UNOPS

Testimonios: Empoderamiento y liderazgo creativo

«Considero que soy una líder creativa. Un líder es alguien que puede decir: “Esto está bien, pero hagámoslo mejor”. Un líder puede servir de inspiración para que las personas hagan las cosas de manera diferente. Espero que así se me recuerde». - Maria-Noel Vaeza, antigua Directora de la Oficina Global de Servicios para Portafolios

https://wwwedit.unops.org/SiteCollectionImages/Voices/MarieNoelle_Voices_240px.jpg

A finales de este mes, nuestra colega y amiga Maria-Noel Vaeza dejará UNOPS para comenzar un nuevo y emocionante trabajo como Directora de la División de Programas en ONU-Mujeres, un puesto en el que estará a cargo de seis oficinas regionales, 45 oficinas de país, un equipo de 75 personas y dos fondos fiduciarios. Maria-Noel, una persona entusiasta, con talento y que no teme decir lo que piensa, ha dado lo mejor de ella tanto a UNOPS como a las Naciones Unidas durante los últimos 24 años. Pero antes de embarcarse en su última aventura, ha hablado con nosotros sobre su tiempo en UNOPS.

Incluso después de todos estos años trabajando aquí, todavía tengo mucha motivación. Nuestro trabajo tiene sentido y verdaderamente beneficia a las personas que más lo necesitan. La fuerza de UNOPS deriva de nuestra capacidad para trabajar bien como equipo. Creo firmemente en la importancia del trabajo en equipo y por ello me ha encantado trabajar en UNOPS.

Me incorporé a la familia de las Naciones Unidas en 1991. Ocupé varios puestos en el Banco Mundial y en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, donde pasé la mayor parte del tiempo en Guatemala y Paraguay, además de más de cuatro años en Bruselas como Asesora de alto nivel. No fue hasta 2007 cuando me incorporé a UNOPS como Directora de la Oficina Regional en América Latina y el Caribe en la Ciudad de Panamá.

Cuando llegué, la gente tenía miedo a hablar con el cliente. Uno de mis principales puntos fuertes es mi capacidad de comunicación con el cliente, mi honestidad y mi sinceridad, incluso cuando es necesario decir "no es posible hacerlo".

Recuerdo que una de mis primeras visitas fue a Lima (Perú). Por entonces, nuestro proyecto insignia era la construcción de una gran fuente en uno de los barrios más ricos que le costó 22 millones USD a la oficina de la alcaldía.

A mí no me interesaba realizar ese tipo de proyectos. Pregunté: «¿Por qué no construimos viviendas y mejoramos las condiciones de saneamiento y el sistema sanitario, que son los verdaderos desafíos del desarrollo?». Así que hablé con las autoridades peruanas y les pedí que confiasen en UNOPS para ejecutar proyectos difíciles que mejorarían las vidas de las personas más vulnerables del país. Estos proyectos son los que merece la pena realizar. Después de esto, casi mil millones USD nos fueron confiados para apoyar al Gobierno en la construcción de hospitales, carreteras y sistemas de saneamiento, así como en la adquisición de equipos médicos, ambulancias y vehículos de policía. Eso me hizo sentir muy feliz.

Poco después, el Ministerio de Vivienda nos invitó a participar en un proyecto llamado "La calle de mi barrio". Se trataba de un gran proyecto centrado en la rehabilitación de algunos de los barrios más pobres y desafiantes de Lima.

Fue fantástico ver que gracias a un simple cambio, como volver a pavimentar una carretera o mejorar el saneamiento local, la población comenzó a sentirse más orgullosa de sus hogares y de sus comunidades. Se podía ver que habían recuperado la dignidad. Fue una experiencia increíble.

Todos nosotros somos muy afortunados de trabajar en esta fantástica organización. La labor que realizamos cada día beneficia a muchas personas en todo el mundo. Pero no es suficiente: UNOPS tiene que seguir subiendo el listón. Lo más importante es que sigamos planteándonos desafíos mientras trabajamos por un objetivo común.

He disfrutado mucho en mi puesto de Directora de la Oficina Global de Servicios para Portafolios, y es algo de lo que me siento verdaderamente orgullosa. Forma parte de la madurez de la organización: tratar a cada uno de nuestros asociados de manera única y adaptar nuestros procedimientos para que se ajusten lo mejor posible a los objetivos compartidos. Ha sido fantástico gestionar un equipo tan maravilloso y mejorar la asociación que tenemos con nuestros principales clientes.

Sé que mi estilo de gestión es un tanto particular. Espero que todos recuerden los buenos momentos que hemos pasado juntos, así como el empoderamiento que conseguí para mi equipo. Para mí, el empoderamiento es fundamental, todo el mundo necesita empoderamiento. Así es como las personas participan más activamente y se vuelven más creativas y mucho más productivas.

Considero que soy una líder creativa. Un líder es alguien que puede decir: "Esto está bien, pero hagámoslo mejor". Un líder puede servir de inspiración para que las personas hagan las cosas de manera diferente. Espero que así se me recuerde.

Aunque voy a echar de menos trabajar en UNOPS, estoy muy emocionada con mi incorporación a ONU-Mujeres. Será el tercer organismo de las Naciones Unidas en el que trabaje. Creo que cuanto más se crece profesionalmente, más se puede ofrecer a las organizaciones. Estoy deseando ver lo que todos nosotros podemos conseguir juntos en ONU-Mujeres.

Estoy muy orgullosa de haber formado parte de UNOPS porque sé que tiene un futuro brillante. Es una organización única. Puede que sea pequeña pero nos conocemos bien entre nosotros y compartimos el mismo sentido del servicio. ¿Quién sabe? A lo mejor ONU-Mujeres y UNOPS encuentran formas de trabajar conjuntamente en el futuro. Puede que no sea la última vez que me vean, aunque la próxima estaré al otro lado de la mesa.