UNOPS

Incremento de la producción de arroz en Myanmar

Un programa de educación para agricultores ha ayudado a más de 4.700 familias rurales en Myanmar a incrementar la producción de arroz.

La iniciativa de una duración de tres años y una inversión de 1,3 millones USD ha supuesto la creación de 200 escuelas de campo en los estados de Shan y Kachin, ayudando a promocionar un enfoque sostenible que mejore la productividad agrícola.

El proyecto fue financiado por el Fondo fiduciario para los medios de vida y la seguridad alimentaria (LIFT), gestionado por UNOPS, y ejecutado por la Metta Development Foundation.

Desarrollo agrícola sostenible

Las pequeñas granjas de las tierras altas de Shan y Kachin tienen un bajo rendimiento agrícola debido al excesivo crecimiento de malas hierbas. Los agricultores pobres no pueden permitirse la costosa eliminación de la maleza y, en ocasiones, dejan sus tierras inutilizadas durante varios años, lo que reduce en gran medida el rendimiento y los ingresos potenciales.

La Metta Development Foundation ha descubierto que si se proporcionan a los agricultores los conocimientos y tecnologías adecuados, la producción de arroz aumenta rápidamente en las explotaciones pequeñas y medianas. La iniciativa de las escuelas de campo se centra en las tecnologías de producción local para controlar las malas hierbas, semillas de alto rendimiento y herramientas de baja tecnología, como sembradoras de tambor, que permiten a los agricultores incrementar el rendimiento a la vez que protegen el medio ambiente.

El programa de educación para los agricultores del LIFT proporciona a los agricultores los conocimientos y tecnologías necesarios para incrementar la producción de arroz, al mismo tiempo que se protege el medio ambiente.
Fotografía: LIFT

En las escuelas de campo, los agricultores han aprendido a reducir el uso de pesticidas, mejorar la fertilidad de la tierra y utilizar las herramientas agrícolas adecuadas a través de ejercicios prácticos y actividades participativas. Se incorporaron empresas y mecanismos locales para producir herramientas agrícolas y proporcionar los servicios de mantenimiento actualmente en curso.

«La vida era muy difícil. El arroz que cosechábamos nos duraba solo ocho meses. Ahora, gracias a las nuevas herramientas agrícolas, mi familia de cinco miembros tiene arroz suficiente para todo el año», explica Nang Kyar, un agricultor local de la aldea de Lai Kun, en el estado de Shan.

Una plataforma para la participación de la comunidad

Para recibir el apoyo del proyecto, la población tuvo que formar grupos que incluían tanto a hombre como a mujeres, en favor de la igualdad entre los géneros. Los grupos se encargaban de identificar las necesidades y desafíos agrícolas locales, en colaboración con otros grupos comunitarios.

Además de mejorar los conocimientos y habilidades de los agricultores, el proyecto también desarrolló sus capacidades al facilitar la toma de decisiones colectiva y una mejor gestión de los grupos de la comunidad.

Resultados alentadores

Entre 2010 y 2013, los agricultores participantes sembraron más de 10.000 acres de arroz mediante la aplicación de las técnicas aprendidas durante el proyecto.

Los agricultores han reducido a la mitad el tiempo de eliminación de las malas hierbas y el costo de la mano de obra. Ahora el 60% de los hogares ya puede producir suficiente arroz para su consumo privado, con respecto al 37% de 2010. En 2013, un total de 4.765 agricultores (entre ellos, 3.500 del estado de Shan) aumentaron su cosecha de arroz de una media de 22 cestas de arroz por acre a 33 cestas por acre.

________________________________________________________

UNOPS en Myanmar

UNOPS lleva trabajando en Myanmar desde 1996 prestando apoyo a diversas iniciativas en materia de salud y seguridad alimentaria por todo el país. Esto incluía administrar los fondos y prestar servicios de seguimiento y supervisión para el LIFT, que está ayudando a Myanmar a progresar más rápidamente en la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El LIFT llega a algunas de las familias rurales más pobres y vulnerables de Myanmar. Hasta la fecha, el programa ha ayudado a 2,5 millones de personas, es decir, casi el 5% de la población del país, estimada en 52 millones.

La financiación del LIFT procede de Australia, Dinamarca, los Estados Unidos de América, Francia, Irlanda, Italia, Nueva Zelandia, los Países Bajos, el Reino Unido, Suecia, Suiza y la Unión Europea.

Nuestro trabajo