The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

Un entorno más seguro para el personal de obras

La salud y la seguridad en los sitios de obras debe ser la norma, no la excepción, independientemente de la ubicación.

COVID-19 y la seguridad en obras

Las medidas de seguridad van más allá de la seguridad física. Invitamos a todas las personas que trabajan en proyectos ejecutados por UNOPS a acatar las orientaciones de la Organización Mundial de la Salud en materia de prevención de la propagación de la COVID-19.

Según la Organización Internacional del Trabajo, más de 2,3 millones de personas fallecen cada año a causa de accidentes o enfermedades relacionados con el lugar de trabajo. Asimismo, muchas más sufren una reducción significativa de la calidad de vida por las mismas causas.

Aproximadamente uno de cada seis accidentes mortales en el trabajo ocurre en el sector de la construcción. Esto implica que alrededor de 60.000 personas que trabajan en obras de construcción pierden la vida en tan solo un año.

El sector del desarrollo no está exento del padecimiento causado por este tipo de lesiones y enfermedades. UNOPS trabaja a menudo con contratistas locales para ejecutar proyectos de desarrollo en algunos de los entornos más desafiantes del mundo. Sin embargo, desafortunadamente en algunos lugares, la seguridad en el entorno de trabajo no recibe la importancia que merece. Y a veces prácticamente se ignora.

Esto se debe a diversos factores. La normativa vigente en salud y seguridad en el trabajo sigue siendo insuficiente en ciertos países. En otros, la normativa vigente al respecto se queda a menudo en el papel.

Asimismo, la falta de información o de comprensión de las mejores prácticas en materia de salud y seguridad ocupacionales dificulta su cumplimiento.

En algunas ocasiones, los contratistas consideran que la salud y seguridad ocupacionales representan una carga que altera los tiempos de ejecución y los costos de los proyectos. Además, no siempre ven un aliciente en mejorar sus estándares.

En países que enfrentan aún más desafíos, como conflictos, desplazamientos internos y pobreza, la salud y la seguridad en los sitios de construcción no ocupan un papel central ni se consideran prioridades.

Todo esto repercute en la cultura de salud y seguridad, que suele quedar en segundo plano frente a otros asuntos. Sin embargo, se debería imprimir la seriedad debida a los asuntos de salud y seguridad ocupacionales independientemente del país en el que se trabaje.

Todas las personas que trabajan tienen derecho a un entorno laboral seguro que les permita regresar a casa con vida, sin lesiones y sanas».

En UNOPS, trabajamos para garantizar que esto se haga realidad en los proyectos que ejecutamos en todo el mundo. Ayudamos a contratistas a desarrollar su capacidad en salud y seguridad ocupacionales animándoles a adoptar estándares básicos en la materia, que son válidos en todos los países.

Al trabajar con contratistas, a menudo pequeñas o medianas empresas, les brindamos capacitación y lo necesario para ayudar a desarrollar una cultura de salud y seguridad ocupacionales.

Incluso antes de ser elegidos para la implementación de proyectos de UNOPS, los contratistas reciben información sobre las políticas y los requisitos de salud y seguridad de UNOPS, las cuales ellos también deben cumplir a cabalidad.

Las políticas y los requisitos incluyen llevar a cabo evaluaciones de riesgos, inspecciones de obra semanales y sesiones informativas iniciales sobre la obra. Las sesiones informativas iniciales cubren una variedad de temas, desde proporcionar información sobre el plan logístico, las amenazas y los procedimientos de evacuación hasta explicar procedimientos en emergencias y primeros auxilios, así como los deberes y responsabilidades de todas las personas dentro de la obra.

En caso de que ocurra un accidente o un cuasiaccidente, los contratistas deben informar a UNOPS. Estos casos deben investigarse exhaustivamente y se tienen que adoptar medidas para impedir que se repitan. De esta manera, ayudamos a garantizar que las lecciones aprendidas sirvan para hacer que las obras sean cada vez más seguras.

No solo se salvan vidas al ayudar a que el personal regrese a casa sin lesiones ni enfermedades, también se fortalece la competitividad de los contratistas locales que les beneficiará en trabajos futuros.

Puede que todo esto parezca solo un grano de arena en el desierto, pero cada persona con la que trabajamos en mejorar los estándares de salud y seguridad ocupacionales aprovecha ese conocimiento para ponerlo en práctica en la siguiente obra. Y en la siguiente. Y en la siguiente; de forma que adopta y difunde la cultura de salud y seguridad ocupacionales en cada actividad.


Descubrir más