UNOPS

Testimonios: Mikko Lainejoki

«Ser JPO amplió mis perspectivas personales y profesionales, aumentó mi confianza y me enseñó cómo trabajar en un entorno muy diferente». - Mikko Lainejoki, Director y Representante del Núcleo Operacional en Afganistán

mikko 240

​«Comencé mi carrera en las Naciones Unidas como JPO para la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1982, con base en Zimbabwe. Nuestro trabajo abarcaba 15 países en África Oriental y Meridional, desde Tanzanía hasta Lesotho, así como países del Océano Índico. Durante ese tiempo, se implantó un programa de inmunización y yo fui responsable de establecer los sistemas de distribución de vacunas mediante cadena de frío para todos los países de la región. Además, capacité al personal sobre distribución en cadena de frío, logística y gestión de programas de nivel medio.

Una vez que my asignación como JPO finalizó, regresé al sector privado y trabajé en empresas de diseño y contratación de sistemas de refrigeración comercial y de producción de maquinaria pesada para minería subterránea y obras de construcción, entre otros. Entre mis funciones se incluían la gestión de proyectos, de ventas y de la línea de negocio. A finales de 1991, me incorporé a la oficina de UNICEF en Etiopía como experto en cadena de frío para el programa de dicha oficina sobre inmunización. Al finalizar mi asignación, me trasladaron a la División de Suministros de UNICEF en Copenhague para ocuparme de la adquisición de suministros de inmunización. Permanecí en la función de suministros en diferentes puestos dentro de UNICEF durante 15 años hasta que se me dio la oportunidad en 2006 de dirigir el programa de recuperación del tsunami en India. Tras seis meses en ese proyecto, me incorporé a UNOPS para dirigir el Fondo para las Tres Enfermedades en Myanmar durante cuatro años antes de trasladarme a Pakistán para dirigir la oficina de UNOPS en el país.

Mi época como JPO fue muy gratificante: como miembro de un pequeño equipo, se me dio la libertad de asumir mucha más responsabilidad de la que habría tenido si me hubieran destinado en la sede. Nunca he tenido tanta satisfacción laboral como durante mi experiencia como JPO. Tanto el trabajo como el país, Zimbabwe, eran interesantes y pude mantener un buen equilibrio entre vida laboral y personal, lo cual era muy satisfactorio. Disfrutaba enormemente de mi trabajo y sentía que estaba haciendo algo bueno y valioso.

Me incorporé a UNOPS en 2006 como Director Ejecutivo en la sede en Copenhague. Creo firmemente que UNOPS proporciona a las personas la oportunidad y la flexibilidad para marcar una diferencia sobre el terreno donde la calidad y la velocidad realmente importan.

Ser JPO amplió mis perspectivas personales y profesionales, aumentó mi confianza y me enseñó cómo trabajar en un entorno muy diferente. Más importante aún, aquellos años me inculcaron la importancia de los derechos humanos para todas las personas y supusieron el trampolín para mi posterior carrera profesional.

En la actualidad, en UNOPS, disfruto de la flexibilidad y la libertad de buscar nuevas maneras de plantear los proyectos, así como del gran espíritu de cooperación con el que trabaja la organización».