UNOPS

30/07/2015

20 años de UNOPS: Nepal libre de minas

Para celebrar nuestro vigésimo aniversario, descubriremos algunos de nuestros logros pasados. Entre ellos se incluye nuestro trabajo en 2006 en Nepal, plagado de minas terrestres y restos explosivos de guerra después de la guerra civil que sufrió el país.

En 2006, tras el fin de la guerra civil, Nepal se vio plagado de minas terrestres, restos explosivos de guerra y artefactos explosivos improvisados. El conflicto se cobró unas 15.000 vidas e hizo que hasta 150.000 personas se viesen desplazadas.

En noviembre de 2006 se firmó el Acuerdo General de Paz que supuso el fin de una de las guerras más devastadoras del país. En el marco de este acuerdo, ambas partes aceptaron que había que tomar medidas en cuanto a la gestión de armas, lo que incluía la remoción de las minas colocadas por el Ejército de Nepal durante los diez años que duró el conflicto.

Durante este largo período de enfrentamiento, se colocaron un total de 12.070 minas en 53 campos. Sin embargo, el Ejército de Nepal no contaba con las condiciones o las capacidades necesarias para proceder a la remoción segura de tal cantidad de minas.

Por ello, se solicitó ayuda a las Naciones Unidas. Se decidió entonces que el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades Relativas a las Minas (UNMAS), en colaboración con UNOPS, supervisaría la capacitación, la asistencia técnica y la gestión financiera del proyecto nacional de desminado.

La primera mina se eliminó solo siete meses después de la firma del acuerdo de paz. Richard Derieux formó parte del equipo de UNMAS responsable de la supervisión de la totalidad del proyecto. Recuerda cómo era el proyecto al principio:

«Durante los dos primeros años contamos con los servicios de un contratista especializado para proporcionar capacitación básica al Ejército de Nepal. A lo largo del proyecto, propusimos un programa de desarrollo de la capacidad al Gobierno de Nepal para que así contase con las destrezas para eliminar las minas.

Implementamos el plan cuidadosamente, paso a paso, y en junio de 2011 se destruyó oficialmente la última mina. En principio, habíamos planeado que el proyecto durase más de cinco años, así que finalizamos mucho antes de lo previsto. Solo se produjo un accidente en tres años, un indicador muy bueno al tratarse de un trabajo tan peligroso».

El 14 de junio de 2011 Nepal fue declarado país libre de minas. Fotografía: UNMAS/UNOPS

El proceso de desminado

Indra B. Bhat se unió al Ejército de Nepal en 1994 como cadete. Fue ascendiendo rangos y finalmente se especializó en explosivos militares. De los 53 campos de minas que se establecieron durante la guerra, Indra participó en la creación de seis de ellos. Poco después de la firma del acuerdo de paz, Indra estuvo involucrado en el proceso de desminado, algo de lo que está muy orgulloso. Indra explica en qué consistió el proceso de capacitación y de desminado:

Indra B. Bhat trabajando en Nepal. Fotografía: UNMAS/UNOPS

«Las personas encargadas del desminado reciben capacitación mediante réplicas de minas no explosivas. Después de completar la capacitación, practican y realizan el proceso de desminado en un campo de minas real, con minas auténticas, todo ello bajo un estricto control por parte del supervisor del campo y con el asesoramiento de los profesionales del desminado con experiencia.

Utilizamos detectores de metales y otras herramientas especiales para encontrar minas terrestres. Dentro del campo de minas, empleamos un sistema de señalización para distinguir las zonas seguras y las peligrosas. Los encargados del desminado comienzan su trabajo en una zona segura. Cuando detectan una señal, tienen que investigar con la ayuda de herramientas como una pala o una cortadora de vegetación. Deben tratar cada señal metálica como si fuese una mina. Todas las minas que encuentran se destruyen al final del día.

