UNOPS

24/06/2014

Reanudación de las obras en una carretera estratégica de la República Democrática del Congo

BUKAVU – La reparación de una carretera estratégica en la República Democrática del Congo se ha reanudado tras las negociaciones con los grupos rebeldes que habían interrumpido las obras durante más de cinco meses.

Durante la primera mitad de 2014, el ejército congoleño ganó muchas batallas militares con el apoyo de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo (MONUSCO), que incrementó la presión sobre los grupos rebeldes y llevó a un acuerdo sobre la reanudación de las obras.

Tras años de guerra, algunas secciones de la carretera de tierra de 304 kilómetros que une Bukavu, la capital de la provincia de Kivu del Sur, con el territorio sin litoral de Shabunda se vieron reducidas a caminos y algunos de sus puentes quedaron completamente destruidos.

Después de más de 15 años de aislamiento, UNOPS reabrió la carretera en 2010 con financiación del Reino Unido, como parte de la Estrategia Internacional de Apoyo a la Seguridad y la Estabilización.

Desde 2010, el Reino Unido y UNOPS han continuado mejorando la carretera en un esfuerzo por restablecer la autoridad del Estado, crear acceso para la ayuda humanitaria y los servicios básicos como la salud e impulsar la economía local. El proyecto beneficia a la comunidad con la reducción del tiempo de viaje entre la localidad de Nzibira y Bukavu de dos días a dos horas y, hasta la fecha, ha creado 500.000 días de trabajo para la población local.

No obstante, el avance logrado después de la reapertura de la carretera se vio amenazado en julio de 2013, cuando grupos rebeldes impidieron la continuación de las obras de construcción. Aunque UNOPS pudo seguir trabajando en algunas secciones, el acceso era limitado.

Los problemas de seguridad y la ubicación remota del lugar de construcción han presentado desafíos continuos, por ejemplo, que los contratistas locales tuvieran que ir a pie a las secciones más remotas de la carretera. UNOPS tuvo que adaptar su trabajo a la situación local de seguridad y la MONUSCO facilitó escoltas de seguridad y ayuda en ingeniería civil.

«El aislamiento de las poblaciones en el este las expone a mayores riesgos de seguridad y derechos humanos y una de nuestras principales prioridades es reconectar a estas poblaciones con los servicios de seguridad, servicios básicos y oportunidades económicas», declaró un asesor superior de infraestructura del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID) en la República Democrática del Congo.

UNOPS ha apoyado la construcción de 74 puentes y ha entregado los primeros 45 kilómetros de carretera al Gobierno de la República Democrática del Congo, que ahora se encarga de su mantenimiento. Se llevaron a cabo estudios de impacto ambiental y social para garantizar que la carretera minimizara los riesgos ambientales y maximizara los beneficios para la población local.

«UNOPS ha entablado una relación de gran valor con organizaciones tanto gubernamentales como no gubernamentales y con asociados del sector privado en Kivu del Norte y del Sur y, como organismo de las Naciones Unidas, tiene la legitimidad y el acceso que otras organizaciones pueden tener problemas para ofrecer», afirmó el representante del DFID.

En el marco de la Estrategia Internacional de Apoyo a la Seguridad y la Estabilización, UNOPS rehabilitó otras cuatro carreteras clave y construyó 44 edificios estatales con financiación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Fondo de las Naciones Unidas para la Consolidación de la Paz y los Gobiernos de Bélgica, Canadá, los Estados Unidos de América, Países Bajos y Suecia.

A pesar de ser dos tercios del tamaño de Europa Occidental, la República Democrática del Congo solo tiene 2.800 kilómetros de carreteras asfaltadas y la gran mayoría de la red de carreteras necesita rehabilitación.