The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

En las zonas rurales de Myanmar, las largas distancias que hay que recorrer para llegar a los hospitales pueden poner en peligro la vida de mujeres embarazadas en caso de emergencia.

El desplazamiento

El desplazamiento


Daw Mana Kee Pai estaba embarazada de su quinto hijo cuando empezó a sufrir complicaciones relacionadas con el parto.

«Me asusté cuando vi el brazo del bebé salir, así que llamé inmediatamente a la partera auxiliar», explica U Gee Tung Mon, el esposo de Kee Pai. La partera auxiliar mandó enseguida a su mujer al hospital de Mindat, a varias horas de distancia.

El autobús que va de Lon Pang a Mindat solamente pasa dos veces a la semana por la aldea. Normalmente espera unas horas a los pasajeros antes de salir, pero Kee Pai no podía esperar.

Tung Mon convenció al conductor de que saliera inmediatamente y fuera directo al hospital porque la vida de su mujer y de su hijo estaba en juego. Sin duda, tenía motivos para preocuparse.


282
Tasa de mortalidad materna
Tasa de mortalidad materna (estimación por cada 100.000 nacidos vivos)​

La tasa de mortalidad materna en Myanmar es de 282 mujeres por cada 100.000 niños nacidos vivos, la más elevada en Asia Sudoriental1. El 87% de las muertes maternas del país ocurren en zonas rurales, donde la infraestructura es deficiente y el acceso a los servicios de salud reproductiva es limitado2.

1 Fuente: Censo de la población de Myanmar

2 Fuente: Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA)

La búsqueda de ayuda

La búsqueda de ayuda


Kee Pai fue llevada al quirófano en cuanto llegó al hospital.

«Su mujer puede sobrevivir. Haremos todo lo que esté en nuestra mano», explicó el médico a Tung Mon. «Pero el estado de su bebé no es bueno».

«No paré de rezar mientras esperaba fuera del quirófano», recuerda Tung Mon.

El estado de su bebé no es bueno».

- Palabras del médico que atendió a Kee Pai.

El programa de derivaciones de emergencia del Fondo para los Tres Objetivos de Desarrollo del Milenio (3 ODM) tiene como objetivo garantizar que mujeres como Kee Pai, es decir, futuras madres con embarazos de alto riesgo que viven en áreas remotas, puedan tener acceso a los hospitales en caso de emergencia.

Para las personas que viven en zonas rurales, el costo del acceso a la atención hospitalaria, especialmente en el caso de las emergencias relacionadas con la salud maternoinfantil, puede ser excesivo. El programa de derivaciones de emergencia cubre el desplazamiento y la alimentación para la paciente y un acompañante, así como cualquier otro costo que pueda surgir. De esta forma, se anima a las familias a recurrir a la asistencia hospitalaria ya que se les ayuda a aliviar sus dificultades económicas.

Para Kee Pai, este programa salvó la vida de su hijo Pascal y la suya propia. «El médico dijo que si hubiera tardado más en llegar al hospital, habríamos muerto los dos porque el útero estaba ya desgarrado», explica.

Desde entonces, Kee Pai y su esposo han dado la bienvenida a su sexto hijo. Los hijos mayores cuidan de su hermano pequeño y juegan fuera de la casa con Tung Mon para que Kee Pai pueda descansar.


Las parteras locales

Las parteras locales


En muchas áreas de Myanmar existen desafíos geográficos que impiden asistir a las futuras madres que lo necesiten. En el estado de Chin, por ejemplo, el terreno es tan accidentado que algunas personas tienen que caminar durante cuatro días para llegar al hospital.

El programa del fondo 3 ODM, dedicado a la salud de las madres, los recién nacidos y los niños, garantiza que las parteras examinen a las mujeres embarazadas al menos cuatro veces durante la gestación para asegurarse de que reciban el mejor tratamiento posible desde el primer momento.

Parteras como Daw Naing Ngai Awi, que trabajan en las aldeas, tienen acceso al historial médico de las mujeres embarazadas durante su primera visita para recibir atención prenatal.

,

En un primer momento, a Ngai Awi no le interesaba ser partera. Aun así, recibió la capacitación pertinente por recomendación de su padre. Después de ver el impacto del trabajo diario de las parteras cambió de opinión.

«Este trabajo es muy gratificante porque podemos salvar vidas», dice Ngai Awi. «Cada vez que salvo la vida de una madre y de su bebé me siento feliz. No puedo explicarlo con palabras».

El apoyo prestado por el fondo 3 ODM y por los asociados encargados de la implementación permite a las parteras hacer más visitas de capacitación. Si una mujer ya ha dado a luz antes, las parteras les preguntan sobre estos partos y sobre cicatrices que puedan ser de cesáreas previas para identificar posibles complicaciones y derivarlas al hospital por adelantado.

Al prestar atención a cualquier señal de alarma y al acordar una derivación cuando sea necesario, las parteras ayudan a aumentar las posibilidades de que tanto madres como hijos sobrevivan a un parto complicado.

Información sobre el proyecto

Información sobre el proyecto

El Fondo para los Tres Objetivos de Desarrollo del Milenio (3 ODM) apoya los servicios de derivaciones de emergencia en 41 municipios de Myanmar. Incluso cuando existen servicios sanitarios, la población puede enfrentarse a problemas para acceder a ellos, como la distancia, el costo, las creencias arraigadas sobre dichos servicios, la falta de confianza, el estigma y la discriminación.

El programa de derivaciones de emergencia del fondo 3 ODM ayuda a superar muchos de estos desafíos al apoyar a los trabajadores sanitarios en la detección de complicaciones y en la derivación de mujeres embarazadas y de niños menores de cinco años que necesiten asistencia sanitaria de emergencia. Desde 2013 hasta mediados de 2017, se produjeron 55.000 derivaciones de emergencia de mujeres embarazadas en municipios apoyados por el fondo 3 ODM.

El programa de derivaciones de emergencia ha sido implementado en asociación con el Ministerio de Salud y Deportes de Myanmar, la Cruz Roja de Dinamarca y la Sociedad de la Cruz Roja de Myanmar. El fondo 3 ODM está apoyado por sus cuatro donantes: los Gobiernos de Estados Unidos, el Reino Unido, Suecia y Suiza. UNOPS actúa como gestor de fondos para el fondo 3 ODM en Myanmar.


Descubrir más