UNOPS

31/03/2014

Emplazamiento para proteger a los civiles desplazados en Sudán del Sur

JUBA – Se está construyendo un nuevo emplazamiento de protección de civiles en Juba que proporcionará un refugio esencial a 13.200 civiles sursudaneses desplazados por la agitación política que está teniendo lugar en el país más joven del mundo.

Desde el inicio del conflicto a mediados de diciembre de 2013, miles de personas han perdido la vida, más de 803.200 se han desplazado internamente y otras 254.600 han huido a países vecinos.

A pesar del acuerdo para el cese de las hostilidades que firmaron en enero el Presidente de la República de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el grupo opositor leal al ex-vicepresidente, Riek Machar, la lucha aún continúa en algunos lugares. Hay miles de civiles que están demasiado asustados para volver a sus casas por temor a los ataques.

UNOPS está coordinando la construcción de un emplazamiento de protección de civiles en asociación con la República de Sudán del Sur, China y la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS), con financiación de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea.

Actualmente, hay más de 70.000 personas que viven en emplazamientos de protección de civiles en ocho bases de UNMISS repartidas por todo el país. No obstante, estos emplazamientos están mal preparados y saturados, lo que puede plantear graves problemas de seguridad y salud para las personas que han buscado refugio en estas zonas.

Situado junto a la Casa de las Naciones Unidas de la capital sursudanesa, el nuevo emplazamiento albergará a 13.200 de las 37.000 personas que viven actualmente en la abarrotada base de UNMISS en Juba. El nuevo emplazamiento es una de las múltiples zonas de protección de civiles que UNOPS y sus asociados están construyendo para proteger al creciente número de desplazados internos de todo el país.

Asimismo, UNOPS ha construido un nuevo helipuerto en el estado de Lagos para facilitar la distribución de ayuda humanitaria esencial para miles de personas que huyeron de los enfrentamientos en el estado vecino de Jonglei. El helipuerto se construyó gracias a la financiación del Fondo Humanitario Común de Sudán del Sur.

UNOPS ha mantenido su presencia de forma continua en Sudán del Sur a lo largo de la crisis, con un personal comprometido con los proyectos esenciales de ayuda humanitaria a pesar de la situación de conflicto. Sin embargo, continúa siendo imposible operar en algunas regiones del país debido a limitaciones de acceso y problemas de seguridad para el personal de UNOPS.