UNOPS

01/03/2016

Japón y UNOPS amplían su apoyo a Sudán rehabilitando escuelas y clínicas dañadas por las inundaciones

Las fuertes inundaciones en Darfur septentrional han devastado la zona y han afectado a los servicios locales de salud y educación.

 

Gracias a la financiación del Gobierno de Japón de 750.000 USD, el proyecto se centró en mejorar las instalaciones escolares y las clínicas dañadas por las inundaciones y en prevenir su deterioro.

UNOPS implementó el proyecto en nombre del Gobierno ​​de Japón.​​​​​

El proyecto, centrado en las medidas de reducción del riesgo de desastres para mejorar la resiliencia ante las inundaciones, incluyó la reparación o construcción de 36 aulas y despachos en seis escuelas; 42 verandas diseñadas para proteger a los estudiantes del sol; 15​ habitaciones en dos clínicas; y vallas y muros que rodean los edificios.​

Un aula en la escuela primaria para niñas Dar El Salam (El Fasher, Darfur septentrional) devastada por las inundaciones en 2014 (izquierda) y rehabilitada (derecha). Fotografía: UNOPS​

Con espacio adicional para cerca de 530 estudiantes y más de mil pacientes, el proyecto ayudará al gobierno local a ofrecer servicios mejorados para la comunidad local.

Entre las más de 500 personas que asistieron a la ceremonia de entrega se encontraban el Sr. Hideki Ito, Embajador de Japón; el Sr. Eyob Getachew, Responsable de la oficina de UNOPS en Sudán; y representantes de alto nivel del Gobierno de Sudán, además de estudiantes, padres y profesores de la escuela primaria para niñas Dar El Salam.

La Sra. Amna Ahmed Mokhtar, directora de la escuela, expresó su gratitud al Gobierno de Japón por su apoyo y a UNOPS por las obras terminadas.​

«Antes del proyecto, la escuela se enfrentaba a una serie de problemas como la falta de espacio de estudio para los alumnos, los daños provocados por las inundaciones y el deterioro de las aulas», explicó la Sra. Mokhtar. «Pero ahora los estudiantes, profesores y padres pueden disfrutar de las instalaciones mejoradas de la escuela», añadió.

En la ceremonia de entrega, el Embajador Ito habló sobre el papel que el proyecto desempeñó en el fomento de la buena gobernanza.​

 

​«Estoy contento y orgulloso de tener la oportunidad de ayudar a los habitantes de El Fasher y de Sudán en general a proporcionar a sus hijos unas oportunidades de aprendizaje que no tienen precio», afirmó el Embajador Ito. «Espero sincera y firmemente que las personas convivan en paz en Darfur», continuó.

UNOPS trabaja en Sudán desde 2005, apoyando al Gobierno y a los asociados internacionales con servicios humanitarios, de recuperación y de desarrollo sostenible. Desde 2014, el Gobierno de Japón ha respaldado tres proyectos implementados por UNOPS en Sudán centrados en facilitar el acceso al agua.​

UNOPS también proporcionó orientaciones técnicas al Proyecto de abastecimiento urbano de agua en Darfur de 2010 a 2014, financiado por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido. Este proyecto contribuyó a suministrar agua potable a más de 240.000 residentes en cuatro capitales estatales: El Fasher, El Geneina, Nyala y Zalingei.​