UNOPS

22/08/2013

Construir un Haití más resiliente

Una reconstrucción a gran escala beneficia a más de 33.000 familias haitianas cuyos barrios fueron destruidos por el terremoto de 2010.

Haiti Construction 16/6

El terremoto, uno de los mayores desastres que ha azotado un núcleo urbano, acabó con la vida de más de 220.000 personas y dejó a más de un millón sin casa.

En 2011, se lanzó un proyecto para cerrar seis campamentos de desplazados internos y reubicar a sus habitantes en 16 barrios recién rehabilitados, con financiación del Fondo para la Reconstrucción de Haití.

El proyecto 16 barrios/6 campamentos (16/6) está siendo implementado conjuntamente por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y UNOPS, bajo la dirección del Gobierno de Haití.

UNOPS fue elegida para diseñar e implementar obras de vivienda e infraestructura para personas de bajos ingresos en ocho de los barrios, con un presupuesto de más de 16 millones USD.

Más allá de un simple trabajo de construcción, el planteamiento de UNOPS está enfocado a la construcción de viviendas e infraestructuras resilientes como base para la creación de entornos y comunidades productivas y autosuficientes.

El trabajo de UNOPS en el proyecto 16/6 es un ejemplo de las mejores prácticas de reducción del riesgo de desastres, que podrán reproducirse en otras áreas de Haití o emplearse en los trabajos de reconstrucción en otras ubicaciones con una situación de precariedad similar.

Contexto

Puesto que en el pasado los barrios de escasos recursos de Puerto Príncipe estaban a menudo situados en laderas escarpadas con poca o ninguna planificación o construidos con materiales de poca calidad, muchos se vieron gravemente afectados por el terremoto.

Debido a la falta de estándares sísmicos, más de la mitad de las viviendas de los 16 barrios seleccionados para la rehabilitación sufrieron daños parciales o totales durante el terremoto. Muchos de los residentes de estos barrios densamente poblados no tuvieron más remedio que reasentarse en los campamentos de los alrededores, entre ellos Place St. Pierre, Place Boyer, Primature, Canapé Vert, Stadium Silvio Cator y Maïs Gâté, que ahora están cerrados.

Durante la fase de emergencia que siguió al terremoto, UNOPS hizo trabajos de reparación en 800 viviendas y construyó más de 1.500 refugios en varios barrios informales de la capital. En estrecha colaboración con el Gobierno, UNOPS llevó a cabo más de 400.000 evaluaciones de daños en edificios, con lo que se ganó la reputación de ser un asociado de confianza y con experiencia para proyectos de infraestructura en los barrios más vulnerables de Haití.

Reconstruir mejor

Dentro del proyecto 16/6, UNOPS es la encargada de reparar y reconstruir viviendas dañadas para que cumplan con los estándares de mitigación de riesgos, así como de mejorar la infraestructura de la comunidad, por ejemplo las instalaciones de saneamiento y gestión de desechos, los caminos transitables y el acceso a agua potable y otros servicios. UNOPS ya ha reparado más de 1.200 viviendas y pretende construir 750 nuevas en algunos de los barrios más difíciles de Puerto Príncipe.

Manteniendo siempre la sostenibilidad como prioridad, UNOPS capacitó a los dueños de las viviendas en técnicas de construcción para ayudarles a mantener sus casas en el futuro, respetando la cultura local.

Puesto que tan solo cerca del 40% de la población de Haití paga por la electricidad —muchas personas se conectan de manera ilegal a los suministros de electricidad y agua​, UNOPS ha cooperado con la creación de comités dirigidos por la comunidad como medio para que estos​ se responsabilicen del abastecimiento de agua y electricidad, de la gestión de desechos y del saneamiento. La iniciativa está ayudando a los vecinos a cambiar sus costumbres y a entender mejor el concepto de pagar por estos servicios.

Para combatir la violencia de bandas en los barrios rehabilitados, UNOPS ayudó a que los residentes se sintieran más seguros instalando cientos de farolas solares y construyendo las nuevas viviendas de acuerdo con una gestión del espacio público adecuada para ayudar a mitigar los problemas sociales.

Con el proyecto se crearon más de 15.000 días de trabajo y UNOPS contrató al 95% de la mano de obra de entre la población local. Se contrató a empresas locales y se capacitó a más de 150 trabajadores de la construcción, con la colaboración de la OIT.

UNOPS y sus asociados involucraron a los residentes durante el diseño y la implementación del proyecto mediante encuestas puerta a puerta y reuniones comunitarias.

Puesto que el proyecto 16/6 es fruto de la asociación de cuatro organizaciones ejecutoras, se creó un sistema de supervisión centralizado para ayudar a coordinar los trabajos. Este ejemplo del objetivo de las Naciones Unidas “unidos en acción” hizo posible compartir datos y demás información sobre el proyecto, que comenzó en agosto de 2011 y se prevé que finalizará en agosto de 2013.

 

 

Nuestro trabajo