The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

Acceso a la electricidad: iluminar el camino hacia el cambio en Sierra Leona

Durante demasiado tiempo, los centros de salud comunitarios en las zonas rurales de Sierra Leona se han visto obligados a operar con poco acceso a la energía eléctrica. Ahora, un proyecto con visión de futuro pretende fortalecer la infraestructura energética en estas áreas y mejorar así los servicios esenciales para más de 300.000 residentes.

Acceder a los servicios sanitarios fundamentales sin una fuente fiable de energía es una dificultad a la que se han tenido que enfrentar con demasiada frecuencia cientos de miles de personas en toda Sierra Leona. Se trataba de una situación que ponía en riesgo a los pacientes y dificultaba aún más la labor de los trabajadores sanitarios.

Konnie Bangura, madre de cinco hijos, conoce de primera mano la gravedad de este problema. Al recordar las circunstancias en las que nació su primer hijo, Salieu, esta agricultora de 35 años de la comunidad de Kagbere explica:

«La iluminación era tan mala que, cuando la enfermera me estaba asistiendo en el parto, por error, le cortó en la frente al bebé con el equipo que estaba utilizando. Todavía hoy tiene la cicatriz».

Sin embargo, las preocupaciones sobre la atención materna no son el único problema de salud ocasionado por el acceso limitado a la electricidad en el país.

En 2014, con el brote de la enfermedad por el virus del Ébola (EVE) en África Occidental, Sierra Leona se vio afectada por una de las emergencias médicas más graves de la historia reciente. Entre 2014 y 2016, se registraron más de 14.000 casos de EVE en el país y, trágicamente, casi 4.000 personas perdieron la vida. La falta de suministro energético en las aldeas y las ciudades pequeñas solo empeoró las condiciones en las que los profesionales sanitarios intentaban luchar contra el brote.

Como parte de las actividades de recuperación del virus del Ébola, el Gobierno de Sierra Leona presentó las “Prioridades de recuperación del Presidente”, un programa en el que participan varias partes interesadas que incluye una serie de iniciativas para aumentar el acceso a la energía en todo el país, al tiempo que se aumenta de forma significativa la generación de energía en el país.

Uno de los proyectos desarrollados para apoyar los objetivos de acceso a la electricidad del Gobierno es el proyecto de energías renovables en entornos rurales.

Este proyecto tiene como objetivo fortalecer la infraestructura energética para proporcionar mejores servicios a las personas como Konnie en su día a día, al mismo tiempo que también ayuda a las comunidades rurales a estar más preparadas en caso de que se produzca una epidemia en el futuro. En la primera fase de este proyecto de cuatro años de duración, se instalaron sistemas de suministro alimentados por energía solar en 54 centros de salud comunitarios ubicados en 12 distritos de Sierra Leona. Los beneficios de dichos sistemas ya se están notando.

Adama Squire cría a sus hijos en Bumpe, una pequeña aldea en el sur de Sierra Leona, y hace poco dio a luz a su primera hija, Abibatu.

Tuve a todos mis hijos en esta clínica de Bumpe, pero en esta ocasión, cuando fui a dar a luz a Abibatu, fue diferente. No tuve que venir con una linterna y con pilas, por lo que ahorré algo de dinero».

Adama Squire - residente de Bumpe (Sierra Leona)

Adama explica la diferencia que ha supuesto para su centro de salud local tener un suministro fiable de energía, que por las tardes proporciona una importantísima fuente de iluminación.

«Con todos mis hijos, los partos fueron de noche, en la oscuridad. Pero esta vez la sala de partos estaba bien iluminada y me alegró mucho que las enfermeras pudieran ver bien mientras hacían su trabajo».

Margaret Albert es partera en el centro desde hace cuatro años, tras 30 años de experiencia trabajando en otras ciudades por todo el país. Señala que el suministro fiable de energía también ha contribuido a crear un entorno laboral más eficiente en los centros de salud, lo que en definitiva permite que más personas reciban asistencia sanitaria.

«Muchos partos se producen durante la noche, por lo que la electricidad facilita el trabajo y que podamos ver cuando ordenamos los suministros médicos y así evitar errores o molestias innecesarias para la madre», explica.

Añade: «Gracias a la electricidad constante, un buen número de suministros se mantienen en condiciones adecuadas y esto también facilita llegar a las comunidades vecinas para ofrecer inoculaciones y servicios relacionados».

El oficial médico del distrito, el doctor Alhaji Sayni Turay, coincide con estas afirmaciones. «Nuestra clínica presta servicios a 38 comunidades, por lo que a veces está muy concurrida», cuenta.

«La energía solar ha marcado una gran diferencia. Ahora ya no existe el costo de comprar lámparas y pilas y tenemos luz las 24 horas, lo que nos ayuda con el trabajo de laboratorio y también con nuestro sistema de derivación. Podemos cargar nuestro escáner y llevarlo con nosotros cuando nos desplazamos». El proyecto de energías renovables en entornos rurales proporciona a las zonas rurales de Sierra Leona la energía eléctrica que tanto necesitan. Asimismo, también ofrece a las familias y las comunidades la oportunidad de mejorar su calidad de vida y a los negocios la posibilidad de crecer de forma sostenible e ilumina el camino hacia el cambio.

Información sobre el proyecto:

El proyecto de energías renovables en entornos rurales, financiado por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID) e implementado por UNOPS, supone un estímulo para el acceso a la energía no contaminante, así como para el crecimiento sostenible de la capacidad energética de Sierra Leona.

Se trata de un proyecto de 34,5 millones GBP (aproximadamente 44 millones USD) que se llevará a cabo en varias fases durante un periodo de cuatro años.

La primera fase, en la que se instalaron sistemas de suministro alimentados por energía solar en centros de salud comunitarios, se finalizó con éxito en julio de 2017.

La segunda fase proporcionará acceso a la electricidad a hogares, escuelas y negocios de 50 aldeas rurales, para lo cual se ampliarán los centros de salud que actualmente también actúan como centrales eléctricas y se instalarán redes de distribución en cada aldea para crear 50 minirredes de producción de energía independientes.

Paralelamente a las actividades de infraestructura en curso, se ha invitado a las empresas del sector privado a ofrecer sus servicios a través de licitaciones para administrar la red de suministro de energía en cada aldea mediante un proceso de selección competitivo.

Se estima que la participación del sector privado generará alrededor de 5,7 millones GBP (aproximadamente 7,5 millones USD) de coinversión en la fase final, que permitirán desarrollar minirredes más grandes en 40 aldeas adicionales.

UNOPS continuará trabajando con empresas locales del sector privado para garantizar que las numerosas aldeas que desean y necesitan un mayor acceso a las energías renovables tengan la oportunidad de conseguirlo.

Se espera concluir el proyecto a finales de 2020.


Descubrir más