UNOPS

05/09/2014

Equipos solares mejoran la salud y seguridad de familias desplazadas en Iraq

DOHUK – UNOPS, junto con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, comenzó a distribuir esta semana equipos de carga de celulares y lámparas solares a los desplazados internos de la región de Kurdistán en Iraq.

«Los equipos de carga de celulares y lámparas solares aumentarán la seguridad de los desplazados internos, especialmente de mujeres y niños que se sienten inseguros por la noche», explicó Kareem Elbayar, Gestor de programas de UNOPS.

El proyecto, valorado en 15,7 millones USD y financiado por el Fondo Humanitario Saudita para Iraq, comenzó la distribución de unos 200 equipos solares para familias desplazadas internas que en la actualidad se refugian en edificios en construcción fuera de la ciudad de Zakho, en la provincia de Dohuk.

Los equipos solares, provistos de una fuente de luz y capacidad de carga para pequeños dispositivos electrónicos, tienen el objetivo de ofrecer mejores condiciones de salud y seguridad para los desplazados internos. Se prevé que a finales de año se habrán distribuido más de 100.000 en la región de Kurdistán en Iraq.

El concepto del proyecto surgió de las experiencias en otro campamento de refugiados, donde la falta similar de acceso a luz por la noche se convirtió en un serio problema de salud y seguridad para muchos de los residentes. Por la noche, las mujeres y los niños habitualmente evitarían emprender el camino hacia las instalaciones de abastecimiento de agua y aseos, ya que se sienten inseguros al caminar solos en la oscuridad.

«Es esencial proporcionar acceso a electricidad e iluminación pues la mayoría de los asentamientos de desplazados internos están situados en áreas sin acceso regular a energía. La falta de electricidad puede suponer un impacto grave para la protección y las condiciones de salud de las personas que se han visto afectadas por conflictos», afirmó el Sr. Elbayar.

Aunque la implantación de los equipos solares se encuentra en la actualidad en fase piloto, el Sr. Elbayar confirmó que la respuesta inicial por parte de los desplazados internos que los han recibido ha sido extremadamente positiva.

«Sabemos que los equipos se usaron de manera adecuada de inmediato», comentó. «Las mujeres y los niños pudieron acceder a las instalaciones de saneamiento y abastecimiento de agua durante la noche haciendo uso de las lámparas».

Los equipos de energía solar, que cuentan con dos linternas extraíbles y un cargador para celulares, también parecen haber traído un pequeño pedazo de felicidad para los desplazados internos que se refugian en los edificios en construcción.

«Uno de los desplazados internos, un anciano, dijo que era la primera vez en meses que había podido ver su cena», contó el Sr. Elbayar.

Los niños han adoptado con entusiasmo los equipos solares. El Sr. Elbayar señaló que entendieron «casi de forma intuitiva» cómo montarlos y se quedaron despiertos hasta tarde jugando juntos, emocionados por no verse afectados nunca más por la oscuridad durante la noche.   

Además, los equipos están estrechamente relacionados con el compromiso de UNOPS con la sostenibilidad, pues ofrecen una fuente de energía ligera, portable y duradera que permite que los desplazados internos los usen fácilmente cuando sea necesario.

«La naturaleza de la crisis aquí es cambiante, por lo que queríamos asegurar que los desplazados internos contasen con una solución móvil y pudiesen llevar consigo las lámparas con facilidad», afirmó el Sr. Elbayar.

Más de 850.000 personas han buscado refugio en la región de Kurdistán en Iraq desde comienzos de 2014, la mayoría de las cuales se dirige a la provincia de Dohuk. UNOPS trabaja estrechamente con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas para identificar los lugares donde las familias más vulnerables no tienen acceso a electricidad, y ya han identificado más de 1.000 ubicaciones.