UNOPS

17/06/2016

Construcción de carreteras en un entorno hostil

Grupos insurgentes e inestabilidad: los desafíos que plantea gestionar un proyecto de construcción en Afganistán tienen poco que ver con los plazos de entrega, el presupuesto y los estándares de calidad.

Sin embargo, desde finales de 2007 UNOPS ha conseguido mejorar las carreteras rurales en el norte de Afganistán a través de controles estrictos del proyecto y la participación de la comunidad gracias a la financiación de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (ASDI).

UNOPS contrata a empresas de construcción locales a fin de maximizar los beneficios para la economía local, desarrollar la capacidad del sector privado y generar empleo para las comunidades que viven en el área del proyecto.

​​Abdul Wahid Sakhayee, presidente de una de estas empresas contratistas privadas, explicó que la inseguridad era el principal problema para implementar proyectos, especialmente cuando las carreteras atraviesan fuertes levantados por los insurgentes.

«En la provincia de Samangan, las obras cesaron porque los insurgentes comenzaron a hacer acopio de madera y combustible para prender fuego a nuestra maquinaria», declaró. ​

En otra ocasión en 2015, el equipo del Sr. Sakhayee estaba llevando a cabo el mantenimiento periódico de una carretera en una zona de la provincia de Sari Pul controlada por los insurgentes en un 80%.  

La deficiente situación de la seguridad provocaba retrasos, de modo que el contratista tenía que convencer a la comunidad local de la importancia de la carretera (que es la única ruta que conduce hacia el principal punto de suministro de agua de la zona) mientras hacía notar el potencial del proyecto para generar empleo.

«Con algo de persuasión, la comunidad consiguió convencer a los insurgentes de que la mejora de la carretera beneficiaría a todo el mundo», añadió el Sr. Sakhayee.

Las pruebas son evidentes: se ha generado más de un millón de días de empleo para las comunidades locales en el norte de Afganistán desde que el proyecto financiado por la ASDI comenzase hace ocho años, proporcionando una importante fuente de ingresos para algunas de las personas más desfavorecidas del país.

El Sr. Sakhayee afirmó que también existían otros retos para la construcción y el mantenimiento de carreteras, entre ellos las protestas de la comunidad y el acceso a materiales como piedras y a un suministro de agua fiable (en algunos casos, el contratista tenía que transportar agua en camión desde sitios muy lejanos).

Además, encontrar mano de obra local cualificada es otro problema que el Sr. Sakhayee resuelve contratando a unos dos tercios de sus trabajadores cualificados en la comunidad local y externalizando la tercera parte para así desarrollar la capacidad local y garantizar la calidad del trabajo.

Con el fin de reforzar estos estándares de calidad, los ingenieros y el personal del proyecto de UNOPS visitan las obras con frecuencia para garantizar que los trabajos son satisfactorios. A su vez, la persona encargada de la supervisión de la obra y los trabajadores envían fotos diariamente como muestra de los progresos que se consiguen.

Asimismo, UNOPS ha aumentado las competencias de los contratistas locales a través de talleres especializados de desarrollo de la capacidad, que incluyen directrices para presentar licitaciones para las obras.

El Proyecto de mejora del acceso a las zonas rurales tiene por objetivo reducir la pobreza y las disparidades entre los entornos rurales y urbanos mediante la mejora del acceso a los servicios y mercados básicos en cuatro provincias del norte de Afganistán.​