UNOPS

28/07/2015

Ayuda humanitaria a las personas de difícil acceso en Iraq

Un programa de pequeños subsidios apoyado por UNOPS ha prestado asistencia financiera y administrativa a organizaciones no gubernamentales de Iraq en todo el país, lo que les permite ofrecer asistencia vital a desplazados internos.

En Iraq, donde la necesidad es extrema pero la seguridad también es un problema importante, el acceso a las personas que lo necesitan, especialmente aquellas en áreas remotas o inseguras, es a menudo una tarea difícil para los organismos de las Naciones Unidas, el Gobierno y las organizaciones no gubernamentales (ONG) locales e internacionales. Desde 2014, unos 2,8 millones de iraquíes se han visto desplazados debido al actual conflicto entre los grupos armados y los miembros de las fuerzas armadas iraquíes y kurdas. A menudo, estos desplazados internos tienen dificultades para acceder incluso a los servicios más básicos y se encuentran entre los miembros más vulnerables de la sociedad.

El Programa de subsidios de efecto rápido, diseñado y gestionado por UNOPS en nombre de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), tuvo como resultado casi un millón USD de fondos adjudicados a 27 ONG de todo Iraq en menos de cuatro meses. Los beneficiarios de los subsidios fueron seleccionados de entre más de 300 solicitantes y recibieron entre 9.000 y 46.000 USD cada uno. Se dio prioridad a las zonas con la mayor concentración de desplazados internos en el centro y sur del país en un esfuerzo por ampliar el apoyo a las comunidades receptoras, que han mostrado una hospitalidad y una generosidad extraordinarias.

Un grupo de niños celebra la inauguración de un centro educativo y recreativo para la juventud en un campamento para desplazados internos en Baghdad. Fotografía: International Friendship Foundation (Iraq)

Se distribuyó un formulario de solicitud sencillo, de tres páginas, en árabe y kurdo y se organizaron eventos de foro abierto para ayudar a los actores locales en el proceso de solicitud y para responder a sus preguntas. A continuación, UNOPS monitoreó la distribución y supervisión de los subsidios y prestó asistencia técnica a los beneficiarios cuando fue necesario.

Al permitir que las organizaciones locales diseñasen e implementasen sus propios proyectos, las personas necesitadas pueden acceder a ayuda y asistencia vitales con mayor celeridad. En este caso, los ciudadanos iraquíes pudieron decidir lo que era necesario, un enfoque que desarrolla la capacidad, involucra a la comunidad local y promueve la autosuficiencia. La Representante Adjunta de ACNUR en Iraq, Grainne Ohara, participó recientemente en una conferencia de prensa organizada en el Consejo de Representantes de Iraq para celebrar los logros de estas ONG.

Un ejemplo de una organización local que se benefició de un subsidio de ACNUR es Women for Peace (Mujeres por la paz), que recibió 37.940 USD para prestar servicios sanitarios a más de mil desplazados internos en la provincia de Baghdad. Gracias a la ayuda del subsidio, Women for Peace pudo asociarse con el Consejo Provincial de Baghdad y con médicos de diferentes clínicas locales para llevar a cabo un estudio de campo de los asentamientos y campamentos informales de desplazados internos en Baghdad. Este estudio les permitió identificar las necesidades más urgentes de los desplazados internos en materia de salud.

A continuación, equipos de médicos pudieron trabajar en diferentes áreas y proporcionar servicios sanitarios tanto a desplazados internos como a miembros de las comunidades receptoras. Un total de 1.291 pacientes fueron atendidos en más de una docena de localizaciones. Entre los servicios prestados a los pacientes se incluían el suministro de medicamentos para regular la presión sanguínea, la diabetes y la artritis; el tratamiento de inflamaciones e infecciones bacterianas; la prestación de servicios ginecológicos; y en algunos casos el tratamiento de fracturas de huesos. Women for Peace también distribuyó más de 1.900 equipos médicos e higiénicos a los desplazados internos en Baghdad, lo que ayudó a mejorar la salud y el saneamiento para algunas de las personas más vulnerables en la ciudad.

Además, UNOPS proporcionó más apoyo para el desarrollo de la capacidad para las ONG locales gracias al diseño y distribución de una guía para las ONG sobre las mejores prácticas en cuanto a la solicitud y gestión de subsidios, y a la organización de talleres de capacitación.

UNOPS cuenta con una amplia experiencia en gestión, supervisión y distribución de subsidios en nombre de sus asociados. Desde 2005, UNOPS ha adjudicado más de 500 subsidios a organizaciones de la sociedad civil iraquí que oscilan entre 10.000 USD y más de 300.000 USD.