The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

Mejora de la educación en Pakistán gracias a la energía solar

La energía solar hace posible un comienzo más prometedor para los escolares de Pakistán.

Una tarde normal de un jueves de junio en la escuela primaria gubernamental mixta Kahi Bazid Khel de Kohat, un distrito en el sur de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, los niños están en plena jornada de clases. Gracias a las luces y los ventiladores, las aulas se mantienen bien iluminadas y frescas, mientras afuera el calor sofocante llega a los 45 grados centígrados.

Hace dos años, la escuela no habría tenido más alternativa que cerrar debido a esas temperaturas. En los días extremadamente calurosos, las condiciones eran insoportables e incluso peligrosas para los escolares y los docentes.

«Las circunstancias eran muy duras. Hacía demasiado calor», señala Abid Saeed, docente de la escuela primaria gubernamental Kahi Bazid Khel. «Solo nosotros y los niños que estudian aquí comprendemos las dificultades que tuvimos que afrontar».

¿Sabía que…?

  • En la actualidad, Pakistán es el segundo país del mundo con el mayor número de niños sin escolarizar: más de 22 millones de niños de entre 5 y 16 años no van a la escuela.

En los calurosos meses de verano, cuando la escuela seguía abierta, Abid daba clases en el patio, bajo la sombra de los árboles. Las temperaturas afectaban la capacidad de los niños para concentrarse y causaban niveles elevados de absentismo.

No quería ir a la escuela. Nos sentábamos afuera, estábamos incómodos y transpirábamos muchísimo».

Faryal - estudiante de tercer grado
Ver el video sobre la historia de Faryal

Faryal, cuya asignatura preferida es Urdu, cree que la educación es tan importante para las niñas como para los niños.

La baja matriculación y el alto índice de abandono escolar son un problema para muchas de las escuelas gubernamentales de Pakistán, lo cual es especialmente grave en los distritos del sur de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, donde las escuelas rurales a menudo no tienen acceso a infraestructura básica como la electricidad.

El motor del cambio

En 2019, la escuela primaria gubernamental Kahi Bazid Khel se convirtió en la primera institución en tener acceso a energía renovable de bajo costo gracias a un proyecto innovador para dar respuesta a las condiciones de aprendizaje deficientes en más de 1.200 escuelas del sur de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa.

«El proyecto es parte de un esfuerzo concertado para mejorar la enseñanza primaria y secundaria en la región», expresa Shahram Khan Tarakai, Ministro de Educación de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa. «Queremos garantizar que las condiciones sean adecuadas para que los niños obtengan buenos resultados en la escuela».

En las escuelas seleccionadas, ya pueden apreciarse mejoras en la asistencia, pues los índices de matriculación han aumentado en promedio un 5%. En la escuela primaria gubernamental Kahi Bazid Khel, la cifra es aún mayor: 265 estudiantes asisten a clases en 2021, frente a los 227 que asistían en 2018.

«Ahora nos gusta venir a clase y estudiar. Con los ventiladores, estamos a gusto y cómodos para aprender», expresa Faryal.

Y para los docentes, la enorme diferencia que suponen unas aulas más frescas y mejor iluminadas se ha traducido en un cambio notable en las actitudes y el desempeño académico de sus estudiantes.

«Estamos más relajados mientras damos clases [y] los niños muestran un gran entusiasmo. Hubo un cambio muy positivo en la calidad de nuestra educación», señala Abid.

Energía ecológica

La energía a la que ahora pueden acceder estas escuelas contribuye a crear un entorno mejor para el aprendizaje y, lo que es igualmente importante, también proviene de una fuente sostenible y asequible. Ello compensará alrededor de 2.250 toneladas anuales de emisiones de gases de efecto invernadero, en comparación con las emisiones que se generarían si la escuela estuviera conectada a una red eléctrica más tradicional.

La urgencia de hacer una transición a infraestructura sostenible y resiliente ante el cambio climático es especialmente evidente en Pakistán, que afronta un aumento de la temperatura muy por encima de la media global y se ve cada vez más afectado por los fenómenos meteorológicos extremos.

«Pakistán se enfrenta a enormes deficiencias energéticas, en particular en las zonas rurales, lo que limita el potencial para el desarrollo equitativo», señala Marysia Zapasnik, Directora de la oficina de UNOPS en el país.

Desarrollar y apoyar la infraestructura sostenible y las tecnologías de energía renovable es fundamental para cerrar la brecha energética de Pakistán, responder a los desafíos ambientales y mejorar la vida de las personas».

Marysia Zapasnik - Directora de la oficina de UNOPS en Pakistán
Transporte del equipo

Se utilizaron camellos para ayudar a transportar el equipo a través de terrenos montañosos difíciles de transitar, donde no era posible acceder con vehículos.

Sin embargo, la labor de suministrar energía renovable a las zonas remotas de Pakistán no ha estado exenta de desafíos. Fue preciso obtener más de 10.000 paneles solares y entregarlos a lugares extremadamente aislados.

«Suministrar energía solar a esos distritos supuso el empleo de alta tecnología en un entorno de muy baja tecnología. Exigió esfuerzos extraordinarios para capacitar a los contratistas, crear capacidad local y solucionar los problemas técnicos», explica el Gerente de Proyectos de UNOPS, Benoît Rosenoer.

Los esfuerzos valieron la pena, de acuerdo con Benoît, pues las escuelas ahora no solo gozan de acceso a una fuente confiable de electricidad, sino que también tienen la capacidad para operar y mantener los sistemas solares por su cuenta. «Hicimos todo lo posible para garantizar que los niños de estas escuelas se sigan beneficiando de la mejora de las condiciones de aprendizaje en el futuro».

Información sobre el proyecto

El proyecto de suministro de energía solar a escuelas, financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, del Commonwealth y de Desarrollo del Reino Unido y el Fondo Saudita para el Desarrollo, beneficia a más de 130.000 escolares y 4.000 docentes de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa en Pakistán. 

En alianza con el Departamento de Educación Primaria y Secundaria de Khyber Pakhtunkhwa, UNOPS gestionó la adquisición, el suministro y la instalación de sistemas de energía solar para 1.240 escuelas de los siete distritos más desatendidos de la provincia: Bannu, Dera Ismail Khan, Hangu, Karak, Kohat, Lakki Marwat y Tank. 

En el marco del proyecto de 8,5 millones USD, UNOPS también impartió capacitación a más de 4.000 miembros de los consejos de padres y docentes sobre cómo operar y mantener los sistemas de energía solar. 


Descubrir más