The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

La infraestructura al servicio de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres

Un nuevo informe publicado por UNOPS apela a cambiar la forma en que se planifica, ejecuta y gestiona la infraestructura con el fin de empoderar a mujeres y niñas en todo el mundo.

¿Lo sabía?

Una prioridad absoluta para UNOPS es fomentar la igualdad de género en los proyectos y alcanzar la paridad de género en la organización.

Nos comprometemos a lograr la representación igualitaria de mujeres y hombres en nuestro personal. Presentamos los datos y la tasa de rotación por género del personal para poder identificar mejor los problemas y tomar medidas concretas para mejorar.

SABER MÁS

El informe titulado La infraestructura al servicio de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres presenta un análisis de las múltiples barreras que enfrentan mujeres y niñas al intentar acceder a oportunidades económicas y servicios básicos, como la educación y la atención en salud.

Como ha puesto de manifiesto la actual pandemia de COVID-19, las mujeres y niñas están más expuestas a los efectos de las pandemias, tanto a nivel económico y social como sanitario. El estado deficiente de la infraestructura puede agravar las repercusiones de las crisis al limitar el acceso a recursos esenciales como el agua limpia, a servicios adecuados en salud y saneamiento, así como a las tecnologías de comunicación digital.

Demasiadas mujeres y niñas en todo el mundo pierden oportunidades para mejorar su calidad de vida por una sencilla razón: la infraestructura que las rodea no se ha construido teniendo en cuenta sus necesidades».

Grete Faremo - Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de UNOPS

«Esto debe parar, y debe parar ahora mismo para asegurar que no se deje a ninguna niña ni mujer atrás a medida que el mundo avanza», agrega.

Para 2040, se estima que se necesitan 97 billones USD en inversión mundial en proyectos de infraestructura a fin de apoyar el desarrollo sostenible, de los cuales se requerirán dos tercios para países en desarrollo.

En el informe se resaltan los peligros y las oportunidades perdidas por no incorporar la perspectiva de género en el ciclo de vida de la infraestructura, lo que puede fosilizar las desigualdades de género durante décadas.

«El cambio de un diseño de infraestructura en el que se obvien las diferencias de género a uno con el que se garantice que se contemplan los derechos y las necesidades de las mujeres es fundamental para erradicar la pobreza y para reactivar y acelerar el logro de la Agenda 2030 en su conjunto», declara Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU‑Mujeres, en el prólogo del informe. A fin de asegurar que el desarrollo de infraestructura respalde el acceso igualitario a los servicios tanto en circunstancias normales como en tiempos de crisis, se debe incorporar la perspectiva de género a lo largo del ciclo de vida de la infraestructura, con especial atención en la fase de diseño. El diseño de infraestructura que integra la perspectiva de género puede reducir las desigualdades de género y empoderar a las mujeres mediante una respuesta a las necesidades diversas de la sociedad, y también puede acelerar la movilidad socioeconómica de mujeres, niñas y demás grupos con pocos recursos o desfavorecidos.


Descubrir más