UNOPS

Testimonios: Inspiración sobre el terreno

«Me inspiran los colegas que implementan proyectos en las zonas desafiantes de la región, como en Darfur, Mogadiscio y las áreas remotas de Somalia». - Kazuyo Mitsuhashi, Analista de gestión de proyectos, Nairobi

/SiteCollectionImages/Voices/Kaz_voices_240x.jpg

​Me uní a UNOPS en abril de 2014 como Coordinadora de proyectos en Sudán, donde trabajé en el desarrollo de proyectos y apoyé la implementación de un proyecto de rehabilitación de una planta de tratamiento de aguas en Darfur, financiado por el Gobierno de Japón. En marzo de 2015 me trasladé a la oficina de UNOPS en Kenya como Oficial Profesional Joven (JPO).

Estoy involucrada en la implementación de dos proyectos: la rehabilitación del mercado en Bossaso, una ciudad portuaria en el norte de Somalia, y una evaluación de necesidades del sector del transporte en Somalia. También trabajo en el desarrollo de asociaciones en coordinación con las Embajadas de Japón en Kenya, Uganda y Rwanda. Estoy agradecida por trabajar en una oficina tan dinámica y tener la oportunidad de viajar por Somalia. Me permite comprender mejor el país y a su población, así como la operación de proyectos en entornos frágiles.

Mi experiencia con UNOPS en África Oriental ha sido fascinante. Me inspiran los colegas que implementan proyectos en las zonas desafiantes de la región, como en Darfur, Mogadiscio y las áreas remotas de Somalia, a pesar de las limitaciones y de los graves problemas de seguridad. Creo que la presencia de colegas altamente cualificados y motivados de procedencias diversas es uno de los puntos fuertes más importantes de UNOPS. También me gusta trabajar con asociados que están ayudando a marcar la diferencia, mientras que a la vez desarrollan confianza en sí mismos y hacen verdaderamente suyos los proyectos.

Antes de unirme a UNOPS trabajé en la Embajada de Japón en Sudán. En marzo de 2011, después de que el Gobierno de Japón hubiese firmado un acuerdo con las organizaciones de las Naciones Unidas para apoyar a Sudán y Sudán del Sur, un terremoto y un tsunami devastadores arrasaron Japón. Había gente sufriendo en mi propio país, pero al mismo tiempo todavía proporcionábamos, gracias a la generosidad de la población japonesa, aproximadamente 80 millones USD de ayuda de emergencia a Sudán y Sudán del Sur. Me comprometí a apoyar la eficacia del proyecto; me conmovió entender que la contribución de los donantes a los destinatarios es un intercambio generoso de buena voluntad entre las poblaciones de diferentes países. Por lo tanto, como miembro de UNOPS, intento trabajar todo lo posible para conseguir el mejor resultado en cada circunstancia.

Actualmente también investigo para un programa de doctorado que se centra en el papel de los agentes externos en los procesos de consolidación de la paz y de reconstrucción posterior a los conflictos en los Estados frágiles. Estoy muy interesada en entender desde esta perspectiva el trabajo de UNOPS para analizar el proceso, el impacto y los desafíos a los que se enfrenta la ayuda internacional en el proceso de construcción del estado de un país tras un conflicto armado. Basándome en mi formación y experiencia, tengo como objetivo desarrollar una mejor comprensión de la ayuda internacional en entornos frágiles y que han sufrido conflictos. Con este ejercicio, espero contribuir de forma práctica a la implementación de proyectos sobre el terreno.