The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

Lograr un futuro mejor gota a gota

Los recursos de agua dulce del planeta pertenecen a todos sus habitantes. No obstante, millones de mujeres, hombres, niños y niñas en todo el mundo soportan a diario la indignidad de vivir sin acceso a agua limpia.


Analizamos un proyecto en el norte de la India que ayuda a sentar las bases de comunidades más saludables mediante la mejora del acceso a agua limpia y a instalaciones de saneamiento.

Imágenes

  • © UNOPS/John Rae
¿Qué es el agua gestionada de forma segura?

Agua potable de fuentes situadas en la propia vivienda, sin contaminación y disponible cuando se necesite, e inodoros higiénicos que tratan y eliminan los desechos de forma segura.

El agua es indispensable para la vida. Nuestra existencia depende de ella: la bebemos, cocinamos con ella y la utilizamos para mantener incluso los niveles más básicos de higiene. También la necesitamos para cultivar alimentos y criar animales.

En la India, casi 900 millones de personas viven en una de las 600.000 aldeas rurales del país. En torno al 45% de esta población todavía carece de acceso a agua potable gestionada de forma segura. Esto significa que alrededor de 400 millones de personas viven sin un acceso adecuado a un recurso vital.

En 2019, el Gobierno de la India puso en marcha la Misión Jal Jeevan para proporcionar agua potable adecuada, segura y fiable a todos los hogares de las zonas rurales de la India para 2024 a través de la instalación de grifos de agua corriente funcionales en las viviendas.

UNOPS aunó esfuerzos con el Gobierno de Dinamarca para respaldar la Misión Jal Jeevan en la India mediante capacitación y apoyo técnico estratégico.

Las iniciativas se centran en 137 aldeas del estado de Uttar Pradesh, situado en el noreste del país. Las personas desatendidas que residen en esta zona viven en la extrema pobreza y se enfrentan a problemas graves relacionados con la escasez y la contaminación del agua.

Asimismo, las desigualdades de género se agudizan en el ámbito de los servicios de agua, saneamiento e higiene. Sin servicios de agua, saneamiento e higiene adecuados, las mujeres y niñas se encuentran con obstáculos insuperables que les impiden llevar una vida saludable, segura y productiva.

En la India, las mujeres y niñas cargan con la gran responsabilidad de ir a buscar agua, que constituye un trabajo no remunerado. Se trata de una tarea que puede requerir muchas horas al día; horas que podrían destinarse a la educación, al desarrollo de aptitudes o al acceso a oportunidades económicas.

Malti Devi tiene 23 años y proviene de una pequeña aldea situada en Uttar Pradesh. Se ocupa del hogar familiar y de su hijo mientras su marido trabaja en el campo.

«No teníamos grifos en nuestros hogares. Solíamos ir a buscar agua a una bomba manual que se encontraba lejos. Ir hasta allí llevaba mucho tiempo».

Kalpana, que tiene 18 años, comprende muy bien estas dificultades, pues debía desplazarse hasta pozos comunes situados a las afueras de su aldea. El hecho de tener que dedicar tantas horas a buscar agua para su familia a menudo impedía a Kalpana llegar a tiempo a la escuela. Debía hacer frente a largas esperas en los pozos, ya que multitud de personas se disputaban recursos limitados.

A fin de ayudar a mitigar los problemas ocasionados por las desigualdades de género, el Gobierno de la India ha propiciado que las mujeres representen al menos la mitad de los miembros de cada uno de los comités de agua y saneamiento requeridos en las aldeas. Estos comités son responsables del mantenimiento de los sistemas de suministro de agua en las aldeas.

«Creo que la cuestión de la gestión del agua está ligada a las mujeres [...], que debían pasar entre dos horas y media y tres horas buscando agua para sus familias», cuenta Santosh Soni, consultor de la comunidad en este proyecto. «Las mujeres desempeñan un papel importante en esta cuestión».

«La participación de las mujeres es fundamental, ya que somos nosotras quienes llevamos a cabo todas las tareas».


− Malti Devi
- Residente local

La labor de UNOPS busca involucrar a las comunidades, dirigidas por sus mujeres. Para ello, se determina cuál es la situación y se abordan las necesidades conforme a las experiencias vividas, que son la base del proceso que se sigue.

