The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

Cómo generar un cambio positivo gracias al poder del teatro

Un grupo de teatro itinerante ayudó a comunidades remotas de Nepal a reunirse y hablar sobre la discriminación por razón de género, la violencia y el acceso a la justicia.

El terremoto y las réplicas posteriores que sacudieron Nepal en abril y mayo de 2015 devastaron la nación del Himalaya. Cerca de 9.000 personas fallecieron, más de 20.000 resultaron heridas y los costos de los daños en la infraestructura del país se estimaron en casi 10.000 millones USD, es decir, aproximadamente la mitad del producto interno bruto anual de Nepal en ese año. 

Desde entonces, tras la respuesta humanitaria inicial, el país ha emprendido un enorme ejercicio de reconstrucción, con escuelas, viviendas y comunidades enteras levantadas desde los escombros mediante una serie de proyectos de desarrollo nuevos y ya existentes.

Un equipo de UNOPS encargado del proyecto para la modernización y la mejora del orden público, financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido, tenía el objetivo de reforzar el acceso a la seguridad y la justicia para las personas más vulnerables mediante la mejora de los servicios de policía y la construcción de 58 comisarías en Nepal.

Como parte del proceso de construcción, el equipo del proyecto se reunió con las comunidades locales, en especial con las mujeres, para debatir acerca de los obstáculos que encontraban al intentar acceder a la justicia y la seguridad. Era importante garantizar que los diferentes servicios prestados por la policía en esas instalaciones se utilizaran y perduraran.

Las mismas cuestiones predominaban en casi todas las comunidades: el matrimonio infantil, la violencia doméstica y los sentimientos de enfado y frustración por parte de muchas mujeres debido a la falta de oportunidades a su disposición para acceder a la seguridad y la justicia. Un gran número de mujeres también explicaron que no podían expresar sus miedos al respecto por las arraigadas normas sociales vigentes en su sociedad. 

Asimismo, se puso de manifiesto que las mujeres de las comunidades rurales a menudo no confiaban en que la mejora del sistema de policía y de justicia pudiera propiciar un cambio positivo de su situación.

Como respuesta, a principios de 2019, UNOPS y sus asociados idearon una actividad innovadora para invitar a las personas de las comunidades rurales afectadas, incluido personal de la policía y del sistema de justicia, a reunirse y entablar un diálogo compartido sobre las normas sociales que consienten la discriminación y la violencia contra las mujeres. También se esperaba alentar a la policía y el servicio de justicia a reflexionar sobre las normas sociales y las creencias conexas que influyen en el cumplimiento de su labor.

La solución para lograrlo fue poco convencional: una obra de teatro itinerante. Tras el proceso de licitación, se eligió al grupo de teatro Shilpee (cuyo nombre está inspirado por la palabra del sánscrito para «artista»), de Katmandú, para escribir y representar una obra. Se utilizó un enfoque participativo, conocido como teatro foro, que trata situaciones de la vida real mediante un diálogo entre el público y el escenario. Se animó a integrantes de las comunidades a participar en la representación y a solucionar los problemas que afrontaban los personajes de la obra, adaptándolos a su situación particular.

Normalmente no nos presentamos a trabajos de ese tipo, pero este proyecto nos pareció adecuado. Tuvimos libertad artística para adaptar la obra, al tiempo que recibimos apoyo y orientación por parte de UNOPS cuando lo necesitamos».

Ghimire Yubaraj - Director Artístico de Shilpee

Ghimire y su equipo se pusieron rápidamente a trabajar en la historia y la producción de la obra, y UNOPS y otras partes interesadas los aconsejaron con regularidad. UNOPS también coordinó a especialistas para hacer sugerencias fundamentales sobre los principales temas que se debían abordar en la obra: la violencia doméstica, el matrimonio infantil, el juego y el alcoholismo, así como las vías de acción a disposición de la comunidad para solucionarlos.

