The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

En los últimos diez años, Haití ha sido devastado por una serie de desastres naturales y fenómenos meteorológicos extremos. En 2008, el país fue azotado por cuatro huracanes que se cobraron la vida de 800 personas y destruyeron terrenos de cultivo. Menos de dos años después, un terremoto de magnitud 7 sacudió la capital del país. Más de 220.000 personas perdieron la vida y 1,5 millones de personas quedaron sin hogar.

La combinación de infraestructura deficiente, zonas urbanas densamente pobladas y falta de preparación ante desastres ha dejado a la población de Haití, de aproximadamente 11 millones de habitantes, extremadamente vulnerable a los efectos de los desastres naturales. Dada la frecuencia con que se producen estos fenómenos, la planificación y la construcción de infraestructura resiliente es crucial para crear entornos más seguros y un futuro más sostenible para la población de Haití.

Junto con sus asociados, UNOPS ha estado trabajando con comunidades de todo el país para lograr precisamente esto, ayudando a reconstruir y rehabilitar infraestructuras clave que puedan soportar mejor los tipos de fuerza bruta de la naturaleza que han devastado este pequeño Estado insular en desarrollo.

Analizamos tres proyectos, implementados por UNOPS, que ayudan a construir un futuro más resiliente para Haití y mejoran el acceso a la sanidad, la educación y otros servicios públicos.

Mejora de la educación

Mejora de la educación

Actualmente, UNOPS reconstruye una escuela y un dispensario que solían encontrarse en el corazón de uno de los barrios más pobres de Puerto Príncipe, Fort National. La escuela, a la que asistían más de 700 estudiantes, fue completamente destruida por el terremoto de 2010. Aunque se reconstruyó una nueva escuela en otro lugar cercano, el emplazamiento de la anterior quedó vacío y se convirtió en un vertedero de basura, lo que generó una serie de problemas sociales y sanitarios para la comunidad vecina.

Aquel lugar vacío incitaba a la delincuencia. Me alegra ver que las actividades para reconstruir la escuela han dado sus frutos. Nuestros hijos o nuestros nietos nos lo agradecerán».

Baptichon Jude - habitante de Fort National

Con el objetivo de solucionar este problema y también mejorar la calidad de la educación disponible, en particular, para las niñas, la comunidad empezó a trabajar con la Congregación de las Hermanas de santa Ana y UNOPS para construir una escuela adicional en su ubicación original. La instalación tendrá capacidad para 520 alumnas y ofrece la posibilidad de ampliar dicha capacidad a 720 plazas si es necesario.

Se espera que la construcción se finalice más adelante este año y que beneficie a hasta 40.000 personas. El proyecto ya ha generado más de 900 empleos en la comunidad y se prevé que se creen otros 1.000 empleos más a medida que avanzan los trabajos.

Fotografía: Representación de la escuela en 3D

«Trabajamos en una de las zonas más desafiantes del mundo para construir infraestructura que ayudará a empoderar a las mujeres y a facilitarles el acceso a la educación, así como a lograr que las familias tengan acceso a una mejor atención sanitaria», explica el Gestor de proyectos de UNOPS, Pierre-Yves Jousseaume.

La nueva escuela y el nuevo dispensario han sido diseñados para resistir futuros terremotos y huracanes y contarán con sus propios depósitos de agua y suministros de energía, así como con instalaciones fáciles de mantener. Esto incluye la fontanería y la ventilación, que ayudarán a garantizar que las instalaciones sean completamente funcionales cuando se produzcan fenómenos meteorológicos extremos.  

Este proyecto representa todo lo que creo que hacemos mejor en UNOPS... Es el ADN de lo que hacemos».

Pierre-Yves Jousseaume - Gestor de proyectos de UNOPS

Parte del proyecto también incluyó la limpieza del sistema de drenaje circundante, que estaba bloqueado por escombros y desechos del terremoto de 2010. En la zona cerca del canal de drenaje se encontraba antaño un bullicioso mercado, pero fue abandonado debido a las inundaciones y a los problemas de saneamiento. Tras las iniciativas de limpieza, lideradas por la comunidad y que incluyeron una capacitación para los residentes sobre la gestión eficaz de los desechos, los proveedores han regresado al lugar que ocupaba el mercado para seguir vendiendo sus productos.


