The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

El incremento del apoyo a los agricultores de Níger está ayudando a mejorar la seguridad alimentaria, promover las economías locales y desarrollar la resiliencia de las comunidades.

Photos

  • © UNOPS/Ricci Shryock

Níger tiene la tasa de natalidad más alta del mundo, sufre continuamente sequías que, además, se han intensificado debido al cambio climático, y apenas cuenta con tierras cultivables y acceso al agua. En este contexto, producir suficiente comida para una población que crece exponencialmente es un verdadero desafío.

Cerca del 80% de este país sin litoral se sitúa en el desierto del Sáhara y la mayoría de sus 23 millones de habitantes vive en zonas cultivables en el sur y el oeste del país. La economía de Níger se basa en gran medida en la agricultura y mucha de su población depende de la ganadería y de los cultivos de subsistencia (como el maíz y el sorgo) para sobrevivir y ganarse la vida. El calentamiento global ha exacerbado los desafíos a los que se enfrenta el país, que comprometen constantemente la seguridad alimentaria, el desarrollo sostenible y el crecimiento económico.

¿Sabía que…?

  • La agricultura constituye el 40% del producto interno bruto de Níger y más del 80% de la población vive en zonas rurales. Además, se estima que un quinto de la población no puede cubrir sus necesidades alimentarias.

«El cambio climático supone una seria amenaza para las comunidades de Níger, donde más del 80% de la población depende de la agricultura. Como sabemos, las temperaturas del Sahel están aumentando a un ritmo 1,5 veces superior al del resto del mundo. Esto agrava unas condiciones climáticas que ya de por sí son complicadas y ejerce una presión adicional sobre los agricultores y los recursos», declara Abdalah Adamou Maiguizo, Director del Proyecto de Comunidades Resilientes al Clima de MCA Níger.

Para contribuir a mejorar la seguridad alimentaria de la creciente población de Níger y afrontar los desafíos climáticos, UNOPS apoya la Millennium Challenge Account de Níger (MCA Níger). Gracias a esta, se elaborará un programa ambicioso, que contará con la financiación de la Millennium Challenge Corporation y con fondos adicionales del Banco Mundial, y cuya finalidad será aprovechar el potencial de la agricultura del país, fomentar el desarrollo económico y garantizar un uso más sostenible de los recursos naturales.

El objetivo final es aumentar la resiliencia de las comunidades.

Mejora de la infraestructura de abastecimiento de agua

Mejora de la infraestructura de abastecimiento de agua

En Níger solo llueve tres meses al año, entre junio y septiembre. Por este motivo, disponer de acceso al agua es uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los agricultores locales, que deben buscar formas alternativas de regar sus cultivos el resto del año.

En Birni-N'Konni, un departamento de la región de Tahoua que está cerca de la frontera con Nigeria, un sistema de riego ha provisto de agua a las tierras de cultivo durante más de 40 años. En su día, servía para regar unas 3.000 hectáreas de tierra de la zona. Sin embargo, con el paso del tiempo, el sistema se ha deteriorado y tiene fugas que han reducido significativamente su capacidad. A su vez, esto ha afectado al rendimiento de los cultivos y los agricultores se han visto obligados a buscar alternativas para regar sus tierras, como cavar pozos de agua, que podrían inundarse y no tienen suficiente capacidad para regar amplias extensiones de tierra.

Better prospects for Niger’s farmers - Better infrastructure

Agricultores como Hamza Saidou consideran que reparar y mejorar la infraestructura actual de riego puede ayudar a incrementar el rendimiento agrícola, lo que beneficiaría a las economías locales e incrementaría la seguridad alimentaria.

Las semillas que cultivo requieren mucha agua, por lo que también tengo que utilizar agua del pozo. Gracias al proyecto de rehabilitación, podría incluso aumentar el cultivo de moringa».

Hamza Saidou - Agricultor

Para incrementar el abastecimiento de agua de las explotaciones de Birni-N’Konni, se rehabilitarán dos presas y se reparará y ampliará el sistema actual de riego, de manera que pasará a tener capacidad para regar 5.000 hectáreas de tierra.

Acceso a los mercados

Acceso a los mercados

Mejorar la disponibilidad de agua resuelve solo uno de los retos a los que se enfrentan estas comunidades. Otra de las dificultades que tienen agricultores como Hamza es encontrar compradores para los productos recién cosechados.

«Lo que me preocupa ahora es que las cebollas están listas para ser recolectadas, pero llevo una semana buscando un comprador sin éxito. Esta ha sido siempre nuestra mayor preocupación», afirma Hamza.

Con el fin de mejorar el acceso a los mercados, se establecerá una red que conectará a agricultores locales con empresas privadas para aumentar la competitividad y las oportunidades comerciales.

En el marco del programa MCA Níger, el Gobierno también planea abrir sus mercados agrícolas a países vecinos para facilitar el comercio transfronterizo. Esta medida favorecerá particularmente a los agricultores que viven en Birni-N'Konni, ya que se encuentran cerca de la frontera entre Níger y Nigeria.

Apoyo a las agricultoras

Apoyo a las agricultoras

En la región cercana de Maradi, las mujeres han desempeñado tradicionalmente un papel fundamental en la agricultura y son la base de la producción local de alimentos. Las mujeres constituyen alrededor del 70% de la mano de obra agrícola de Níger. Sin embargo, el rendimiento de sus cultivos suele ser muy inferior al de aquellos producidos por los hombres.

