UNOPS

04/11/2014

La inauguración de un hospital para una asistencia sanitaria más sólida en Haití

GONAÏVES – El edificio de última generación abre sus puertas diez años después de que un huracán destruyese el hospital original de la ciudad.

El hospital La Providence de Gonaïves, construido por UNOPS en asociación con el Ministerio de Salud Pública y Población y financiado mediante un subsidio de 30 millones USD del Gobierno de Canadá, fue inaugurado el 4 de noviembre en una ceremonia a la que asistió la Primera Dama Sophia Martelly y la Ministra de Salud Pública y Población, Florence Duperval Guillaume.

El hospital La Providence original fue destruido por el huracán Jeanne en 2004. Cuando Gonaïves se vio sacudida por otros dos huracanes en 2008, la comunidad recibió servicios sanitarios en un emplazamiento provisional ubicado en un almacén cercano.

La construcción comenzó en 2012 tras un estudio previo a la inversión realizado por la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Salud Pública y Población y UNOPS en el que se concluyó que la asistencia sanitaria maternoinfantil debería ser la principal función del hospital.

La instalación, que cuenta con 10.500 metros cuadrados y tiene capacidad para 200 camas, también prestará servicios pediátricos, quirúrgicos, de medicina interna y de asistencia de emergencia a los residentes de Artibonite, el departamento más grande de Haití, con lo que se ampliará la asistencia sanitaria moderna en el país. Para apoyar el desarrollo de la capacidad, el proyecto ofrecerá al personal formación sobre la gestión del hospital así como sobre el uso y mantenimiento del equipo médico.

La Embajadora de Canadá en Haití, Paula Caldwell St-Onge, afirmó sobre el proyecto: «Estos servicios esenciales ayudarán a reducir el índice de mortalidad infantil y mejorarán el acceso de niños, mujeres y hombres a servicios sanitarios especializados y de calidad en Artibonite».

Para garantizar su funcionamiento a largo plazo, se incorporaron una serie de consideraciones en materia de sostenibilidad en el diseño del hospital, incluido el uso de hormigón armado en la construcción del edificio para incrementar su resiliencia contra terremotos y huracanes.

El hospital también cuenta con un diseño sostenible a nivel ambiental que utiliza materiales de procedencia local, maximiza la iluminación y ventilación natural y aprovecha el agua de lluvia. Además de la instalación de 1.200 unidades LED de iluminación interior para reducir el consumo energético, el edificio estará equipado con un sistema de paneles solares de autolimpieza de 4.300 metros cuadrados que generará 200 kilovoltios-amperios para suministrar energía al hospital. En la primavera de 2015 UNOPS instalará el sistema, financiado con un subsidio de 2,5 millones USD del Gobierno de México.