UNOPS

25/11/2014

Descubrimiento de un dinosaurio en una obra en Guatemala

Gestionar bien un proyecto requiere una buena planificación, pero ni siquiera nuestro equipo de proyectos en Guatemala podría haber previsto el polvoriento descubrimiento que hicieron en la obra de construcción de un hospital.

En el lugar donde actualmente se está construyendo un hospital con capacidad para 230 camas en Quetzaltenango, la segunda ciudad más grande del país, fueron descubiertos restos óseos de un armadillo prehistórico gigante.

UNOPS realizó el descubrimiento durante la perforación de pozos para este hospital de 40 millones USD que ofrecerá hasta a 300.000 personas mejor calidad en el servicio sanitario una vez se haya finalizado. Puede obtener más información sobre el hospital aquí.

Tras detener las obras, UNOPS informó del descubrimiento al Instituto de Antropología e Historia de Guatemala y pidió permiso al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, propietario del terreno, para recuperar los restos.

Los huesos pertenecieron a un gliptodonte, una criatura con el mismo peso que un automóvil pequeño y parecido a un armadillo gigante. Un gliptodonte de tamaño medio medía más de tres metros desde la cabeza hasta la cola y contaba con patas cortas y fuertes y un caparazón formado por placas óseas.

El equipo de recuperación identificó el tipo de fósil, tomó anotaciones y medidas e hizo fotografías durante la excavación.

Un equipo de paleontólogos de Naturaleza Abierta, la compañía encargada de las tareas de recuperación, acordonó la zona para llevar a cabo el delicado trabajo de extracción de los restos.

El espécimen, que se encontraba en bastante buen estado y conservaba el caparazón, el cráneo y algunas vértebras del animal, se reforzó con yeso para evitar que se rompiesen las piezas.

A continuación, se envolvió…

…y se transportó.

La paleontóloga Lorena Dávila está trabajando en el Museo de Historia Natural en la Universidad de San Carlos de Guatemala en la reconstrucción del fósil, que mide 1,9 metros de largo y 1 metro de ancho.

El gliptodonte se extinguió hace unos 13.000 años y se cree que era un herbívoro que se alimentaba de hierba y plantas que crecían cerca de los ríos y pequeños cauces fluviales.