UNOPS

Testimonios: Vicente Huaquisto - El conductor y el encargado de los archivos y del inventario

«Estoy muy orgulloso de formar parte de la familia de UNOPS. Los proyectos y los asociados con los que trabajamos verdaderamente benefician a las personas que más lo necesitan». - Vicente Huaquisto, Conductor de UNOPS en el Perú

https://wwwedit.unops.org/SiteCollectionImages/Voices/vicenteh_240x.jpg

 

A lo largo de 2015, celebraremos algunos de nuestros principales logros, hablaremos con algunos de los miembros del personal que más tiempo llevan trabajando en UNOPS y miraremos hacia el futuro para ver cómo UNOPS puede continuar su misión: servir a las personas necesitadas.

 

Me incorporé a UNOPS en julio de 1992, antes de que se convirtiera en una organización independiente y cuando todavía formaba parte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Trabajé allí durante seis meses y estuve a cargo de los archivos y de las fotocopias.

En 1995, UNOPS se convirtió en una organización independiente y tenía la esperanza de poder trabajar para ella. Solicité un puesto de trabajo en cuanto pude y tuve la suerte de conseguirlo. Yo diría que soy uno de los últimos supervivientes, ya que llevo con UNOPS desde su creación.

Actualmente trabajo como conductor para UNOPS en el Perú, en su oficina de país en Lima. Trabajo como conductor para representantes de UNOPS, pero sigo encargándome de los archivos y de otras tareas logísticas. Gestiono los pedidos y me aseguro de que todas nuestras instalaciones funcionen de manera adecuada. Se podría decir que participo en todos los ámbitos de la oficina.

Uno de los principales desafíos a los que me enfrento en mi trabajo diario es el nivel de tráfico en Lima, que siempre es impredecible. Esto hace que sea difícil calcular el tiempo que tardaré en llevar a los representantes a reuniones, por ejemplo. Tengo que recorrer los itinerarios y siempre planifico con antelación.

Llego al trabajo 30 minutos antes de que comience mi turno para poder comprobar meticulosamente el automóvil y asegurarme de que todo funciona correctamente. Con los archivos, debo comprobar que disponemos de existencias suficientes, sobre todo cuando celebramos eventos o reuniones.

Me gusta trabajar con UNOPS. Nuestra oficina apoya tanto a gobiernos locales y regionales como al gobierno central, y les ayuda a reducir los costos y los plazos. UNOPS presta servicios a todas las entidades del sector público y a organismos descentralizados, con énfasis en la inclusión social. La rapidez es esencial a la hora de tratar con el sector público. Nuestra oficina está comprometida con la eficiencia y garantiza que la prestación de ayuda donde más se necesita se produce de manera rápida y eficaz.

Todo ello me hace estar muy orgulloso de formar parte de la familia de UNOPS. Los proyectos y los asociados con los que trabajamos verdaderamente benefician a las personas que más lo necesitan. Las cuestiones ambientales también son muy importantes para mí y UNOPS es una organización que está comprometida con la protección del medio ambiente y con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Yo diría que el día más desafiante que he vivido ocurrió en 1992. Se produjo un ataque terrorista cerca de la oficina, tan solo tres días después de que la inaugurásemos. Lo recuerdo claramente. Fue un domingo, acudí a la oficina y todas las puertas y ventanas habían estallado. El suceso tuvo un impacto en mi vida que todavía perdura.

Verdaderamente valoro la relación que tengo con los colegas y el poder conocer a personas que participan en el trabajo de UNOPS. Me gustaría pensar que muchas de las personas con las que he trabajado en la oficina tendrán cosas buenas que decir sobre mí y yo pienso lo mismo sobre ellas. Siempre trato de ayudar al personal de UNOPS de cualquier manera posible y es algo que me llena de orgullo.

De cara al futuro, solo veo que UNOPS tendrá un gran porvenir.