The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

El camino a la seguridad alimentaria en Sudán del Sur

Un camino es más que una vía para transitar de un lugar a otro. Para algunas comunidades en Sudán del Sur, es el único medio de acceso a los mercados, alimentos y servicios básicos.

Años de conflicto violento, desplazamientos de población y perturbaciones en el comercio han dado lugar a niveles extremos de inseguridad alimentaria en Sudán del Sur. Cerca de 7 millones de personas —el 60% de la población— tienen dificultades para obtener alimentos suficientes a fin de cubrir sus necesidades diarias.

La mayoría de la población de Sudán del Sur depende de la agricultura de subsistencia para sobrevivir, es decir que solo cultivan los alimentos y crían el ganado suficientes para satisfacer sus necesidades. Sin embargo, el potencial agrícola del país es enorme, ya que alrededor del 75% de su superficie es apta para la agricultura.

Es difícil lograr avances que permitan ir más allá de la agricultura de subsistencia. Durante gran parte del año, los agricultores no pueden llegar a los mercados ni trasladarse lejos de sus comunidades. La temporada de lluvias provoca daños en los caminos, mientras que el clima seco hace que desplazarse a través de las carreteras en mal estado resulte lento y costoso.

Sudán del Sur

Con el objetivo de mejorar la seguridad alimentaria, además de apoyar el comercio y el crecimiento de los mercados, UNOPS construyó carreteras secundarias, diseñadas para dirigir el tráfico hacia las carreteras principales, con una financiación de 44 millones EUR de la Unión Europea.

«La Unión Europea se compromete a colaborar para asegurar que las carreteras secundarias estén conectadas con las carreteras principales, lo que mejorará la seguridad y permitirá que los bienes y servicios lleguen a todos los puntos del país», declara Christian Bader, Embajador de la Unión Europea en Sudán del Sur.

En el marco del proyecto, se construyeron más de 170 kilómetros de carreteras secundarias en los estados de Warrap, Lagos, Bahr el Ghazal Septentrional y Bahr el Ghazal Occidental, así como cuatro mercados.

Ahora las carreteras pueden utilizarse todo el año y los agricultores pueden transportar sus mercancías independientemente del clima.

Beneficios de gran alcance

Gracias a las carreteras secundarias, para Abuk Deng Alue, agricultora de Mayom Angok, es más fácil vender sus excedentes y ganar dinero para comprar otros productos.

«Cruzamos el río específicamente para vender okra y hojas de calabaza en el mercado», señala Abuk. «Muchos clientes compran nuestra producción agrícola gracias a la carretera. Vendí un montón de okra a muchos compradores, lo que no sucedía antes».

El mercado de Ayien Amoul también recibe más visitantes que desean comprar cacahuetes, pescado y otros productos agrícolas locales. Pero no solo están prosperando los mercados de la zona; también los negocios locales se están beneficiando de las carreteras secundarias.

«Mi pequeño restaurante local está creciendo porque recibo clientes nuevos cada día que abre el mercado», expresa Angong Deng Tor, propietario de un restaurante en Ayien Amoul.

Las carreteras secundarias no solo han mejorado el acceso a los mercados, sino también a otros servicios.

Gracias a la carretera, podemos trasladar a las mujeres enfermas y embarazadas para que reciban atención médica en cualquier momento».

Deng Deng Yiel - Agricultor, Mayom Angok

Las nuevas carreteras secundarias, construidas utilizando materiales para obras viales procedentes en su mayor parte de comunidades locales, han aumentado también la sensación de seguridad en la zona.

Un enfoque participativo

Cientos de personas participaron en las conversaciones sobre la ubicación de las nuevas carreteras secundarias, con lo cual los miembros de la comunidad tuvieron la oportunidad de formular preguntas sobre el proyecto y aprobar las rutas que atravesaban lugares importantes de las poblaciones.

«Las carreteras han mejorado además la seguridad en la zona porque muchas personas pueden trasladarse a altas horas, lo cual antes no era posible», afirma Simon Garang Dengand, Jefe Supremo del condado de Marial Bai.

Con el objetivo de garantizar que los beneficios de las carreteras secundarias se perciban en el futuro, UNOPS está capacitando a ingenieros e ingenieras del Estado, de modo que cuenten con la preparación para encargarse del mantenimiento de las carreteras secundarias.

«UNOPS colabora con las comunidades e instituciones a fin de garantizar la transferencia de las habilidades y los conocimientos necesarios para mantener esta infraestructura de manera sostenible», indica Peter Mutoredzanwa, Director y Representante de UNOPS en Sudán del Sur.

Los miembros de las comunidades rurales locales trabajaron juntos en las carreteras, lo que brindó a la gente joven en especial la oportunidad de aprender las habilidades necesarias para desempeñar tareas de conducción, operación de equipos de construcción, albañilería e inspección.

«Quería ser ingeniero para ayudar a los míos en Sudán del Sur», manifiesta Deng Tong Ngor, ingeniero civil que adquirió competencias de diseño trabajando en el proyecto.  «Ahora puedo poner en práctica lo que aprendí en otros lugares y hacer un trabajo de gran calidad».


Descubrir más