UNOPS

El verdadero poder de la infraestructura

A simple vista, la construcción de una carretera consiste solo en conectar dos puntos. En realidad, una carretera representa mucho más.

Una carretera trazada de forma adecuada puede suponer un mejor acceso a escuelas, instalaciones sanitarias y servicios de justicia. Puede permitir que una madre llegue a tiempo al hospital para dar a luz a su hijo. También puede facilitar un trayecto más rápido y seguro para una mujer que vaya a vender sus productos al mercado local o proporcionar un empleo a un trabajador de la construcción.

«Una aldea vecina ha preguntado a nuestro grupo de mujeres si podemos tejer gaviones para ellos a cambio de una remuneración. Con la formación que recibí, pude contribuir al proyecto del muro en mi aldea y a los ingresos familiares».

Khadija
Una mujer que recibió formación en el tejido de cestas de alambre en un proyecto similar financiado por Italia.

Desde la rehabilitación de carreteras en Afganistán hasta la construcción de clínicas en Sierra Leona, UNOPS apoya proyectos de infraestructura que logran verdaderos avances para las personas necesitadas mediante la participación de las comunidades locales y el empoderamiento de los más vulnerables. Estos proyectos de infraestructura, ejecutados en nombre de diversos asociados de las Naciones Unidas, de los gobiernos y de otros organismos, tienen la capacidad no solo de hacer crecer la economía, sino de mejorar de manera tangible la vida de las personas, especialmente de mujeres y niñas.

Esta mejora comienza con la construcción de instalaciones para que mujeres y niñas puedan acceder a la educación, la justicia y la atención sanitaria. Pero UNOPS es consciente de que el éxito de una carretera o escuela no se limita únicamente al asfalto y los ladrillos. Las infraestructuras pueden crear medios de vida y empoderar a las comunidades. Al trabajar estrechamente con los gobiernos y las comunidades, la organización se esfuerza en crear infraestructuras que realmente “pertenezcan” a la población que las utiliza.

Concretamente, los gestores de proyectos de UNOPS trabajan para mejorar la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer en todas las etapas de los proyectos. Los resultados de este trabajo son un mayor número de niñas que asisten a la escuela, más oportunidades profesionales para las mujeres y un mayor control sobre su salud y su propia vida. Este es el verdadero poder de la infraestructura.

Ayuda para que las niñas asistan a la escuela

Para conseguir que más niñas asistan a la escuela no basta solo con construir infraestructuras para la educación. Por ello, los proyectos de alta calidad para construir escuelas consideran otro tipo de insumos, tales como almuerzos gratis en las escuelas y la participación de la comunidad. Además de estos insumos, hay resultados como el diseño físico de los edificios que pueden marcar una gran diferencia. En muchas culturas, es poco probable que las niñas puedan ir a la escuela si tienen que compartir aseo con los niños o si estos pueden verlas entrando al baño directamente. Estas barreras pueden superarse fácilmente si se habla con la comunidad y se idea una solución, como la construcción de pantallas permanentes en las escuelas de Sudán del Sur que UNOPS erigió gracias a la financiación de diversos donantes.

Creación de empleo y oportunidades de negocio

Fotografía: Claude Nadon/UNOPS

Asimismo, los proyectos de infraestructura pueden suponer una considerable cantidad de trabajo para las comunidades locales. Concretamente, los proyectos de construcción de carreteras basados en la mano de obra pueden inyectar dinero en efectivo muy necesario para las comunidades de zonas afectadas por conflictos o desastres, al mismo tiempo que amplían sus conocimientos y desarrollan sus capacidades. Con una adecuada planificación e información a la comunidad, estos proyectos también pueden atraer mujeres a la mano de obra y proporcionarles conocimientos para futuros trabajos. Por ejemplo, cuando se construyeron carreteras y refugios tras el terremoto en Haití en nombre de diversos donantes, UNOPS optó por un enfoque basado en la mano de obra a fin de poder emplear a tantos haitianos como fuera posible, con especial hincapié en las mujeres cabeza de familia. Este enfoque empoderó a las mujeres y, al mismo tiempo, garantizó un ingreso familiar mínimo que ayuda a mejorar vidas y a promover la recuperación económica.

Ruptura de las barreras tradicionales

En algunos casos, los proyectos de infraestructura pueden ayudar a las mujeres a romper las barreras tradicionales. Por ejemplo, en un proyecto de carreteras en Afganistán financiado por el Gobierno de Suecia se quería proporcionar a las mujeres de la comunidad la oportunidad de trabajar en las carreteras, igual que los hombres. Puesto que se trataba de una zona en la que tradicionalmente las mujeres no trabajan fuera del hogar, se contrató a oficiales de relaciones con la comunidad que convencieron a los líderes de la comunidad local para que dieran su aprobación a que las mujeres trabajaran. Este enfoque resultó un éxito y 105 mujeres recibieron formación para tamizar la grava y tejer cestas de alambre para la construcción de muros. Esto les permitió adquirir nuevos conocimientos útiles y recibir un ingreso de gran valor para sus familias. Las mujeres declararon que el trabajo en grupo también llevó a la creación de un foro social informal en el que podían intercambiar ideas sobre maneras de mejorar su vida.

