UNOPS

Testimonios: Reconstrucción tras las inundaciones en Serbia

«Habíamos vivido otras inundaciones en Serbia, pero ninguna a esta escala. En tan solo unas horas, el agua había llegado hasta los tejados. Escuelas, casas y negocios quedaron devastados, lo que afectó a miles de personas. Nuestra respuesta tenía que ser eficaz, eficiente y, sobre todo, rápida». - Olivera Kostic, Gestora del sector para la competitividad del programa europeo PROGRES/Gestora de proyectos interina para el proyecto de socorro tras las inundaciones financiado por la Unión Europea, UNOPS en Serbia.

https://wwwedit.unops.org/SiteCollectionImages/Voices/voices_olivera_240x.jpg

Una tercera parte de Serbia se vio afectada por las inundaciones de mayo de 2014. En algunos municipios, el agua no retrocedió hasta un mes más tarde. En otras zonas se produjeron desprendimientos, lo que provocó que algunas casas estuvieran completamente dadas la vuelta. Un mes más tarde, muchas personas todavía vivían sin electricidad o agua y más de 600 estaban alojadas en refugios temporales.

Llevo trabajando con UNOPS 18 meses y me han trasladado de mi puesto como gestora del sector para la competitividad en el programa europeo PROGRES para trabajar como gestora de proyectos interina en la respuesta a las inundaciones. Soy serbia y he trabajado aquí toda mi vida, pero el cambio del ámbito de la asistencia técnica al de la respuesta de emergencia me ha supuesto un reto, ya que cuando se trabaja en programas de desarrollo a largo plazo no hay una necesidad de hacer que las cosas ocurran al día siguiente. También teníamos que asegurarnos de que dábamos prioridad a los más vulnerables con recursos muy limitados. Como uno de los principales asociados encargados de la implementación en la asociación entre el Gobierno de Serbia y la Unión Europea, nos centramos en un gran número de obras de construcción: tenemos un año para rehabilitar hasta 30 escuelas y hospitales, reconstruir carreteras, construir como mínimo 70 casas privadas y reconstruir 300 adicionales. Disponemos de muy poco tiempo si tenemos en cuenta la magnitud del trabajo.

El curso académico en Serbia comienza el 1 de septiembre y teníamos mucha presión para garantizar que los edificios de la escuela estuvieran listos para los estudiantes locales. Cuando comenzamos, las ventanas de la escuela parecían acuarios e incluso había agua entre las hojas del cristal. Sin embargo, fue increíble cómo trabajamos juntos, tanto el sector público como el privado, para apoyar los esfuerzos de recuperación. Los profesores ayudaron a recuperar muebles que se podían reciclar y a limpiar el desorden en los pisos bajos mientras que en los pisos más elevados se llevaban a cabo obras de reconstrucción. Conseguimos que los niños volvieran a tiempo a la escuela, para lo que utilizamos aulas en los pisos de arriba mientras continuábamos trabajando en los pisos bajos.

 

Fue muy complicado gestionar las expectativas de los donantes y beneficiarios, ya que normalmente nos enfrentábamos a elecciones difíciles como, por ejemplo, en el municipio de Obrenovac, una de las áreas más afectadas, donde más de 5.000 casas sufrieron daños o quedaron totalmente destruidas. Disponíamos de la financiación para abordar las necesidades de un número mucho más pequeño de familias con fechas límite muy estrictas.

Afortunadamente, contamos con personal experimentado y de gran capacidad. Además, nuestro donante, la Unión Europea, es muy flexible y comprensivo, lo que nos ha permitido compartir recursos entre el programa europeo PROGRES y el proyecto de respuesta a las inundaciones. Esto nos ahorró mucho tiempo y nos permitió adquirir equipo esencial y firmar contratos con proveedores locales en muy poco tiempo.

 

Tuvimos que superar algunos obstáculos inesperados, aparte de los normales: grandes cantidades de barro y agua habían destruido los registros en papel de los gobiernos locales y las empresas de servicios públicos, lo que complicó los procesos de administración básica. Gracias a que habíamos desarrollado una excelente relación de trabajo con nuestros asociados, pudimos superar estos retos con más facilidad.

Se ha creado una oficina del Gobierno para dar respuesta a las inundaciones y UNOPS ayuda a desarrollar la capacidad local con consejos sobre la comunicación y el alcance público, así como mediante la mejora de la funcionalidad de su oficina y los recursos humanos. Aunque esta oficina es temporal, en caso de que se produzcan otros desastres naturales en el futuro, el Gobierno de Serbia estará mejor equipado para actuar y, quizás, no necesitará el apoyo de UNOPS. La situación ideal es que dejemos de asistir en la zona poco a poco.

Una de las razones por las que me uní a UNOPS es porque me gusta la idea de aportar un cambio tangible: no solo reconstruimos casas, sino que reconstruimos hogares. Se eligió a UNOPS como asociado para este proyecto gracias al éxito que habíamos tenido anteriormente en la región, y nuestras tres áreas clave (gestión de proyectos, infraestructura y adquisiciones) fueron componentes vitales para el éxito de este proyecto.