UNOPS

Testimonios: Reflexiones sobre una trayectoria de 40 años

«Me siento afortunada por haber sido parte del inspirador trabajo que varias agencias realizan. Ha hecho que mis tareas fueran muy interesantes y me ha satisfecho mucho profesionalmente». - Shirani de Mel, Asociada Principal de Recursos Humanos, Sri Lanka

https://wwwedit.unops.org/SiteCollectionImages/Voices/Voices_Shirani_240x.jpg

 

A lo largo de 2015, celebraremos algunos de nuestros principales logros, hablaremos con algunos de los miembros del personal que más tiempo llevan trabajando en UNOPS y miraremos hacia el futuro para ver cómo UNOPS puede continuar su misión: servir a las personas necesitadas.

Cuando pienso en mi carrera en las Naciones Unidas, muchas veces tengo la sensación de que estoy viajando en el compartimento especial de un tren. Se montan muchos pasajeros; algunos permanecen poco tiempo, se bajan y parten en diferentes direcciones. La gente que se sube es multinacional y multicultural. Ahora que llego al fin de mi carrera, es el momento de preguntarme a dónde me ha llevado este tren durante los últimos casi 40 años y de rescatar los recuerdos felices de mi trayectoria.

Me uní al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Sri Lanka en 1976. Además, he trabajado localmente para el Programa Mundial de Alimentos, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial y la Organización Internacional para las Migraciones. Fuera de Sri Lanka, he trabajado para el Organismo Internacional de Energía Atómica en Viena y para el PNUD en la República Popular Democrática de Corea. Me uní a UNOPS en enero de 2007 como Asociada Principal de Recursos Humanos para ayudar al Oficial Internacional de Recursos Humanos.

Desde 2010, dirijo la unidad de Recursos Humanos de mi oficina, que considero vital para la organización. Me centro sobre todo en la contratación, un trabajo basado en tratar con la gente y que requiere pensar de forma imparcial, tener paciencia, respetar las opiniones de los demás y ganarse la confianza del personal y de la dirección. Es importante que el trabajo esté bien organizado y que se cumplan los plazos, a la vez que se mantiene la confidencialidad en todo momento.

Uno de mis mayores logros en UNOPS ocurrió en 2008 cuando se introdujo el Acuerdo de Contratista Individual (ICA). Supuso un gran cambio para la organización y requirió mucho trabajo por parte de la unidad de Recursos Humanos, pero el cambio de la modalidad de los contratos mereció la pena. Con el tiempo, se introdujeron beneficios para el personal en los contratos ICA, incluidas las licencias, la asistencia médica y un fondo de previsión. En mi opinión, esto supuso un gran paso mundialmente en los esfuerzos de UNOPS por consolidar las mejores prácticas en materia de recursos humanos.

En general, el período más emocionante de mi carrera fue cuando el PNUD me destinó a la República Popular Democrática de Corea. Vivir en un país comunista fue fascinante. La gente estaba muy poco o nada expuesta al mundo internacional. Recuerdo haber invitado a nuestro personal nacional a una despedida en mi apartamento en el enclave diplomático. Tuve que solicitar la aprobación del ministerio para que me pudiesen visitar. Un empleado local mencionó en un discurso que esa fue la primera vez que disfrutaron de diferentes sabores de comida. Esto es lo que más he valorado: momentos únicos con personas únicas de diferentes partes del mundo.

Creo que es un privilegio trabajar para las Naciones Unidas. Me siento afortunada por haber sido parte del inspirador trabajo que varias agencias realizan. Ha hecho que mis tareas fueran muy interesantes y me ha satisfecho mucho profesionalmente.

Ahora que me jubilo, planeo disfrutar de la vida de manera diferente, junto a mi familia. Cuando pienso en los días venideros, me acuerdo de un poema llamado "Ocio", que aprendí en el colegio cuando era niña. Comienza así: «Qué es esta vida si, llenos de malestar, no tenemos tiempo de pararnos y mirar». Ahora quiero relajarme, apreciar este bonito país al que llamo mi hogar y disfrutar de la naturaleza, los pájaros, las ardillas y los árboles.

Le deseo éxito a la familia de las Naciones Unidas en sus continuos esfuerzos para hacer del mundo un lugar mejor para todos.