Creación de negocios

Además de capacitar a las mujeres como mano de obra, los proyectos de infraestructura pueden ayudarles a crear sus propios negocios. En el mismo proyecto de construcción de carreteras mencionado anteriormente, los trabajadores se quejaban de la falta de establecimientos para comprar comida en el lugar de las obras. En respuesta a estas quejas, el proyecto ayudó a un grupo de mujeres locales a abrir una panadería en la que comenzaron a vender pan a los trabajadores locales y a los pasajeros de los autobuses. El éxito fue tal que, más adelante, cinco grupos de mujeres recibieron formación para iniciar negocios similares. Un grupo se encargó de producir prendas de protección para los trabajadores del proyecto encargados de retirar la nieve. La calidad de los productos llevó a otros organismos de las Naciones Unidas a solicitar la compra de ropa de invierno al mismo grupo. Los salarios para el hogar procedentes de estos negocios han aportado una nueva libertad financiera a muchas de las mujeres.

Hablamos sobre este proyecto en nuestra campaña #NotJustARoad. ¿Desea ver más contenido compartido en las redes sociales? Haga clic aquí (en inglés)

Reducción de los trayectos peligrosos

En los países en desarrollo, las mujeres son con frecuencia las encargadas de ir a por agua para sus familias y, en ocasiones, recorren un largo trayecto por áreas inseguras. Por ejemplo, en el estado de Lagos (Sudán del Sur), muchas mujeres ponen en peligro su seguridad caminando hasta cuatro horas al día para conseguir agua durante la estación seca. Hablar con las mujeres para descubrir sus necesidades de agua permite que los gestores de los proyectos construyan presas y depósitos de agua en los emplazamientos adecuados para mejorar la seguridad de las mujeres, como en el caso del Programa de estabilización del estado de Lagos. Este programa fue coordinado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en colaboración con UNOPS y el Programa Mundial de Alimentos, bajo el Gobierno estatal.

De manera similar, las mujeres de muchas comunidades son las encargadas de llevar los productos al mercado. En áreas remotas, esto puede llevar varios días. Unas carreteras bien planificadas y mantenidas pueden reducir notablemente este tiempo y permitir a las mujeres disponer de más tiempo para otras cosas. Por ejemplo, en la República Democrática del Congo, UNOPS reconstruyó una carretera entre Masisi y Goma en nombre del Gobierno de Bélgica, lo que redujo el tiempo de viaje de tres días a medio día.

Más información sobre la campaña #NotJustARoad de UNOPS aquí (en inglés)

Mejora de la salud materna

La salud de las mujeres es uno de los asuntos más importantes en materia de desarrollo, ya que muchas mujeres mueren durante el parto o se les niega el acceso a métodos anticonceptivos que pueden ayudarles en la planificación familiar y en el mejor control de su vida. Como uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, la salud materna ha recibido una atención considerable y los indicadores mejoran con celeridad. Esto se debe en parte a la mejora en los espacios dedicados a la salud materna, como los centros integrados de embarazo e infancia en Indonesia, construidos por UNOPS en nombre de UNICEF.

Expresión de empoderamiento

La participación de todos los miembros de la comunidad es esencial para que los proyectos de desarrollo puedan identificar con éxito las necesidades y ofrecer los puestos de trabajo, la formación y el acceso a servicios que sean necesarios. Esto incluye hacer mayor hincapié en consultar a aquellos cuyas voces no siempre son escuchadas, como las mujeres en sociedades tradicionalmente paternalistas. En Maldivas, por ejemplo, UNOPS implementó un proyecto para llevar agua potable a los hogares en nombre del Gobierno a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con financiación procedente del Fondo de Adaptación.

Para garantizar que los resultados respondieran a las necesidades de todos los miembros de la familia, la junta encargada del proyecto consultó a miembros de los Comités para el Desarrollo de la Mujer de las Islas. Generalmente, en los países en los que no cuentan con representación formal, se contrata a mujeres como oficiales de enlace de la comunidad para localizar a mujeres locales y reunirse con ellas en sus hogares para identificar sus necesidades y escuchar sus opiniones. Es esencial garantizar que la voz de las mujeres se escuche para que un proyecto tenga éxito, sea sostenible y realmente inclusivo.

Nuestro trabajo