre el BEI y UNOPS para proyectos en países que más lo necesitan

El 16 de abril, el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y UNOPS firmaron un acuerdo para trabajar juntos en proyectos clave por todo el mundo en un esfuerzo por mejorar las vidas de aquellos que lo necesitan.

​El Memorando de Entendimiento, firmado en las oficinas de la delegación del BEI en Washington D. C., sienta las bases para futuras asociaciones para la implementación de proyectos entre las dos organizaciones, particularmente en el contexto de las economías emergentes. Esta futura colaboración se centrará en los desafíos actuales a los que se enfrenta el desarrollo sostenible, como la pobreza, los efectos del cambio climático y el desarrollo de la capacidad de los actores pertenecientes al sector privado como colaboradores positivos en favor del crecimiento.

En lo que respecta a la recientemente adoptada Agenda 2030, que aboga por la revitalización de las asociaciones mundiales para el desarrollo sostenible, este nuevo acuerdo multiplica las fortalezas y capacidades tanto del BEI como de UNOPS.

El Sr. Pim van Ballekom, Vicepresidente del BEI, afirmó: «El BEI cuenta con una trayectoria demostrada de inversiones en países con economías frágiles y áreas en conflicto. Estas regiones se enfrentan a los desafíos humanitarios más significativos y son las que más necesitan las inversiones. Somos conscientes de ello y ofrecemos​ una respuesta proactiva».​

​«Este acuerdo ofrece una oportunidad real para que podamos trabajar en colaboración con UNOPS en una serie de proyectos humanitarios y de desarrollo. Compartimos los mismos altos estándares en lo que al impacto social y ambiental de nuestros proyectos se refiere. Al trabajar juntos e intercambiar conocimientos, buenas prácticas y experiencia, el BEI y UNOPS podrán favorecer una mayor participación en los proyectos y aumentar su credibilidad para el beneficio de las poblaciones que más lo necesitan», añadió.

Grete Faremo, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de UNOPS, declaró: «El camino hacia el desarrollo sostenible para 2030 empieza por la inversión en asociaciones sólidas basadas en los puntos fuertes de cada una de las partes para garantizar que los proyectos estén identificados, diseñados e implementados de acuerdo con los más altos estándares de calidad. Compartimos con el BEI la pasión por ayudar a que las personas mejoren sus vidas».

Juntos, el BEI y UNOPS comparten más de 80 años de experiencia en contextos relacionados con el desarrollo, a menudo en algunos de los entornos más desafiantes del mundo. Ambas organizaciones inculcan la importancia del desarrollo de capacidades y la titularidad local.​

El acuerdo del 16 de abril coincidió con las Reu​niones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial en Washington D. C., a las que asistieron oficiales del gobierno, organizaciones de la sociedad civil y personalidades clave de los sectores público y privado, y cuyo objetivo era debatir sobre los desafíos principales relacionados con el cambio climático, el desarrollo y la erradicación de la pobreza.

Información sobre el BEI​

El BEI ejerce sus actividades en 160 países. Como un actor clave en el mundo de la financiación para el desarrollo, el BEI proporciona financiación a largo plazo para proyectos de inversión sólidos y sostenibles en favor de los objetivos en materia de políticas de la Unión Europea (UE) dentro y fuera de Europa. El BEI es el mayor prestamista y prestatario multilateral del mundo y pertenece a los 28 Estados Miembros de la UE.

El BEI invierte en cuatro áreas prioritarias en apoyo al crecimiento y la creación de empleo: innovación y habilidades; acceso a financiación; acción por el clima y medio ambiente, e infraestructura estratégica.

El BEI es la mayor entidad financiadora del mundo para proyectos relacionados con el clima. El año pasado, alrededor del 27% de las actividades crediticias estuvieron destinadas a acciones por el clima. El BEI está comprometido a aumentar el porcentaje de las inversiones para actividades relacionadas con el clima hasta un 35% para 2020 y a hacer un mayor hincapié en favorecer la adaptación de las regiones con más posibilidades de verse afectadas por el cambio climático.