En la región de Maradi y en otras partes del país, prevalecen las desigualdades de género sistemáticas que existen en el ámbito de la agricultura. Estas desigualdades quedan patentes en la falta de acceso de las mujeres a nuevas tecnologías agrícolas, a préstamos en condiciones de mercado y a servicios de crédito, así como en la baja proporción de mujeres que son propietarias de tierras.

Afrontar estos desafíos es esencial para contribuir al empoderamiento de las mujeres, el aumento de la producción de alimentos y el desarrollo de la resiliencia de las comunidades.

Meri Mahaman es la líder de la unión de agricultoras de El Kolta, donde la escasez de alimentos ha supuesto que sus residentes hayan tenido que desplazarse a menudo a ciudades vecinas para comprar suministros esenciales. En consecuencia, dedican más tiempo a desplazarse para obtener comida y menos a desarrollar la agricultura local. «Si las personas que viven aquí dejan de comprar comida en otros lugares, contribuirán a nuestra economía [local] y habrá alimentos en abundancia», explica Meri.

Con el fin de fomentar la producción agrícola en Maradi, se están concediendo donaciones especiales y préstamos para la comercialización a agricultoras como Meri para impulsar sus explotaciones y su capacidad agrícola. Estas donaciones se suelen destinar a la compra de provisiones y la construcción de infraestructura, como instalaciones de almacenamiento y equipos.

Si todas las mujeres que viven aquí encontraran un trabajo o tuvieran dinero suficiente, [...] dejarían de sufrir. Se sentirían realizadas».

Meri Mahaman - Líder de la unión de agricultoras de El Kolta

Un ganado sano

Un ganado sano

La disponibilidad de tierras de pastoreo es otra de las cuestiones que comprometen la seguridad alimentaria en Níger. La escasez de tierras no solo afecta a los agricultores, sino también a los ganaderos, que han visto cómo la cantidad de tierras de pastoreo disponibles ha ido disminuyendo a lo largo de los años.

«Antes aquí no había muchos habitantes, pero ahora hay demasiadas personas. Por eso, el poco espacio que quedaba para la agricultura y la ganadería se ha destinado exclusivamente al cultivo», explica Harouna Garba, ganadero desde hace 15 años.

La escasez de tierras de pastoreo conlleva que los ganaderos deban comprar a menudo pienso para alimentar a sus rebaños, lo que supone un gasto adicional que muchos hogares no pueden permitirse.

¿Sabía que…?

  • Una vía pecuaria es una zona de tierra que ha sido delimitada para que los ganaderos tengan acceso a tierras de pastoreo. Gracias a ella, se garantiza la disponibilidad de alimento para el ganado y se evita que los cultivos de las tierras de los agricultores sufran daños, de manera que se reduce el riesgo de conflictos entre ganaderos y agricultores.

A veces, debemos privarnos de comer para poder comprar alimento para las vacas, porque no tenemos dinero para todo y no hay pastos suficientes para alimentarlas».

Rabi Abdou - Ganadera

La creación de una vía pecuaria de 180 km de longitud en la región de Maradi proporciona a los ganaderos tierras destinadas exclusivamente al pastoreo con el fin de paliar la escasez de pastos. Una nueva infraestructura contribuirá a garantizar la disponibilidad de agua potable a lo largo de toda la vía.

Asimismo, un programa a gran escala de vacunación del ganado está contribuyendo a prevenir enfermedades mortales y mejorar la salud general del ganado.

Antes de las vacunaciones, [los animales] no estaban bien y teníamos muchos problemas porque había una enfermedad que atacaba a nuestro ganado».

Harouna Garba - Ganadero

Información sobre el programa

El programa, implementado a través de la Millennium Challenge Account de Níger (MCA Níger), tiene un presupuesto de 437 millones USD y está financiado por la Millenium Challenge Corporation. MCA Níger es una entidad especial creada por el Gobierno nigerino para gestionar los fondos y cuenta con el apoyo de UNOPS, que presta asistencia técnica y administrativa al programa. 

Este programa quinquenal, que beneficiará a cuatro millones de personas de las regiones de Dosso, Maradi, Tahoua y Tillabéri, consta de dos proyectos destinados a reducir la pobreza y fomentar el crecimiento económico.

El Proyecto de Riego y Acceso al Mercado tiene como objetivo rehabilitar los sistemas de riego existentes y construir nuevos para aumentar la capacidad de riego a 5.000 hectáreas de tierra.

En el marco de este proyecto, se rehabilitarán más de 300 km de carreteras para mejorar el acceso a los mercados. Asimismo, se llevarán a cabo reformas sectoriales que contribuirán a mejorar la gestión de los recursos naturales y de la tierra, el mantenimiento de las carreteras y la disponibilidad de fertilizantes de calidad a precios asequibles. Por último, la capacitación de agricultores permitirá la transferencia de conocimientos sobre prácticas de mercado y mantenimiento de la infraestructura de riego.

El Proyecto de Comunidades Resilientes al Clima, que está cofinanciado por el Banco Mundial, prestará apoyo a la ganadería por medio de la mejora del control de las enfermedades de los animales, la renovación de la infraestructura de abastecimiento de agua y de los pastos a lo largo de las vías pecuarias, y la modernización de la infraestructura del mercado de ganado. De esta forma, se beneficiará a más de 3,4 millones de personas.

Este proyecto también fomentará la agricultura resiliente al clima a través donaciones y actividades de capacitación para más de 300.000 hogares.


Descubrir más