The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

El terremoto que sacudió Nepal

Hace más de cuatro años, dos grandes terremotos destruyeron muchas vidas en Nepal. Junto con asociados, UNOPS ayuda a miles de mujeres y hombres a reconstruir sus hogares y recuperar sus medios de vida, para que puedan tener un futuro mejor y más seguro.

Fotografía

  • ©UNOPS/John Rae

Katmandú se sitúa en uno de los lugares de mayor peligrosidad sísmica del mundo, en la convergencia de dos placas tectónicas (la placa de la India y la euroasiática). Hace entre 40 y 50 millones de años, la colisión de estas placas originó la cordillera del Himalaya, con sus montañas escarpadas. El 25 de abril de 2015, la presión acumulada en la gran falla provocó un terremoto de magnitud 7,6 cuyo epicentro se situó a más de 70 kilómetros de la capital de Nepal.

El desastre no había acabado: menos de un mes después, el 12 de mayo, tuvo lugar un terremoto de magnitud 7,3 seguido de una serie de réplicas. El segundo terremoto cerca de la frontera con China desencadenó varias avalanchas en el monte Everest y el valle de Langtang que arrasaron pueblos y barrios enteros en el valle de Katmandú.

Los fatídicos acontecimientos de aquellos días dejaron tras de sí un auténtico drama humano; más de 5,6 millones de mujeres, hombres y niños se vieron afectados y 2,8 millones de personas tuvieron que desplazarse.

Vidas en la cuerda floja

Cuando Deepshika Dahal, de 45 años, rememora el día del primer terremoto, recuerda estar al pie de una colina, vestida con sus mejores galas, con un grupo de amigos de camino a la celebración de una boda. Apenas unos minutos más tarde, el suelo comenzó a temblar en Likhu, el municipio rural donde vivía. Una vez que la cortina de polvo y humo les permitió ver de nuevo, Deepshika y sus amigos corrieron a sus casas.

«Apenas llegué a mi casa, vi que había grandes grietas en las paredes. La casa no estaba dañada por completo, pero estaba llena de grietas, por lo que ya no era seguro vivir allí», explicó.

Sin saber a dónde ir, Deepshika, su marido y sus dos hijos se trasladaron a un campo abierto, cerca de su casa. De esta solución de urgencia, pasaron a vivir dos años en un refugio provisional que construyeron en ese mismo campo con una lona y palos.

En Bidur, un municipio aledaño, ese mismo día de abril, Bhuwan Raj estaba de guardia en el hospital local cuando el terremoto sacudió la zona. Bhuwan y sus colegas salieron del edificio corriendo y vieron cómo temblaban las viviendas y los edificios a su alrededor. Durante casi media hora tras el terremoto inicial, tuvieron lugar réplicas una tras otra. Bhuwan y el resto del personal del hospital no pudieron tratar a los heridos hasta que las réplicas terminaron.

«La mayor parte del material médico estaba enterrado, ya que las fuertes sacudidas hicieron que el hospital se derrumbara. Sin embargo, tratamos a los pacientes que llegaban valiéndonos de lo que quedaba e intentamos reunir los materiales necesarios para prestar primeros auxilios», recordó Bhuwan.

When Nepal shook

Cuando Bhuwan pudo regresar a casa, horas más tarde, encontró su hogar reducido a escombros. Por suerte, sus familiares resultaron ilesos. Al igual que Deepshikha, Bhuwan y su familia se trasladaron a un espacio abierto y emplearon los materiales que encontraron para construir refugios temporales.

«Todo el mundo se encontraba en situación de escasez, de modo que no teníamos la opción de vivir en casa de otra persona», explicó. «Fue triste ver a todo el mundo vivir en esas circunstancias».


Reconstruir vidas y futuros

Además de las acciones financiadas por el Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Gobierno de la India se ha asociado con UNOPS para ayudar a miles de supervivientes del terremoto como Deepshika y Bhuwan a reconstruir sus vidas. El proyecto, en el que los propietarios son los responsables, contribuyó a sensibilizar a los beneficiarios acerca de los riesgos relacionados con los terremotos y a enseñarles técnicas de construcción antisísmica. Gracias a este proyecto, los beneficiarios adquirieron conocimientos técnicos necesarios para reconstruir sus hogares según las normativas gubernamentales, de manera que puedan vivir en viviendas seguras y puedan optar a recibir subsidios para la reconstrucción.

