UNOPS

Testimonios: Facilitar la educación de las niñas en Sudán del Sur

«Me han preguntado por qué considero que este proyecto ha sido un éxito y la respuesta es sencilla. Planteamos las preguntas adecuadas, a las personas adecuadas, en el momento adecuado y diseñamos el programa basándonos en eso. No supusimos que ya conocíamos todas las respuestas». - Shamima Tasmin (Asesora de educación, género y participación de la comunidad en UNOPS)

https://wwwedit.unops.org/SiteCollectionImages/Africa/SSOC/Farming-at-school-compound_Shamima-Tasmin_240x240.jpg

​«El alto índice de abandono escolar de las niñas en Sudán del Sur se traduce en que la mayoría de las niñas que comienzan a ir a la escuela no terminan sus estudios. Según UNICEF, solo un 6% de las niñas terminan la escuela primaria, uno de los índices más bajos del mundo.

UNOPS está trabajando con UNICEF, USAID y los Gobiernos de los Estados Unidos, Italia y Reino Unido para construir escuelas en Sudán del Sur. Los edificios de las escuelas se han diseñado con el objetivo de facilitar la asistencia de las niñas, con accesos más seguros y aseos separados, lo que ya ha marcado la diferencia. No obstante, a pesar de la mejora en el acceso a la escuela, las niñas seguían abandonando los estudios a una velocidad alarmante y UNOPS quería descubrir por qué.

Sabíamos que existían numerosas razones por las que las niñas abandonaban la escuela, como los matrimonios en edades tempranas, un ambiente poco favorable tanto en la escuela como en el hogar y la falta de profesoras. Pero cuando pregunté de verdad a chicas de todo el país por qué no iban a la escuela, me dijeron que el motivo principal era la menstruación. Todos los meses, durante cinco días lectivos, no podían asistir a la escuela porque no tenían toallas sanitarias. Al perder esos días, se quedaban atrás con el trabajo de clase e iban perdiendo el interés y desmotivándose gradualmente. Finalmente, muchas de esas niñas abandonaban la escuela.

Era un tema delicado que no se había abordado nunca pero, una vez obtenida la información, el siguiente paso era sencillo. Diseñamos e implementamos un programa que proporcionaba formación sobre la fabricación de toallas sanitarias a las madres interesadas de la comunidad. Desde el momento en el que las niñas pudieron obtener toallas sanitarias de forma gratuita, presenciamos un incremento inmediato en los índices de asistencia escolar.

 

Ver este vídeo sobre nuestro proyecto en Sudán del Sur

Las madres que recibieron formación enseñaron a otras madres y niñas interesadas a utilizar el equipo y, con el tiempo, se formó un gran grupo con la capacitación necesaria para fabricar toallas sanitarias. Las diferentes actividades del proyecto, entre ellas la movilización y concienciación de la comunidad, la formación del profesorado y la formación sobre agricultura, así como la producción de toallas higiénicas, han reducido el número de casos de abandono escolar de niñas antes de octavo grado hasta un 39%. Me han preguntado por qué considero que este proyecto ha sido un éxito y la respuesta es sencilla. Planteamos las preguntas adecuadas, a las personas adecuadas, en el momento adecuado y diseñamos el programa basándonos en eso. No supusimos que ya conocíamos todas las respuestas.

Podemos caer en el mal hábito de pensar que un proyecto es como una carrera, con una salida y una meta, en la que gana el más rápido. Pero necesitamos planteárnoslo desde la perspectiva de lo que ocurre una vez que finaliza el proyecto. ¿Lograremos resultados de calidad para la comunidad? ¿Seguirán utilizando los productos que hemos desarrollado? El único modo de asegurar que esto sea así es hacer partícipe a la comunidad de manera significativa a lo largo de la vida del proyecto. Desde el análisis de las partes interesadas, el desarrollo de notas conceptuales y el diseño e implementación del proyecto hasta el seguimiento y la evaluación. Necesitamos entender sus necesidades desde su perspectiva.

El modelo de participación de la comunidad que utilizamos en este proyecto se ha desarrollado ahora como herramienta y se está poniendo en práctica en todos los proyectos de UNOPS. Cuando pienso en el proyecto, hay muchas cosas de las que me siento orgullosa y muchas áreas en las que debemos seguir trabajando por las niñas y la educación en Sudán del Sur. Pero lo que más me entusiasma es el potencial de la herramienta de participación de la comunidad y la forma en la que puede ayudar a mejorar todo el trabajo que llevamos a cabo en UNOPS».

El suministro actual de toallas sanitarias gratuitas o de costo reducido recibe el apoyo de un componente agrícola de este proyecto en Sudán del Sur.