UNOPS

28/08/2015

Aprendizaje en un entorno seguro para niños en Sri Lanka

Las nuevas instalaciones escolares facilitan el acceso a servicios educativos en un entorno seguro y adaptado a unos 7.000 niños del distrito de Kilinochchi, al norte de Sri Lanka.

Kilinochchi fue uno de los distritos más afectados por las décadas de conflictos que destruyeron los ya escasos edificios escolares y debilitaron la infraestructura educativa local.

Anteriormente muchas escuelas del distrito usaban cobertizos provisionales y la sombra de los árboles para impartir clases y celebrar reuniones, lo que a menudo exponía a los niños y profesores a polvo, lluvia y viento. La falta de un espacio utilizable hacía que muchas escuelas no pudiesen ofrecer algunas materias de estudio necesarias. Además, tampoco había instalaciones adecuadas de aseos ni baños, especialmente para las alumnas y para los niños con discapacidades.

Gracias a la financiación del Organismo de Cooperación Internacional de Corea (KOICA) y en asociación con el Ministerio de Educación de Sri Lanka, UNOPS gestionó el diseño y la construcción de nuevos edificios de aulas e instalaciones sanitarias en doce escuelas del distrito. Las nuevas instalaciones, que se entregaron en 2014, cuentan con 110 aulas y 16 laboratorios de ciencias y de informática. El proyecto también proporcionó tres conjuntos de viviendas para el personal, que incluían nueve dormitorios y tres estancias para familias.

«Debido a la relación duradera entre el KOICA y UNOPS, el KOICA confió en el desempeño de UNOPS en cuanto a transparencia, sostenibilidad y cumplimiento con los estándares internacionales», afirmó la Sra. Ae Jin Han, Directora Adjunta de país del KOICA.

En beneficio tanto de alumnos como de profesores, UNOPS llevó a cabo una serie de consultas con las autoridades gubernamentales y escolares sobre el uso que se le daría a cada aula. Esta información ayudó al equipo del proyecto a adaptar las actividades de construcción y de adquisiciones a partir de las necesidades específicas de las personas que utilizarían el espacio. Por ejemplo, se instalaron estantes a menor altura para que los niños más pequeños pudiesen guardar sus mochilas escolares.

​​

Vídeo: Refuerzo de la infraestructura educativa en las zonas rurales de Sri Lanka (en inglés)

Las nuevas instalaciones incorporaron diseños sostenibles para maximizar el uso de luz y ventilación natural. Estos edificios respetuosos con el medio ambiente emplearon hormigón armado para las vigas de apoyo en las zonas costeras, reduciendo así el efecto del óxido. Asimismo, se instalaron rampas para que las personas con discapacidad pudieran acceder a los edificios de aulas y se construyeron instalaciones de baños separados para las alumnas y los niños con discapacidad con el objetivo de aumentar su privacidad. Para desarrollar la capacidad en la región, UNOPS trabajó con contratistas locales, garantizando la planificación y la ejecución eficaz del trabajo.

«Los lavamanos recién construidos son los primeros de este tipo en la escuela. Han introducido una práctica muy saludable entre los niños pues ahora se lavan las manos antes y después de comer», afirmó el director de una escuela.

Las viviendas para el personal en tres divisiones del distrito se han diseñado para albergar a 72 profesores, algunos de los cuales tenían que viajar durante horas para llegar a su trabajo y no se sentían seguros al hacerlo solos en las zonas rurales. Las nuevas instalaciones han mejorado la seguridad para las profesoras y las escuelas del distrito pueden mantener a los miembros cualificados de su personal. Las viviendas se equiparon con camas, mesas e instalaciones sanitarias adquiridas por UNOPS.

Gracias a unas instalaciones más amplias y modernas, las escuelas han podido ofrecer más materias de estudio como ciencias y matemáticas. Como resultado, diferentes escuelas han recibido una mejor calificación por parte del Ministerio de Educación. Además, la mayoría de las escuelas han experimentado un aumento en la asistencia escolar y en el desempeño educativo.

El proyecto se completó por debajo del presupuesto acordado. UNOPS empleó los fondos restantes en actividades adicionales, como la adquisición de más equipos para las escuelas, en colaboración con el KOICA y el Ministerio de Educación.

Actualmente UNOPS ayuda a sus asociados a ejecutar en Sri Lanka proyectos adaptados en materia de desarrollo social y económico valorados en más de 19 millones USD. Desde la construcción de escuelas y hospitales hasta instalaciones de gestión de residuos, los proyectos en el país ayudan a desarrollar la capacidad nacional al involucrar a las contrapartes y contratistas locales.

Visite nuestro álbum de Flickr para ver más fotografías de este proyecto.