Tras tres meses de preparación, estuvo lista la obra, llamada Kalpana ra Urmila Dukha Ma chan (Kalpana y Urmila están sufriendo). La obra se estrenó en el teatro de Shilpee, llamado Gothale en honor al famoso dramaturgo nepalés Govinda Gothale. La primera representación tuvo una buena acogida y obtuvo críticas positivas por parte de la prensa. El teatro Gothale era el lugar idóneo para representar la nueva obra, ya que la totalidad del edificio se había construido con ladrillos donados por la comunidad local. Una campaña de promoción de la iniciativa atrajo 70.000 donaciones de ladrillos, que después utilizaron los actores y los dramaturgos para construir su propio teatro a mano durante diez meses. 

Entonces, llegó el momento de salir de gira. Planearla fue sencillo, solo hubo que contactar con las 33 comunidades en las que se había construido una nueva comisaría en el marco de un proyecto más amplio.

Sin embargo, poner el plan en práctica resultó bastante más complicado. El terreno montañoso y la a menudo deficiente infraestructura vial dificultaron los viajes del grupo de teatro itinerante, formado por 15 personas, entre ellas 12 actores y actrices.

«Fue muy difícil llegar a esos lugares. Las condiciones de las carreteras no eran óptimas, en especial para nuestro vehículo, un minibús», recuerda Ghimire, quien también hizo las veces de narrador de la historia.

Integrantes del grupo teatral y habitantes de la comunidad ayudan a sacar el minibús del lecho del río.

La gira comenzó en Birendranagar, en el distrito nepalés de Surkhet. Desde allí continuó por el extremo occidental del país, con actuaciones en comunidades hablantes de nepalés, antes de dirigirse a algunas de las poblaciones más remotas de Nepal. Más adelante, se llevó la representación a las llanuras orientales y meridionales de Nepal, donde la obra pasó a representarse en tharu y maithili.

Muchas veces tuvimos que estacionar el vehículo lejos de las comunidades a las que estábamos viajando y terminar el camino a pie, cargando todo el equipo a la espalda durante hasta una hora. En el equipaje, llevábamos un generador y nuestro equipo de iluminación. Al terminar, teníamos que cargarlo de vuelta».

Ghimire Yubaraj - Director Artístico de Shilpee

Como la infraestructura vial era tan poco segura, las comunidades montañosas no estaban acostumbradas a ver vehículos de viaje. Por ello, acoger a un grupo de teatro de la ciudad era en sí mismo un acontecimiento que nadie quería perderse. Quienes vivían en las afueras viajaban a las plazas de los pueblos, que veían aumentar el número de personas allí presentes por hora.

Público en una ladera en Tallo Khali (Jajarkot).

En algunas representaciones, como las de Rajapur (Bardiya) y Khalanga Bazaar (Jajarkot), más de 1.200 personas acudieron a ver la obra. En algunos casos, se unieron al público miembros de la jefatura de policía, así como del funcionariado electo, incluidos representantes de los órganos judiciales locales.

La obra representaba problemas comunes y normas sociales discriminatorias por razón de género normalizadas en muchas familias de Nepal. En particular, puso de relieve los desafíos a los que se enfrentan con frecuencia las mujeres y las niñas. Habida cuenta del formato participativo de la obra, el público asistente intervino en los debates finales, en los que se formularon preguntas esenciales y se mostraron las opciones a disposición de los personajes para acceder a los servicios de seguridad y justicia.

Tras representar la obra 33 veces durante seis semanas en diez distritos diferentes, Shilpee había cumplido su misión.

Ghimire reflexiona sobre lo que fue uno de los mayores desafíos de su carrera: «Tuve dudas durante el proceso, pero cuando terminamos, me di cuenta de que había sido una experiencia maravillosa. No soy capaz de describirlo.

Fue fabuloso actuar en una pequeña pradera entre montañas, como si de un anfiteatro se tratara. Actuamos en la plaza de un barrio. Convertíamos lo que encontrábamos en un teatro».

