UNOPS

UN MUNDO MÁS SEGURO
Mejora de la seguridad en países que han sufrido conflictos

COMPARTIR: Facebook LinkedIn Twitter Print Email


Los artefactos explosivos impiden que los niños vayan a la escuela, imposibilitan el trabajo de los agricultores y bloquean la entrega segura de asistencia humanitaria. Cada año miles de personas resultan heridas o pierden la vida a consecuencia de estos artefactos explosivos.

Desde 1997, UNOPS ha trabajado con el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas (UNMAS) para ayudar a hacer del mundo un lugar más seguro.

UNMAS trabaja de forma conjunta para garantizar respuestas eficaces, proactivas y coordinadas a los problemas que suponen las minas terrestres y los restos explosivos de guerra. La organización respalda la visión de las Naciones Unidas de «un mundo libre de la amenaza de las minas terrestres y los artefactos explosivos sin detonar, donde individuos y comunidades vivan en un entorno seguro y favorable al desarrollo y donde los supervivientes de explosiones de minas se integren plenamente en la sociedad».

Las actividades relativas a las minas, cuyo objetivo es mejorar las situaciones humanitarias en todo el mundo, han adoptado distintas formas con el paso de los años. A continuación podrá ver una selección de imágenes que muestran nuestro trabajo de apoyo a UNMAS durante los últimos 19 años.​

​​


REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO



Un hombre recibe formación sobre el proceso de desminado en Kisangani, en la República Democrática del Congo. Las décadas de conflicto armado han provocado que el país esté plagado de restos explosivos de guerra, minas terrestres y municiones en racimo. Fotografía: UNMAS/Gwenn Dubourtoumieu



Un perro busca explosivos en la República Democrática del Congo. Los perros de detección de explosivos están acostumbrados a inspeccionar grandes superficies con rapidez. Fotografía: UNMAS/Gwenn Dubourtoumieu


NEPAL
​​

En 2006, tras el fin de la guerra civil, Nepal se vio plagado de minas terrestres, restos explosivos de guerra y artefactos explosivos improvisados. Con el apoyo de UNMAS y UNOPS, el Ejército de Nepal limpió más de 200.000 metros cuadrados de campos de minas​. La última mina se destruyó en junio de 2011. Fotografía: Equipo de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas (UNMAT)



AFGANISTÁN
​​
A pesar de los grandes esfuerzos que se han llevado a cabo, Afganistán sigue siendo uno de los países más afectados por las minas terrestres y los restos explosivos de guerra. Aproximadamente 1.500 comunidades de todo el país siguen viéndose afectadas.


​​En 2008 y 2009, UNOPS ayudó a UNMAS y sus asociados a desminar Bamiyan, Patrimonio Mundial de la UNESCO situado en la zona central de Afganistán que estaba plagado de minas y restos explosivos de guerra. Fotografía: Centro de coordinación de actividades relativas a las minas de Afganistán (MACCA)/Jacob Simkin.




Cada año, miles de personas pierden la vida o resultan heridas por artefactos explosivos. La asistencia a las víctimas es un componente fundamental de las actividades relativas a las minas y comprende sistemas de gestión de la información, cuidados médicos continuos y de emergencia, rehabilitación física, apoyo psicológico e inclusión social, entre otros. Fotografía: MACCA/Jacob Simkin


SÁHARA OCCIDENTAL
​​


En 2010, Taufa Ibrahim y Mariam Zaid limpian zonas de conflicto en Mehaires, en el Sáhara Occidental. Fotografía: ONU/Martine Perret ​​​​​​​​​​​​​​​