UNOPS

22/10/2015

Apoyo a la infraestructura resiliente en El Salvador

En asociación con el PNUD y el Ministerio de Obras Públicas de El Salvador, UNOPS está ayudando al país a protegerse de los futuros riesgos relacionados con el clima.

El Salvador es vulnerable a los desastres naturales y está expuesto a un creciente número de tormentas tropicales y huracanes provenientes de los océanos Pacífico y Atlántico. La temporada de lluvias perjudica gravemente la infraestructura del país y pone en riesgo las vidas y los medios de vida de la población en las áreas urbanas vulnerables.

Financiados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y en coordinación con el Ministerio de Obras Públicas, los proyectos de mejora de la infraestructura han ayudado a atenuar los efectos de las fuertes lluvias. En 2010, UNOPS proporcionó asistencia técnica a estos proyectos, que ayudan a proteger a El Salvador de los desastres relacionados con el clima, mientras que al mismo tiempo aumentan la capacidad del país para gestionar los riesgos actuales y para mejorar la infraestructura con el fin de facilitar el desarrollo sostenible.

En 2011-2012, UNOPS apoyó un proyecto de recuperación tras una devastadora inundación que causó un accidente de autobús en el que 32 personas perdieron la vida. El proyecto despejó una zona arenosa cerca de Monserrat e instaló un canal de hormigón de 216 metros. Las actividades de construcción y rehabilitación de esta importante infraestructura incluyeron la excavación, demolición y dragado del canal; la construcción de cimientos de dos capas; y la demolición y reconstrucción de un puente de hormigón.

Este proyecto ayudó a mejorar la seguridad de aproximadamente 25.000 personas y de sus propiedades en el área. Consecuentemente, el valor de las propiedades de los residentes aumentó y la economía de la vecindad se revitalizó.

La Directora Ejecutiva de UNOPS, Grete Faremo, visitó la zona en junio de 2015 y conversó con los residentes locales sobre el impacto que la infraestructura mejorada tenía en sus vidas, así como en las de aquellos que viven y trabajan en las áreas cercanas. El Ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, declaró que las mejoras no solo eran un proyecto de infraestructura, sino también uno “humano” debido al aumento de protección que ofrecen a la población local.

Además, en 2011 UNOPS evaluó los expedientes técnicos de 15 puentes afectados por el huracán Ida, que se extendió a través de América Central, la región norte del Caribe y los Estados Unidos. UNOPS también ha apoyado varios proyectos en 2015, entre ellos, las labores de mitigación, diseño y construcción de carreteras rurales y los procedimientos de garantía y de seguimiento de dichas carreteras. Estas inversiones tienen como objetivo mejorar la protección de los hogares, las carreteras, los puentes y el drenaje existente. Asimismo, pretenden mejorar la gestión del agua y reducir la presión sobre los recursos hídricos.

Los proyectos, apoyados por UNOPS e implementados por el PNUD y el Ministerio de Obras Públicas, han beneficiado a aproximadamente 150.000 personas entre 2010 y 2015. Además de una mayor protección frente a los accidentes relacionados con el clima, las comunidades se han beneficiado de un mejor acceso a la salud, a la educación y a los diversos mercados, así como de mejores condiciones de transporte que aumentan el acceso a las oportunidades de empleo.