Ghimire Yubaraj - Director Artístico de Shilpee

Para el equipo del proyecto, alentar a las personas de la comunidad a que identificaran las normas sociales adversas, dialogaran al respecto y las cuestionaran en la medida de lo posible fue el primer paso para cambiar las prácticas y los comportamientos perjudiciales.

La obra fue una gran manera de fomentar el debate comunitario sobre los obstáculos que encuentran para acceder a los servicios de policía».

Mette Nielsen - Asesora en materia de Paz, Seguridad y Justicia en Nepal para el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido

«El enfoque participativo constituyó una herramienta importante para que las comunidades reflexionaran tanto sobre los obstáculos que encuentran en el seno de la comunidad como sobre su relación con la policía. Fue una idea fantástica basar la historia en experiencias reales que mostraran problemas importantes para la población», añade.

Durante la actuación y después de esta, muchas personas han compartido sus experiencias y opiniones positivas sobre cómo deberían lidiar con esa clase de cuestiones sociales. En algunos casos, integrantes de la comunidad compartieron sus historias personales con entusiasmo y manifestaron lo mucho que se sentían representados y representadas por los personajes de la obra. Además, mostraron su disposición a poner en tela de juicio las normas discriminatorias y la violencia cuando las presenciaran. 

Janak Raj Pant, Oficial Jefe del Distrito de Jajarkot, encomió a todo el equipo por reflejar los problemas con tanta precisión y explicó con qué oficinas había que contactar para resolver los casos descritos en la representación.

[La obra] ha arrojado luz sobre la realidad de la vida en las zonas rurales. El juego, la violencia contra las mujeres, el consumo de alcohol y muchos problemas más se presentaron de manera muy verídica. Los incidentes que se describen no solo muestran la realidad, sino que generan muchas preguntas. Estamos muy agradecidos al equipo. Tenemos el deber de alzar la voz contra esos males sociales».

Janak Raj Pant - Oficial Jefe del Distrito de Jajarkot

El funcionariado también sugirió que se representara la obra en otras zonas y comunidades de Nepal. Asimismo, algunas comunidades han pedido a Ghimire y al grupo que regresen.

«Cuando la gente dice “por favor, vuelvan”, es cuando te das cuenta de que mereció la pena», dice Ghimire.

«No hay sensación más bonita que el aprecio de la gente. Es algo único y muy importante, totalmente nuevo para esas comunidades. Les resulta muy esclarecedor. Fue todo un aprendizaje para mí».

Actuación del grupo teatral en Tallodungeshor (Dialekh). La escena muestra a la nuera, que comparte su soledad y su tristeza con los árboles y los animales, puesto que nadie de su familia la escucha.

Información sobre el proyecto

El proyecto para la modernización y la mejora del orden público (Modernization and improvement of policing project), financiado por Ministerio de Relaciones Exteriores, el Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido, e implementado por UNOPS, está encaminado a reforzar el acceso a la seguridad y la justicia para las personas más vulnerables mediante la mejora de los servicios de policía y la construcción o reforma de las comisarías.

El proyecto forma parte de una iniciativa del Gobierno de Nepal y el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Commonwealth y Desarrollo del Reino Unido, que tiene como objetivo mejorar la seguridad y el acceso a la justicia de las personas pobres y tradicionalmente excluidas, en especial de las mujeres y las niñas.

Tras el terremoto de 2015, el proyecto amplió su ámbito de aplicación a más zonas que resultaron gravemente afectadas, con lo que se añadieron nueve ubicaciones adicionales en distritos afectados por el terremoto a las 20 construcciones planeadas originalmente. Más tarde, se añadieron 29 edificios como parte de las fases 2 y 3. Hasta la fecha, se han terminado 30 edificios nuevos y se están construyendo otros 28, la mayoría en zonas rurales remotas. Muchos de los edificios reemplazados quedaron destruidos durante los diez años de conflicto en el país que terminaron en noviembre de 2006.


Descubrir más