UNOPS

22/03/2017

Acceso a agua potable en Sudán

No hay vida sin agua; se trata de una necesidad para todos los seres vivos, desde la planta más pequeña hasta el animal más grande. Sin embargo, conseguir agua suficiente para sobrevivir sigue siendo una lucha diaria para algunas personas.

El agua es lo que mueve el mundo: en abundancia, atrae a las personas, levanta comunidades y negocios y crea vida, pero su escasez las aleja, impide que las comunidades y los negocios prosperen y ahoga la vida incluso antes de que comience.

Aquellos que no tienen acceso a suficiente agua a menudo se ven obligados a buscarla por todas partes; a veces incluso tienen que recorrer varios kilómetros cada día para conseguir un bien preciado que muchos otros países dan por sentado. 

​​

No obstante, encontrar agua no significa que esta sea potable. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 1.800 millones de personas en todo el mundo obtienen agua para el consumo de fuentes contaminadas con heces.

Siguen existiendo demasiadas personas en muchos países sin otra opción que recurrir a agua no apta para el consumo humano, lo que puede provocar que caigan gravemente enfermas debido a la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis.

«Al preguntar a la población local se observa que normalmente poseen conocimientos básicos sobre cómo evitar estas enfermedades transmitidas por el agua, pero dichas enfermedades persisten debido a la falta de acceso a agua potable. La educación en cuestiones como el agua, el saneamiento y la higiene es más efectiva si se combina con el abastecimiento de agua potable», indica​ Maiko Utsumi, Oficial de apoyo de proyectos en la oficina de UNOPS en Sudán.

La búsqueda de agua también puede suponer un riesgo para la seguridad. A menudo, son las mujeres y los niños los que recorren grandes distancias para conseguir agua para sus familias, lo que los expone a posibles agresiones violentas o sexuales.​

​​


En Darfur, una región árida situada en el Sudán occidental, la escasez de agua es algo habitual, y el acceso seguro a agua potable es un problema que existe desde hace tiempo.

Con el paso de los años, el aumento de la población en las principales ciudades de Darfur ha intensificado la presión sobre las infraestructuras y las fuentes urbanas de abastecimiento de agua. Como resultado de este crecimiento de la población en barrios urbanos, aumenta la dificultad para acceder a fuentes seguras de agua, o simplemente a agua, fomentando así los conflictos localizados, particularmente entre los ganaderos que necesitan agua para sus rebaños.

UNOPS colabora con el Gobierno de Japón con el objetivo de ayudar a garantizar el acceso a agua potable para un mayor número de personas en Darfur.

​​​

Gracias a la financiación de Japón, UNOPS rehabilitó una planta de tratamiento de agua inutilizada en El Fasher, la capital del estado de Darfur, durante la primera fase del proyecto. El año pasado, la planta de tratamiento se mejoró con la instalación de una unidad de cloración que garantiza la calidad del agua. Actualmente, la planta produce suficiente agua potable para 37.500 personas cada día.



UNOPS también ha colaborado con Japón para mejorar el acceso y la calidad del agua en otras zonas de Darfur, como El Geneina y El Daein.

En El Daein se han rehabilitado seis depósitos de agua existentes y una instalación de suministro de agua dañada para abastecer a una comunidad de 50.000 habitantes. Al facilitar el acceso al agua, disminuye la necesidad de tener que desplazarse hasta los lejanos hefirs —o reservas de agua— para conseguirla, una actividad que a menudo solo es posible si se adquiere un burro que ayude a soportar la carga. De este modo, los miembros de la comunidad pueden dedicar más tiempo a participar en las actividades económicas que suponen un beneficio para la población local.




En El Geneina, la estación de bombeo de Jabal Sultan construida recientemente está conectada con 18 nuevos puntos de suministro de agua públicos en la región de Darfur occidental, lo que beneficia a una comunidad de más de 20.000 habitantes que ahora tienen acceso a agua potable. 



Información sobre los proyectos

UNOPS implementó estos proyectos gracias a la financiación del Gobierno de Japón, asociado de UNOPS desde hace mucho tiempo. El Gobierno de Japón financia proyectos centrados en la construcción y rehabilitación de infraestructuras en entornos frágiles y presta asistencia humanitaria en África, Asia y Oriente Medio.​