UNOPS

05/07/2013

El Secretario General inaugura la Ciudad de las Naciones Unidas en Copenhague

La nueva Ciudad de las Naciones Unidas en Copenhague fue oficialmente inaugurada el 4 de julio por el Secretario General de las Naciones Unidas, Su Majestad la Reina de Dinamarca y la Primera Ministra de Dinamarca.

El Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon calificó al nuevo complejo de “hermoso e inspirador” y “ejemplo brillante” para la creación de unas Naciones Unidas más eficientes, coherentes y neutrales en carbono.

La Primera Ministra de Dinamarca, la Sra. Helle Thorning-Schmidt, dijo: «Las Naciones Unidas representan la visión de un orden mundial basado en la paz, la prosperidad conjunta, el Estado de derecho y el respeto por los derechos humanos. Un orden mundial que Dinamarca quiere apoyar, reforzar y expandir».

Antes de que la ceremonia diera comienzo, las personalidades invitadas al evento visitaron el edificio, ganador en 2012 del premio GreenBuilding concedido por la Comisión Europea, y la Reina, la Primera Ministra y el Secretario General visitaron el Centro de Operaciones de Emergencia de la OMS y la sede mundial de UNOPS.

La inauguración, organizada por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Dinamarca, incluyó la aparición de un escalador que bajó haciendo rápel cuatro pisos por el atrio central e hizo entrega de las tijeras para la ceremonia del corte de cinta, así como la actuación del famoso grupo de música Efterklang.

El ambiente era de celebración, pues las ocho organizaciones de las Naciones Unidas que forman parte de esta Ciudad unieron fuerzas para agradecer al Gobierno de Dinamarca tal regalo: un espacio de oficinas “verde” realizado con técnicas punteras. El edificio, según el Ministerio de Asuntos Exteriores, se construyó para «mejorar la eficiencia e impulsar la colaboración» de todas las organizaciones de las Naciones Unidas. Durante la ceremonia de inauguración, el Secretario General afirmó: «Desde las filas de bicicletas aparcadas hasta los molinos de viento en el mar, veo pruebas de que podemos hacer frente a los retos climáticos que se nos presentan. Desde los paneles solares hasta el sistema de refrigeración con agua de mar, pasando por las contraventanas metálicas externas que regulan la luz y
la temperatura del edificio, la Ciudad de las Naciones Unidas
demuestra lo que podemos conseguir».

«La Ciudad de las Naciones Unidas es un ejemplo de cómo las oficinas modernas y energéticamente eficientes pueden formar parte de la construcción del futuro que deseamos. Pero es lo que sucede dentro de esos edificios, y el cambio que puede llevar a todo el mundo, lo que más importa», añadió el Sr. Ban.

Durante la ceremonia, una empleada de las Naciones Unidas también subió al estrado para describir la experiencia de trabajar en el nuevo edificio. La Sra. Lorena Pontes Masri, de 28 años, comentó: «Me encanta venir aquí cada mañana. Me siento muy orgullosa de trabajar para las Naciones Unidas, y muy orgullosa de nuestra nueva casa. El edificio inspira, y a la vez presenta retos; el reto de trabajar de manera diferente, el reto de innovar, el reto de hacer de Una ONU una realidad».

El Secretario General añadió que Dinamarca debería sentir «un gran orgullo por su contribución». Además, señaló que es uno de los pocos países que «cumple con el objetivo de las Naciones Unidas de destinar al menos el 0,7% del ingreso nacional bruto a la ayuda oficial para el desarrollo».

La Sra. Thorning-Schmidt también aprovechó esta oportunidad para comprometerse a mantener durante el próximo año la gran ayuda exterior que presta Dinamarca en estos momentos.

A la inauguración acudieron unos 1.000 invitados, entre los que se incluían el Alcalde de Copenhague y otros políticos daneses de renombre, así como una serie de embajadores instalados en Copenhague y directivos empresariales. Asimismo, acudieron cientos de empleados de las Naciones Unidas de distintas organizaciones albergadas en la Ciudad de las Naciones Unidas: UNOPS, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU Mujeres) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Una vez se complete la segunda fase del complejo, la Ciudad de las Naciones Unidas albergará aproximadamente a 1.200 trabajadores de estas ocho organizaciones de las Naciones Unidas, que ofrecerán apoyo a operaciones cruciales humanitarias, de consolidación de la paz y de desarrollo por todo el mundo.