UNOPS

17/07/2012

Recopilación de datos para mejorar las vidas en la RDC

UNOPS ayuda al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados a proporcionar estadísticas y análisis fiables sobre desplazados internos en la República Democrática del Congo.

La parte oriental de la República Democrática del Congo ha sufrido años de inseguridad crónica y luchas entre grupos armados y el ejército nacional congoleño. Como consecuencia, la población local se ha visto forzada a escapar de la violencia y los saqueos, y a buscar refugio en zonas más estables: en campamentos o con familias de acogida.

Para la comunidad humanitaria existen muchos retos relativos a la asistencia de dichos desplazados internos. Además de la inseguridad y de la falta de carreteras, los organismos humanitarios suelen contar con poca o ninguna información sobre las personas a las que intentan ayudar.

La importancia de los datos personales

El último censo de la República Democrática del Congo se realizó en 1984 y casi 20 años de disturbios civiles han dejado el país sin un registro civil en el que inscribir nacimientos, matrimonios y defunciones. Como consecuencia, muchos desplazados internos no cuentan con certificado de nacimiento ni forma alguna de identificación. Esto plantea problemas concretos cuando se quiere hacer un seguimiento de sus movimientos, resolver disputas sobre activos y determinar si se cumplen los requisitos para recibir ayuda.

Para responder a esta necesidad, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) financió la creación de un centro de datos para desplazados internos (DC4IDP) en Goma, capital de la provincia de Kivu del Norte, en 2009.

El proyecto es ejecutado por UNOPS y busca proporcionar estadísticas y análisis fiables de manera regular para la comunidad humanitaria. Esto ayuda al ACNUR y a sus asociados a proporcionar asistencia y protección adecuadas. Asimismo, mediante el seguimiento de la tasa de retorno de desplazados internos y la situación actual en las áreas de desplazamiento, el centro de datos es capaz de ayudar a anticipar futuras situaciones de vuelta de desplazados y mejorar la preparación humanitaria y la asistencia en estas áreas.

El proyecto DC4IDP abarca todos los campamentos incluidos en la estrategia de coordinación y gestión de campamentos en Kivu del Norte, en colaboración con las autoridades locales y otros asociados en materia humanitaria.

Recopilación de información precisa en los campamentos de desplazados internos

Este proyecto da empleo a alrededor de 30 personas, principalmente congoleños que trabajan entre la población de desplazados internos a fin de recopilar información y realizar encuestas y entrevistas. Hablar el idioma local y entender las costumbres locales ayuda al equipo a registrar estas complejas historias personales, debido especialmente a que muchos de los desplazados internos están traumatizados por la violencia que han experimentado. El personal del centro de datos recopila información sobre el número de miembros de la familia, su edad y sexo, motivos del desplazamiento, planes para el futuro y cualquier vulnerabilidad específica de la familia (por ejemplo, si el cabeza de familia es una mujer soltera o un niño). En la actualidad, el proyecto está dividido en dos áreas: registro y perfiles, y sistema de información geográfica (SIG) para crear mapas.

Estos departamentos trabajan juntos a fin de recopilar, centralizar, analizar y difundir información útil y precisa mediante informes, mapas, estadísticas y gráficos para los asociados y la comunidad humanitaria. La información no confidencial también se comparte con el público mediante la página web del proyecto.

Asimismo, se fotografía a los desplazados internos, proporcionando de este modo a todas las personas un medio esencial de identificación y asistiendo en la distribución de prestaciones relevantes, así como permitiendo un seguimiento continuado cuando vuelven a sus hogares.

Mapeo de los movimientos de los desplazados internos

La herramienta de mapeo SIG permite al equipo trazar el origen, el flujo y la ubicación actual de los desplazados internos, así como ayudar a las autoridades locales a aclarar límites administrativos. Asimismo, ayuda a normalizar nombres geográficos, ya que un mismo lugar puede tener diferentes nombres dependiendo del idioma usado, lo que provoca posibles divergencias de datos.

En 2010, Google Corporation donó teléfonos Android para el proyecto, que fueron configurados por el equipo técnico del proyecto a fin de registrar datos de manera más eficiente, incluida la anotación de coordenadas GPS para mapeo.

Retos logísticos

Durante la fase de recopilación de datos, el equipo DC4IDP se enfrenta a retos significativos. Muchos campamentos se encuentran a más de seis horas al volante en carreteras dañadas y sin asfaltar. Al llegar a los campamentos, el equipo trabaja sin descanso, viviendo durante semanas en tiendas con acceso limitado a servicios de saneamiento. El constante riesgo de violencia implica que frecuentemente se necesiten escoltas de seguridad, lo que aumenta los retos logísticos a los que ya se enfrenta el equipo.

Mejora de las vidas de los desplazados internos

A pesar de estas dificultades, el equipo del centro de datos ha recopilado información sobre 207.000 desplazados internos de la zona, muchos de los cuales (más de 116.000) han vuelto a sus hogares de manera voluntaria desde 2009.

El Coordinador del proyecto DC4IDP, Dimby Randrianaina, afirmó: «Los datos son la base de una coordinación eficaz, ya que no solo ofrecen un panorama claro de lo que ocurre en una zona específica, sino que también nos ayudan a entender las características clave de las personas involucradas para orientar mejor la asistencia y la protección.»

Conocer la vulnerabilidad de los grupos y de individuos concretos permite a los organismos prestar asistencia específica a personas que viven en circunstancias excepcionalmente desafiantes y proporciona protección a los desplazados por causa de la violencia. Ahora que la mayoría de desplazados internos cuenta con identificación, la incidencia del fraude y del uso abusivo de la ayuda se ha visto reducida.

Los mapas creados se distribuyen de manera regular entre la comunidad humanitaria del Este del Congo, lo que fomenta un enfoque de colaboración para la prestación de la ayuda.

Apoyo a las familias que regresan

Se ha pedido al equipo que realice otras actividades relacionadas con la recopilación, el análisis y la divulgación de información, como la elaboración de perfiles de personas indocumentadas o de minorías en riesgo, o el mapeo de la infraestructura de la comunidad en zonas de posibles regresos.

Actualmente, UNOPS está trabajando en colaboración con el ACNUR, el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (ONU-Hábitat) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para dirigir un mecanismo conjunto de recopilación de información con las autoridades locales. Esto evaluará la condición de la infraestructura social (como escuelas y hospitales), así como su competencia para absorber un aumento del crecimiento demográfico a medida que las familias desplazadas regresan a sus hogares.

Masti Notz, antigua responsable de la oficina del ACNUR en Goma, afirmó: «El desarrollo del método de mapeo de la comunidad ha supuesto una ayuda adicional en el trabajo con los desplazados internos en los campamentos, por ejemplo permitiéndonos prever zonas potenciales de retorno, lo que apoyará no solo el trabajo humanitario, sino también los esfuerzos para la estabilización.»