Mitigar el impacto de la COVID-19

En África Oriental, un enfoque coordinado tiene como objetivo apoyar la recuperación de la COVID-19.

SABER MÁS

Inestabilidad política. Conflicto armado y problemas de seguridad. Sequías y plagas de langostas. Muchos de los países de África Oriental miembros de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD) enfrentan graves desafíos todavía sin resolver.


Además, la pandemia de COVID-19 ha complicado la situación, amenazando no solo los sistemas de salud, sino también las economías de Djibouti, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda.

El personal en primera línea y los grupos vulnerables, como personas migrantes, refugiadas, desplazadas internas y comunidades transfronterizas, han sufrido más en particular los efectos.

En el marco de un programa de 60 millones EUR financiado por la Unión Europea, UNOPS trabaja con IGAD, otros organismos de las Naciones Unidas y el sector privado para ayudar a mitigar el impacto socioeconómico y sobre la salud de la COVID-19.

Este programa es un muy buen ejemplo de cómo los asociados pueden trabajar juntos y apoyar las iniciativas de los países, en especial en estos tiempos tan difíciles».

Worknesh Mekonnen - Directora de la Oficina Multipaís de UNOPS en Etiopía

Las actividades, desarrolladas en 55 emplazamientos transfronterizos, centros de respuesta a migraciones y centros para personas refugiadas en siete países, se centran en los ámbitos de los servicios de salud; agua, saneamiento e higiene; comunicación de riesgos y participación de la comunidad; violencia de género y comercio seguro.


Estas actividades incluyen el suministro a lugares seleccionados de material médico –como mascarillas quirúrgicas, laboratorios móviles y kits para pruebas de COVID-19–, así como la promoción de soluciones de salud digitales para monitorear la crisis de COVID-19.

  • +8 MILL.
    Más de 8 millones de unidades de equipo de protección personal distribuidas.
  • +600.000
    Medición de la temperatura de más de 600.000 personas.
  • +200.000
    Más de 200.000 kits para hacer test de COVID-19 distribuidos.

Los confinamientos a raíz de la pandemia de COVID-19 podrían impedir el comercio y desembocar en escasez de bienes. Para garantizar que tanto las fronteras como las cadenas de suministro son seguras para el comercio, el programa presta apoyo en los puntos de entrada y salida en las zonas fronterizas. Por ejemplo, mediante la instalación de centros de cuarentena y aislamiento, la entrega de equipo de protección personal para dar apoyo a oficiales en las fronteras, así como la operación y el mantenimiento de centros de respuesta a migraciones y campamentos para personas refugiadas.

Casi 600.000 personas, en su mayoría mujeres, niños y niñas, están recibiendo atención médica básica, incluida la inmunización sistemática de niños y niñas.


Alrededor de un millón de personas están recibiendo material y servicios de agua, saneamiento e higiene. Más de 3,8 millones de personas fueron objetivo de campañas de sensibilización para ayudar a prevenir la propagación de la COVID-19.

El programa contribuye a salvar vidas, proteger y motivar al personal de salud que trabaja en primera línea, así como a prevenir la transmisión comunitaria a través de medidas rápidas y coordinadas para el rastreo de contactos y el aislamiento».

Dr. Workneh Gebeyehu - Secretario Ejecutivo de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD)

Información sobre el programa


El programa está gestionado por UNOPS, financiado por la Unión Europea y coordinado por IGAD. Está implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), TradeMark East Africa, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y UNOPS. El componente de soluciones de salud digitales está gestionado e implementado de forma independiente por la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) y confinanciado por el Gobierno de Alemania.