Todos los encargados del desminado usan prendas de protección personal. Deben descansar cada 50 minutos y no pueden trabajar más de seis horas al día. Se trata de un trabajo muy lento y meticuloso que se dificulta todavía más con las altas temperaturas. También es bastante estresante ya que el mínimo error puede producir heridas o causar la muerte».

Indra, acompañado por su supervisor de campo, usa un equipo de protección personal azul. Fotografía: UNMAS/UNOPS

Área para comprobar detectores de metales en Nepal. Fotografía: UNMAS/UNOPS

Ejercicio realizado con un cable trampa. Fotografía: UNMAS/UNOPS

Nepal después del desminado

Durante un período de tres años, el Ejército de Nepal limpió más de 200.000 metros cuadrados de campos de minas, devolviendo más de 5.300.000 metros cuadrados de terreno para el beneficio de las comunidades locales. Richard considera que ver cómo las personas retoman sus vidas es la verdadera recompensa del trabajo.

«Muchas de las minas se colocaron en terreno agrícola», explicó. «En cuanto se eliminaron las minas y se entregó al líder de la comunidad la certificación que confirmaba que la zona era segura, vimos cómo la población local volvía directamente a los campos de cultivo. Fue fantástico ver a la gente retomar sus vidas. Todo forma parte del trabajo pero es muy gratificante».

La importancia de aceptar responsabilidades

Prabin Bahadur Khadka se unió al Ejército de Nepal en 1995. Después del acuerdo de paz, fue nombrado Jefe de operaciones de todas las actividades de desminado y también actuó como Oficial de enlace y punto de contacto para UNMAS. Se unió a UNMAS como civil en 2010 y se marchó en 2014 para comenzar su doctorado en Economía Política en la Universidad de Nueva York. Explicó la importancia de dar responsabilidad a la población de Nepal:

«Probablemente fue el aspecto más importante, ya que se otorgó la titularidad del proyecto a los nepaleses. Sintieron que siempre estaban involucrados en el proceso de toma de decisiones, especialmente con la elección de los campos de minas en los que comenzar como primer paso.

El Ejército de Nepal es una organización profesional pero sus recursos son limitados. Además, como Nepal no forma parte del Tratado de Ottawa, la Convención sobre la prohibición de las minas antipersonal, el país no estaba legalmente obligado a eliminar las minas. Si UNMAS y UNOPS no hubiesen tomado la iniciativa en cuanto a la prestación de los recursos necesarios para el desminado, el Ejército no hubiese llevado a cabo esta tarea por sí mismo».

Indra está de acuerdo: «No hubiésemos podido completar la misión sin UNMAS y UNOPS. Cuando se firmó el acuerdo de paz, era evidente que contábamos con la mano de obra para enfrentarnos a este desafío, pero no teníamos la formación, el equipo o las capacidades técnicas y financieras adecuadas para conseguir eliminar todas las minas de Nepal de manera segura.

Todos mis colegas y yo estamos muy orgullosos de haber formado parte de este proyecto para hacer que nuestro país sea más seguro. Es fantástico ver los beneficios del desminado. Los terrenos que la gente antes evitaba, ahora se usan para actividades agrícolas y para construir viviendas. La gente vuelve a vivir sin miedo y eso es lo más importante».

Los miembros del Ejército de Nepal en la actualidad

En la actualidad, Indra trabaja con UNMAS en Sudán como Oficial de garantía de calidad operacional. Cree que uno de los resultados más importantes del proyecto de desminado en Nepal es el hecho de que muchas de las personas que estuvieron involucradas siguen trabajando en misiones de desminado en todo el mundo.

«Ahora mismo, una unidad del Ejército de Nepal está trabajando en Malí para ayudar a eliminar minas y explosivos en el país. Se trata de más de cien personas que siguen recurriendo a las capacidades y a los conocimientos especializados que adquirieron durante el proyecto de desminado de Nepal. Creo que esto es algo de lo que todos podemos estar muy orgullosos».

Fotografía: UNMAT