UNOPS

19/06/2012

Reducción de la pobreza en Myanmar

El Fondo fiduciario para los medios de vida y la seguridad alimentaria (LIFT) se estableció como un fondo fiduciario de múltiples donantes para apoyar a Myanmar en su trabajo hacia la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, uno de los ODM.

Myanmar es todavía uno de los países más pobres del sudeste asiático. Según un reciente estudio realizado en todo el país, el 26% de la población de Myanmar vive por debajo del umbral de la pobreza. Los hogares destinan de media un 68% de su presupuesto total a la compra de alimentos.

La agricultura continúa siendo el pilar principal de la economía, con casi un 63% de la mano de obra contratada en este sector. Sin embargo, alrededor de una cuarta parte de los agricultores no tiene acceso a tierra propia para su cultivo.

El Fondo fiduciario para los medios de vida y la seguridad alimentaria (LIFT) se estableció como un fondo fiduciario de múltiples donantes para apoyar a Myanmar en su trabajo hacia la erradicación de la pobreza extrema y el hambre, uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Información sobre el programa

Los donantes han planificado un enfoque programático e integral para fortalecer el diálogo, maximizar el impacto, fomentar la intervención a largo plazo y evitar la fragmentación y la duplicación de actividades. Entre los donantes se incluyen los Gobiernos de Australia, Dinamarca, Nueva Zelandia, Países Bajos, el Reino Unido, Suecia y Suiza, así como la Unión Europea.

UNOPS actúa como gestora del fondo LIFT para administrar los fondos y proporcionar control y supervisión. El estudio del impacto conseguido y la difusión de investigaciones basadas en la acción son una prioridad para el fondo.

Aumento de la producción agrícola

A través de una red de asociados en la ejecución, las actividades del LIFT se centran en incrementar los ingresos y la disponibilidad de alimentos de forma sostenible para dos millones de beneficiarios. Los beneficiarios a los que se dirige el LIFT incluyen pequeños agricultores y aquellas personas sin tierra; entre el 25 y el 60% de la población, dependiendo de la región.

El LIFT también trabaja con agricultores de mayor envergadura y otras empresas que proporcionan empleo a aquellos que no tienen tierra, como proveedores de crédito y pequeños fabricantes de productos agrícolas.

En 2011, el LIFT estaba activo en el Delta Ayeyarwady, en la zona seca central, así como en los estados de Shan, Chin, Kachin y Rakhine. El LIFT ha proporcionado asistencia a unos 222.000 hogares o 1.110.000 personas como beneficiarios directos, de los cuales 550.000 son mujeres.

Algunos logros clave incluyen:

  • La distribución de 2.200 toneladas métricas de semillas de arroz y 1.200 toneladas métricas de fertilizante a más de 50.000 agricultores.
  • La capacitación y el asesoramiento de casi 30.000 agricultores para maximizar el beneficio de los insumos agrícolas.
  • La distribución de ganado a casi 18.000 hogares pobres y sin tierra en 2011.
  • La formación en materia de gestión, medios de vida y desarrollo de competencias profesionales de más de 3.700 grupos basados en la comunidad, con más de 70.000 miembros.
  • La prestación de servicios a más de 50.000 hogares pobres y vulnerables gracias a las actividades microfinancieras del LIFT, que cubren en la actualidad más de 3.000 aldeas. La mayoría de estos préstamos se otorgan a mujeres, incluyendo los préstamos agrícolas (alrededor del 60%).

 

Ver este vídeo del LIFT en Myanmar (en inglés)

Desarrollo de las economías locales mediante el programa de microfinanciación del LIFT

Thamein Htaw Theingone es una pequeña población de 200 habitantes en el Delta Ayeyarwady. En mayo de 2008, la aldea fue golpeada por el ciclón Nargis. La población está reconstruyendo su vida y sus actividades a través de los créditos rurales proporcionados por el LIFT.

Daw Than Htay, una beneficiaria del programa, explicaba: «Aprendí a hacer ropa viendo cómo los sastres diseñaban, cortaban tela y la cosían. Aunque sabía coser, no podía vender la ropa, ya que no tenía máquina de coser».

Daw Than Htay recibió una subvención en efectivo de 135 USD del Pact Myanmar, financiada por el LIFT, con la que se compró una máquina de coser. Ahora gana más de 2,5 USD al día. Daw Than Htay se incorporó más tarde a otro programa del Pact Myanmar financiado por el LIFT y obtuvo un préstamo de 62,50 USD para comprar un trishaw a su marido. De este modo, su marido pudo dejar su peligroso trabajo en la industria pesquera en alta mar y ganar lo suficiente como para devolver el préstamo. «Mi marido gana por lo menos 2,5 USD al día y podemos pagar los plazos del préstamo con facilidad», comentaba Daw Than Htay.

Con el dinero extra ha podido mandar a los niños a la escuela y arreglar su casa, que había sido destruida por el ciclón. Daw Than Htay confía en ampliar su negocio con formación adicional. «Hay muchas oportunidades de negocio en nuestra aldea. Ahora estoy segura de que puedo gestionar microempresas sin ningún problema».

Nuestro trabajo