UNOPS

13/05/2016

Mejora de las condiciones de vida para la población local y refugiados en Sudán oriental

El Gobierno de Italia, a través de Cooperación Italiana para el Desarrollo, destinará 500.000 EUR a un nuevo proyecto implementado por UNOPS en el estado de Kassala.

​Esta suma servirá para financiar un proyecto de 15 meses de duración cuyos objetivos son mejorar los servicios básicos de atención sanitaria materna y garantizar el suministro estable de agua en la localidad de Girba.

El hospital rural de Girba atiende tanto a la población local como a los refugiados y cuenta con el único departamento de maternidad de la zona. Sin embargo, las instalaciones se encuentran en un continuo proceso de deterioro, lo que dificulta cada vez más satisfacer las necesidades de atención sanitaria prenatal y posnatal de la comunidad en crecimiento. Gracias a la financiación de Italia, UNOPS construirá un nuevo departamento de maternidad que proporcionará servicios esenciales a 50.000 madres y niños menores de cinco años.​

​​«Nuestras prioridades consisten en reducir la mortalidad maternoinfantil y fomentar el desarrollo de los recursos humanos en el sector sanitario», expuso Alberto Bortolan, Director de la oficina de Cooperación Italiana para el Desarrollo en Jartum, mientras explicaba la trascendencia del proyecto.​

​​El campamento de refugiados de Girba, que alberga a cerca de 10.000 personas, tan solo cuenta con una planta de tratamiento de agua que ahora se está viendo amenazada por la erosión. UNOPS rehabilitará y ampliará la planta para garantizar que los residentes del campamento y la comunidad local cuenten con un acceso adecuado al agua.

Eyob Getachew, Director de la oficina de UNOPS en Sudán, considera que este proyecto es justo lo que se necesita porque «aborda tanto las necesidades de los refugiados como las de la comunidad receptora». Además, explicó: «En general, el estado se ha topado con diversas dificultades a la hora de ofrecer una atención sanitaria de calidad a los residentes. La mejora de la calidad del agua y los servicios sanitarios tendrá un efecto positivo a largo plazo en los niños de la región, así como en la comunidad en su conjunto». ​

«La cooperación es una inversión en el futuro», afirmó Fabrizio Lobasso, Embajador de Italia en Sudán. «Está claro que trabajamos para mejorar las condiciones de vida de los refugiados, pero en un futuro cercano nos gustaría presenciar su integración profesional y personal en Sudán, lo que equivaldría a una inyección de bienestar en el país. Se han emprendido muchas acciones con este fin, pero todavía tenemos que seguir trabajando», añadió. ​

El nuevo proyecto se llevará a cabo en colaboración con la oficina del Comisionado para los Refugiados de Sudán y los departamentos pertinentes del Ministerio de Salud del estado de Kassala. Las actividades comenzarán el 1 de junio de 2016.​

Una traye​ctoria de cooperación con Italia

Este nuevo proyecto no es la primera asociación de éxito con Italia. UNOPS ya rehabilitó unas escuelas de asistencia en el parto en los estados del Mar Rojo y Kassala gracias a la financiación de Cooperación Italiana para el Desarrollo.

«En esta zona, la tasa de mortalidad relacionada con el embarazo es alta debido a que no contábamos con el número suficiente de comadronas», afirmó el director de una de las escuelas de asistencia en el parto que se re​habilitaron. «Pero con la fin​alización de la escuela de Swakin, muchas más mujeres de la zona podrán aprender sobre la asistencia en el parto y más mujeres embarazadas se beneficiarán de este servicio».

También se rehabilitó la sala de maternidad de un centro de salud en el estado de Gadaref. Ahora el centro ofrece un mejor acceso a los servicios sanitarios para los niños menores de cinco años.​