Se logró la implicación de las personas por medio de una serie de programas comunitarios ―por ejemplo, programas de teatro callejero― que difundían mensajes sobre las técnicas de construcción segura, los procesos de obtención de subsidios para la reconstrucción y la cooperación entre asociados. También se puso en marcha un programa de jóvenes embajadores en el que los jóvenes de las comunidades difundían mensajes positivos sobre el proyecto en Nuwakot.

When Nepal shook

El poder de la capacidad local

A través del proyecto, se contrató y capacitó a profesionales locales de la ingeniería y la albañilería para que aprendieran técnicas de refuerzo antisísmico. Mediante estas técnicas, se pueden reforzar edificaciones ya existentes por un costo menor y se garantiza que la estructura sea segura y resista a impactos y tensiones en el futuro.

Apsara pasó casi tres meses aprendiendo a instalar anillos de construcción, a enyesar paredes y a levantar pilares, actividades que antes del proyecto no se habría imaginado capaz de realizar.

«Antes, las mujeres del pueblo no participaban en las labores de construcción; ahora han empezado a hacerlo», explicó Apsara.

«Con las técnicas de albañilería que hemos aprendido, nos sentimos capaces de trabajar en otros lugares», añadió.

Apsara cree que unirse a su esposo, también albañil, en el ejercicio de la profesión los ayudará a aumentar sus ingresos y a mantener a sus dos hijos pequeños.

Hogares más resistentes para un futuro más seguro

Gracias a los proyectos de reconstrucción, los beneficiarios, entre ellos Deepshika y Bhuwan, tienen ahora mejores perspectivas de futuro.

«Las obras de refuerzo antisísmico de mi casa ya casi han finalizado. Quiero organizar mejor el espacio y comenzar a construir la cocina y el jardín para poder ser autosuficientes. Mi intención es que los miembros de mi comunidad y yo misma logremos la autosuficiencia mediante el fortalecimiento económico», declaró Deepshika.

En el municipio aledaño, Bhuwan ya está más tranquilo con respecto a la seguridad de su vivienda reconstruida.

No son los terremotos los que matan; sino la infraestructura que construimos. Estoy tranquilo con respecto a la seguridad de mi casa, porque sé que se ha construido de acuerdo con normativas de construcción seguras. Sé que mi nuevo hogar está preparado para resistir un terremoto más fuerte».

- Bhuwan Raj

Información sobre el proyecto:

El proyecto de asesoramiento sociotécnico arrancó en marzo de 2018 para respaldar las labores de reconstrucción en el distrito de Nuwakot (Nepal). El proyecto, implementado por UNOPS y financiado por el Gobierno de la India, tiene como objetivo ayudar a más de 23.000 habitantes de dos municipios urbanos y de ocho municipios rurales del distrito. En el marco de este proyecto, hasta la fecha, 81 mujeres y 143 hombres han recibido capacitación en el trabajo sobre técnicas de albañilería, lo que ha aumentado la capacidad y las destrezas locales para el mercado laboral.

Desde finales de 2017, gracias a la financiación del DFID, UNOPS también contribuye a aumentar el número de viviendas dotadas de refuerzo antisísmico en zonas rurales de Nepal. En este proyecto, se da a propietarios la oportunidad de realizar en sus hogares obras de refuerzo antisísmico aprobado por el Gobierno; esta opción es más segura y menos costosa y requiere menos tiempo que la construcción de viviendas nuevas. Además, se ofrecieron actividades formativas y de desarrollo de la capacidad a más de 2.200 profesionales técnicos y de la ingeniería de Nepal, así como a hasta 12.000 albañiles, durante las obras de refuerzo antisísmico de 1.000 viviendas en 31 distritos afectados por el desastre.

En las comunidades de las zonas más rurales del país, los habitantes de viviendas aisladas han experimentado dificultades para poner en marcha la reconstrucción de sus hogares pese a haber recibido la primera cuota del subsidio gubernamental para la reconstrucción. Un proyecto financiado por USAID trata de ayudar a estos grupos vulnerables con una estrategia que se centra en las comunidades y en llegar a toda persona que necesite ayuda. Hasta la fecha, más de 100 personas han recibido asistencia adicional con materiales para iniciar la reconstrucción, capacitación en construcción, ayuda de albañiles para la construcción de cimientos y ayuda social para guiar a los propietarios en el proceso de obtención de subsidios para la reconstrucción.

De los escombros a un futuro prometedor: la reconstrucción de Nepal


Descubrir más