Mejora de los accesos

Mejora de los accesos

En los departamentos de Grand’Anse y Sud, UNOPS finalizó recientemente un proyecto para construir y rehabilitar una serie de carreteras dañadas por el huracán Matthew en 2016 y hacerlas accesibles durante las intensas precipitaciones. El proyecto, financiado por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, incluyó la construcción de varias carreteras y puentes nuevos que mejorarán los accesos a lugares en los que las personas se vieron obligadas a cruzar ríos para llegar a sus hogares. Las obras garantizan que las comunidades vecinas puedan acceder a servicios públicos importantes, como hospitales y escuelas, pero también permitirán evacuaciones más seguras para las personas, en caso de que se produzca un desastre natural.

Obras adicionales

Dado el éxito de este proyecto, el Gobierno de Haití, el Banco Mundial y UNOPS iniciaron recientemente una nueva asociación para construir y rehabilitar otros 80 kilómetros de carreteras en otros dos departamentos del país: Artibonite y Centre. Está previsto que las obras se terminen en 2020.

Es importante destacar que muchos de los miembros de la comunidad local que se vieron gravemente afectados por el huracán Matthew fueron contratados para trabajar en el proyecto, que genera salarios y brinda valiosas oportunidades de aprendizaje. Las mujeres representaron más del 40% de la mano de obra del proyecto, gracias al cual adquirieron nuevas competencias y conocimientos que mejorarán sus perspectivas de empleo en el futuro.

«Ahora puedo hacer este trabajo y me resulta bastante fácil, gracias a la formación que recibí. Estoy muy agradecida por este proyecto. Nos ha brindado a las mujeres la oportunidad de desarrollar nuestras habilidades», señaló Marie Carine François, una empleada de la construcción que trabaja en el proyecto.

Se han rehabilitado un total de 25 kilómetros de carreteras y se ha contratado a más de 16.300 personas para completar las obras.


Mejora de la sanidad

Mejora de la sanidad

En la capital de Haití, Puerto Príncipe, UNOPS ha construido tres hospitales comunitarios para aliviar la presión sobre el principal hospital de la ciudad. Las instalaciones se encuentran en zonas densamente pobladas alrededor de la ciudad y están construidas con materiales sostenibles diseñados para resistir los impactos de terremotos y huracanes. Ya se perciben los efectos positivos de los nuevos hospitales, en los que se llevan a cabo 8.000 consultas, 150 cesáreas y 400 hospitalizaciones cada mes.

Información adicional

El proyecto forma parte de una iniciativa más amplia para fortalecer la infraestructura sanitaria en Haití. En asociación con el PNUD y UNFPA, se han construido un total de 11 centros sanitarios desde 2014 gracias a la financiación del Ministerio de Salud de Brasil, de los Gobiernos de Canadá, Cuba, Haití y México, así como de la Petunia Foundation, de la Organización Panamericana de la Salud y de la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH).

«Este proyecto no solo ha proporcionado servicios de salud de calidad a la comunidad local, sino que también se ha convertido en una institución de confianza. Podemos verlo en el número cada vez mayor de visitas que recibe el hospital», apunta el Dr. Emmanuel Louis Charles, director médico de uno de los hospitales.

«Solíamos tener alrededor de 30 pacientes al día, mientras que ahora el hospital registra entre 120 y 150 consultas cualquier día de la semana», agrega.

UNOPS ofrece formación al personal médico y técnico para garantizar que el país tenga la capacidad suficiente para mantener y dirigir los hospitales a largo plazo.

Además, UNOPS adquirió 40 ambulancias y construyó un taller en el que repararlas para ayudar a fortalecer la capacidad local y garantizar el buen mantenimiento de estos vehículos. Asimismo, los mecánicos locales recibieron capacitación. También se construyó un centro de rehabilitación que ofrece fisioterapia, así como rehabilitación visual, auditiva y del habla, el primero de este tipo en Haití.


Descubrir más