UNOPS

04/02/2014

La UN City da ejemplo de respeto al medio ambiente

La nueva sede de UNOPS ha sido premiada por su compromiso con la sostenibilidad ambiental, convirtiéndose en el primer complejo de la ONU que recibe la mayor calificación del sistema de certificación LEED.

La UN City, que actualmente alberga a siete organizaciones de las Naciones Unidas, recibió la certificación LEED a finales de 2013, lo que la convirtió en uno de los tres edificios de reciente construcción que han recibido la certificación de platino en Dinamarca y uno de los veintinueve que la tienen en toda Europa.

LEED es un programa que se enmarca en el Consejo de Edificios Ecológicos de Estados Unidos que premia las mejores prácticas en diseño, construcción, mantenimiento y operaciones de edificios sostenibles.

Para optar a la prestigiosa certificación de platino de LEED, la UN City tuvo que reunir una serie de criterios ambientales. Entre estos requisitos se encontraba emplear materiales de construcción sostenibles, reducir los residuos, minimizar el impacto sobre los ecosistemas a su alrededor y aumentar la calidad del aire en el interior, la eficiencia energética y hacer un uso más inteligente del agua.

Por ejemplo, para su construcción se obtuvo la madera de bosques gestionados de manera sostenible en un radio de 800 kilómetros de la ubicación del edificio, con el objetivo de reducir las emisiones derivadas del transporte.

Niels Ramm, Presidente del General Building and Green UN Focus Group, comentó: «Este logro muestra la importancia que dan las organizaciones de la ONU con sede en Dinamarca a controlar sus propios efectos en el medio ambiente cuando fomentan el desarrollo sostenible en todo el mundo».

«Pero esta certificación es solo el comienzo. Debemos seguir esforzándonos en nuestro trabajo para mantener los estándares excepcionales que representa», añadió.

Marcar el camino

En sus operaciones diarias, la UN City limita el gasto de energía tradicional que se destina a la calefacción, la refrigeración, la iluminación y la ventilación.

La UN City recopila anualmente la suficiente agua de lluvia para descargar sus inodoros una media de 5.300 veces al día. Esta reutilización del agua de lluvia, además del uso de grifos y cisternas con sistema de ahorro de agua, ha contribuido a una reducción de más de un 60% en el uso de agua total en baños, cocinas y duchas.

Entre las ideas innovadoras para regular la temperatura interior en el edificio se incluyen el bombeo de agua de mar fría para su uso en el sistema de refrigeración de la UN City y persianas solares situadas en el exterior del edificio que se abren y cierran para retener o liberar el calor proveniente del sol.

En el tejado, 1.400 paneles solares generan electricidad para la UN City, a la vez que más del 35% de la energía adicional adquirida fuera de la red eléctrica se genera mediante energía eólica. La Comisión Europea premió a la UN City en 2012 con el Green Building Award for New Buildings, tras reducir en un 55% su consumo de energía previsto.

Con el objetivo de instruir al personal de la UN City y al público en general acerca de las características ambientales del edificio, se han expuesto por todo el edificio carteles que explican datos curiosos y, además, se realizó una página web, un boletín informativo y un vídeo oficial para aportar más información.

Durante su visita a la UN City con motivo de la inauguración oficial en julio de 2013, el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, calificó al nuevo complejo de ser “hermoso e inspirador” y “un ejemplo brillante” para la creación de unas Naciones Unidas más eficientes, coherentes y neutrales en emisión de carbono.