«Cuando vinimos a la aldea y se inició el examen de la iniciativa La Comunidad No Deja a Nadie Atrás, las mujeres se mostraron reticentes a salir de sus hogares», explica Santosh Soni.

«Llevamos a cabo tres tipos de análisis en el marco de esta iniciativa: en primer lugar, un análisis del saneamiento y la higiene; en segundo lugar, un análisis del agua potable; y en tercer lugar, un análisis de las aguas grises, también conocidas como aguas residuales», informa. «Actualmente, se ha cedido espacio para que sean las propias mujeres quienes faciliten el proceso».

Con el objetivo de apoyar la sostenibilidad a más largo plazo, se moviliza a las comunidades locales con conocimientos y aptitudes para que se encarguen ellas mismas del suministro de agua en sus aldeas. Se desarrolla la capacidad local de forma que las comunidades puedan llevar a cabo el mantenimiento, la vigilancia, el control de calidad del agua y la gestión de las aguas grises. También se muestra a la población cómo las nuevas instalaciones contribuirán a lograr que sus aldeas sean más limpias y ecológicas. UNOPS capacitó a aproximadamente 700 mujeres en técnicas para analizar el agua y así poder comprobar el estado de las fuentes de agua potable de sus aldeas.

Usha Devi participó en el programa de capacitación sobre el análisis del agua dirigido por UNOPS. Usha, que procede de la aldea de Ramgoolam, en Uttar Pradesh, se casó joven y no se le permitió seguir estudiando. Quería apoyar a su comunidad y mostró gran interés en participar en la capacitación.

«Ahora me siento empoderada, a pesar de la educación formal tan limitada que recibí, ya que puedo enseñar a otras personas a gestionar el agua. Siento una confianza renovada en mí misma, puedo ocuparme mejor de mi hogar, tomar decisiones fundamentadas, compartir técnicas de conservación del agua y mostrar cómo gestionar de manera eficiente las aguas residuales», comenta.

Savita Kaushik, que vive en una aldea vecina, afirma sentirse del mismo modo.

«Nos dimos cuenta de la cantidad de agua que desperdiciamos cada día y que podría aprovecharse y utilizarse en los huertos. Ahora, ahorramos agua y hemos empezado a usar las aguas grises de manera más eficiente», apunta.

La Misión Jal Jeevan tiene como objetivo garantizar que no se deje a nadie atrás, y para ello se asegura de que cada aldea cuente con una cobertura del 100%. Actualmente, la iniciativa ha logrado casi el 50% de su objetivo.

En materia de agua, saneamiento e higiene, cada ciudad, pueblo y aldea cuenta si queremos lograr el Objetivo de Desarrollo Sostenible 6: garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para toda la población para 2030.

A escala mundial, los niveles de progreso actuales dejarán al planeta muy lejos de conseguir este objetivo, de modo que miles de millones de personas se quedarían atrás.

Nuevos datos obtenidos por el Programa Conjunto de la OMS y UNICEF de Monitoreo muestran que las iniciativas que se están llevando a cabo actualmente para mejorar el acceso a servicios de agua y saneamiento seguros deben cuadriplicarse para cumplir este objetivo. Además, es necesaria la participación de todo el mundo para hacerlo posible, desde las personas encargadas de formular políticas al más alto nivel hasta las comunidades individuales.

Información sobre el proyecto

UNOPS y el Gobierno de Dinamarca colaboran en el marco más amplio de la Alianza Verde Estratégica India-Dinamarca de 2020. El objetivo del proyecto es proporcionar apoyo técnico estratégico a la Misión Jal Jeevan, el programa nacional más importante del Gobierno de la India, que vela por que todos los hogares de zonas rurales de la India dispongan de grifos de agua corriente funcionales para 2024.

Conforme al acuerdo, UNOPS trabaja en 137 aldeas de 11 de los distritos con mayor escasez de agua de las regiones de Bundelkhand y Vindhya, en Uttar Pradesh. Las iniciativas priorizan la participación activa de la comunidad, con especial atención a la igualdad de género.


Descubrir más