UNOPS

24/03/2017

La lucha contra la tuberculosis continúa en Myanmar

El municipio de Dagon Seikkan, en la parte oriental de Yangón (Myanmar), es una zona industrial de 165.000 habitantes situada entre los bosques y la costa. Allí vive la joven Hlaing Hlaing Htet, de 18 años, con sus padres y sus ocho hermanos.

Hlaing Hlaing Htet abandonó la escuela hace unos años y ahora se dedica a ayudar en la tienda de comestibles que posee su familia. ​



Sin embargo, algo cambió para ella en junio del año pasado: empezó a adelgazar y no podía dormir por las noches debido a constantes ataques de tos y sudores. Su familia empezó a inquietarse cuando estos síntomas no remitían.

Su padre sospechó que podía tener tuberculosis y la llevó a una clínica móvil especializada en la enfermedad. El equipo, que está coordinado por el programa nacional contra la tuberculosis y que cuenta con el apoyo del Fondo para los Tres Objetivos de Desarrollo del Milenio (3 ODM), pasaba en ese momento por el municipio. Examinaron a Hlaing Hlaing Htet y le diagnosticaron la enfermedad. 



Inmediatamente, el programa nacional contra la tuberculosis le prescribió un tratamiento durante seis meses. Por suerte, padecía la forma más común de la enfermedad, la que responde a los medicamentos tradicionales. Hlaing Hlaing Htet no sufrió muchos efectos secundarios como consecuencia del tratamiento, pero lo que sí sufrió fue el estigma asociado a la enfermedad.

Puesto que la tuberculosis se propaga a través del aire, muchas personas temen contagiarse, aunque los enfermos usen mascarillas.

De repente, se convirtió en una paria dentro de ​una comunidad muy cerrada.

Cuando sus vecinos se enteraron de que padecía tuberculosis, dejaron de comprar en la tienda de comestibles de su familia. Para proteger el sustento familiar​, dejó de acudir a la tienda e intentó mantenerse fuera de la vista de sus vecinos, entre las cuatro paredes de su casa.

«Me entristecía el comportamiento que tenían. Por eso no me atrevía a ir a la tienda», afirma.

Sin embargo, tras seis meses, el tratamiento funcionó y su familia pudo respirar tranquila.

«Cuando me curé, mi familia y yo nos pusimos a bailar por toda la casa», continúa. 

Ya recuperada, Hlaing Hlaing Htet ha retomado su vida normal. Ha vuelto a ayudar a su familia con la tienda y se reúne con sus amigos en su tiempo libre.

Ahora quiere compartir su historia para contribuir a ofrecer más información sobre la tuberculosis a otros enfermos en Myanmar. ​

 

Información sobre el proyecto  ​

Myanmar está clasificado como uno de los 30 países en el mundo más afectados por la tuberculosis; un país en el que en torno a 150.000 personas siguen contrayéndola cada año. 

Esta enfermedad afecta especialmente a las poblaciones migrantes y desfavorecidas de las áreas urbanas. Para hacer frente a la epidemia en estos grupos, el Ministerio de Salud y Deportes, con el apoyo del fondo 3 ODM y los asociados, envía equipos móviles con el objetivo de hallar nuevos casos de tuberculosis. Actualmente hay nueve equipos móviles trabajando en todo el país. 

Durante los seis primeros meses de 2016, estos equipos realizaron 109 visitas en zonas de difícil acceso y áreas periurbanas. También visitaron centros penitenciarios, obras de construcción y minas. 

El fondo 3 ODM, que está gestionado por UNOPS, colabora estrechamente con los programas de control de enfermedades de Myanmar para apoyar las estrategias nacionales que combaten la tuberculosis y otras enfermedades. Mediante la aplicación de una serie de programas, dicho fondo ayuda a combatir la tuberculosis multirresistente y a agilizar la búsqueda activa de casos de la enfermedad por parte de los equipos móviles.

Información sobre el Fondo para los Tres Objetivos de Desarrollo del Milenio (3 ODM)​

El fondo 3 ODM gestionado por UNOPS es el mayor fondo para el desarrollo en cuestiones relativas a la salud en Myanmar. Desempeña un papel significativo y oportuno a nivel nacional en lo que respecta a la mejora de la salud materna, neonatal e infantil y a la lucha contra el VIH, el SIDA, la tuberculosis y la malaria. 

En colaboración con el Gobierno de Myanmar y otros asociados, el fondo 3 ODM refuerza el sistema nacional de salud a todos los niveles. Su objetivo específico consiste en ampliar el acceso a los servicios sanitarios de calidad entre la población más desfavorecida y vulnerable. 

 El fondo 3 ODM promueve el uso eficiente y efectivo de los fondos para el desarrollo gracias a las contribuciones de siete donantes bilaterales (Australia, Dinamarca, los Estados Unidos de América, Reino Unido, Suecia, Suiza y la Unión Europea). Asimismo, apoya al sector sanitario en Myanmar con más de 279 millones USD en el período comprendido entre 2012 y 2017. ​