UNOPS

24/07/2014

Residuos convertidos en beneficios para toda la comunidad

En Sri Lanka, 220.000 personas se están beneficiando de la eliminación de residuos regular y sistemática como resultado del Programa de recuperación ambiental financiado por la UE.

Todos los días a las seis de la mañana en el distrito costero de Ampara, situado en la Provincia Oriental de Sri Lanka, varios equipos de eliminación de residuos comienzan su ruta diaria de recolección de desechos en llamativos tractores. Separan desechos comunes de los reciclables y de mayor tamaño y cargan los demás residuos, principalmente material biodegradable, en contenedores de compostaje. Entre dos o tres meses después, el compostaje está listo para su venta en los mercados agrícolas locales, de forma que las actividades de gestión de residuos puedan financiarse y seguir llevándose a cabo.

Su trabajo forma parte del Programa de recuperación ambiental (ERP) financiado por la Unión Europea e implementado por UNOPS en colaboración con doce autoridades locales. Con un presupuesto total de 12,6 millones EUR para un período de siete años, esta iniciativa ayuda a mejorar la gestión de residuos sólidos, la recuperación ambiental y el drenaje urbano de las aguas superficiales en las comunidades costeras de Ampara. Este distrito, afectado gravemente por la pobreza debido a más de 20 años de conflicto, fue devastado en 2004 por el tsunami del Océano Índico, que puso de relieve la falta de sistemas, instalaciones y recursos para una adecuada gestión de residuos.

Gestión sostenible de residuos

Como resultado de este proyecto, UNOPS ha construido con éxito siete vertederos, cinco centros de reciclaje, cinco instalaciones de compostaje y una estación de transferencia de desechos para ayudar a las autoridades locales a avanzar hacia una solución más sostenible para la gestión de residuos sólidos. El planteamiento de UNOPS para abordar el problema de la gestión de residuos sólidos en Ampara fue más allá de la simple observación de las necesidades de infraestructura en la zona. El proyecto se centró en el desarrollo de la capacidad y, de este modo, se proporcionó formación a las autoridades locales sobre la creación de un sistema de gestión de residuos integrado, eficaz y costo-eficiente, que recolecte, transporte y trate los residuos sólidos de manera sostenible y con el mínimo impacto ambiental. En la Provincia Oriental, se ha establecido un exitoso sistema de recolección de residuos basado en una tarifa que actualmente están adoptando las autoridades locales de otras partes del país.

El proyecto también ha reducido las inundaciones y los riesgos para la salud asociados con la eliminación inadecuada de desechos. La Autoridad Central de Medio Ambiente de Sri Lanka destacó este proyecto como ejemplo de mejores prácticas en gestión de residuos y educación de la comunidad.

Con el objetivo de lograr un impacto más positivo y a largo plazo posible, UNOPS trabajó estrechamente con las comunidades y autoridades locales para garantizar que el proyecto abordara los aspectos sociales, económicos y ambientales de la sostenibilidad. Los programas de sensibilización de la comunidad y los proyectos de reciclaje en las escuelas se crearon para fomentar la reducción, la reutilización y el reciclaje entre la población local y se proporcionó formación específica a las mujeres para ayudar a asegurar que los residuos domésticos se eliminen de forma correcta. Dado que el empoderamiento de las mujeres es esencial para el éxito de los proyectos ambientales dirigidos por la comunidad, esta capacitación ofreció a las mujeres la oportunidad de desempeñar un papel importante en la mejora de su comunidad.

Con el apoyo de la Unión Europea, se tomaron medidas para asegurar la viabilidad financiera a largo plazo del proyecto, entre otras, la introducción de una tarifa de usuario para la recolección de residuos y el establecimiento de canales de comercialización para vender el compostaje producido a partir de los residuos. La venta de compostaje en los mercados locales ha ayudado a crear actividades autosostenibles, asegurando así la continuidad una vez finalizado el proyecto. Actualmente, se producen más de 1.700 sacos de compostaje al mes, lo que genera más de 28.000 USD de ingresos anuales.

Un resultado interesante del proyecto fue la cohesión social y entendimiento mutuo que estimuló entre las tres principales etnias del distrito. El problema de los residuos sólidos en la zona había alcanzado una coyuntura crítica, hasta el punto de generar animosidad social. Mediante la participación y la información a la comunidad, la intervención de UNOPS financiada por la Unión Europea ayudó a promover la reconciliación y abordar cuestiones que habían interrumpido con anterioridad el progreso hacia una solución al problema de los residuos sólidos de la zona.

Los trabajadores del turno de recolección de las seis de la mañana son los que mejor perciben los beneficios de este proyecto. W.A. Shrill, del equipo de eliminación de residuos en la ciudad de Ampara, explica: «Antes del comienzo de este programa, era muy complicado llegar a las aldeas cercanas, pero ahora tenemos seis tractores y un equipo de recolección de residuos que pueden ir a todas las áreas todos los días. Ya se puede apreciar la mejora en la zona».

Debido al éxito y las lecciones aprendidas en Ampara, UNOPS está implementando un nuevo proyecto en apoyo a las autoridades locales en el distrito vecino de Batticaloa, con financiación de la Unión Europea.