The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

Un nuevo comienzo para la paz

La población de la República Centroafricana deja atrás las armas y apuesta por la paz.

Desde 2013, el conflicto armado ha afectado todos los aspectos de la vida de las personas que viven en la República Centroafricana, ya que ha ocasionado innumerables muertes, desplazamientos forzados y la destrucción de empresas e instituciones públicas. La falta de oportunidades económicas y el duelo por los seres queridos llevaron a muchas personas a alzarse en armas.

En el marco de una operación de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas en este país sin litoral, se incluye un programa de reducción de la violencia comunitaria cuyo objetivo es ayudar a las comunidades a resolver el conflicto y contrarrestar los incentivos por los que se unen a los grupos armados.

Sylvie

«Me uní a una pandilla después de que mataran a mi padre y a mis hermanos mayores», confiesa Sylvie, excombatiente que reside en la capital del país, Bangui. «No creo que esto traiga cosas buenas. Las guerras destruyen los países», agrega.

Ahora Sylvie vive en las afueras de la ciudad con su hijo y se gana la vida vendiendo remedios de hierbas tradicionales. También está tomando un curso de confección que ofrece el programa de reducción de la violencia comunitaria como parte de un proceso más amplio de recuperación para prevenir el conflicto en el país.

Para Sylvie, aprender a coser reorientó su vida. «Tan pronto consiga mi propia máquina de coser, voy a poder hacer ropa, incluso trajes. Si consigo hacer un traje, ¡sería maravilloso!», afirma.

Coser me permite tener ingresos decentes, sin recurrir a la violencia».

- Sylvie

Cuando Sylvie termine la capacitación, recibirá un kit que incluye una máquina de coser y otros materiales que la ayudarán a iniciar su propio negocio de confección.

Al pensar en el futuro, explica: «Ya no pienso en tomar las armas. Quiero que las demás personas también dejen las armas para que podamos vivir en paz».

A fresh start for peace - in-story hero

Herman

La falta de oportunidades económicas llevó a Herman a unirse a un grupo armado. «No tenía nada más que hacer. Terminé la escuela y no pude encontrar trabajo. No podía costearme la universidad. Así que me vi obligado a unirme a esto», explica.

Aunque el camino no haya sido fácil para Herman, ha logrado transformar su vida y ahora recibe buenas ventas en su tienda en un pequeño barrio de Bangui. Se ha convertido en un miembro respetado de la nueva comunidad a la que pertenece.

Ahora mi sueño es crecer como persona y ampliar mi negocio».

- Herman

Formar parte del desarrollo de su comunidad es de vital importancia para Herman. «Necesitamos solidarizarnos con el prójimo. Quiero poder darle trabajo a la gente y ayudar al país a salir adelante», señala.

Antes de abrir su tienda, Herman formó parte del programa de reducción de la violencia comunitaria, tomó un curso de comercio en el que aprendió las habilidades necesarias para rencauzar su vida y empezar su propio negocio.

Vanesa

Para ayudarse a pagar sus estudios, Vanesa regentaba una pequeña tienda hasta que sufrió un saqueo durante una revuelta violenta en 2015. «Perdí mucha mercancía. Tuve que dejar de estudiar», explica Vanesa, quien espera reanudar su negocio después de terminar un curso de comercio.

Aunque nunca haya tenido relación directa con un grupo armado, Vanesa desempeña un papel importante en el proceso de paz.

Existe mucha inseguridad en el país y, por esta razón, quiero participar de esta capacitación. Quiero ser capaz de generar un cambio».

- Vanesa

Cuando Vanesa no está estudiando o planificando nuevas operaciones de ventas, demuestra su talento como futbolista e incluso ha jugado para el equipo nacional femenino de fútbol en partidos que la han llevado a países como Camerún y la República Democrática del Congo. Sueña con viajar más y representar a su país ante el mundo mostrando lo que una mujer fuerte y talentosa puede lograr.

A pesar de las dificultades que ha vivido, Vanesa nunca se ha rendido. «Incluso después de la destrucción del país, sigo jugando al fútbol. Eso sorprende a la gente», afirma. «Quiero ser un ejemplo. Quiero hacer todo lo posible para contar a las demás personas lo que he aprendido en el programa de reducción de la violencia comunitaria porque quiero que mi país progrese. Quiero ser una embajadora para la paz».

Una oportunidad de paz

El programa de reducción de la violencia comunitaria trabaja directamente con excombatientes para brindarles apoyo en su reinserción a la sociedad. Además de formarse en un oficio, los participantes tienen la oportunidad de dialogar y aprender sobre temas importantes tales como consolidación de la paz, reconciliación nacional y civismo.

Las personas que no hayan estado involucradas directamente en el conflicto armado también pueden acceder a los cursos de capacitación, pues su ayuda resulta necesaria para contribuir a impulsar la cohesión social y promover la reconciliación entre los miembros de la comunidad.

«Es vital que se forjen lazos entre la seguridad, la paz y el desarrollo para lograr cambios», explica Maurice Kamwanga Bindende, Jefe Interino de la Oficina de UNOPS en la República Centroafricana.

«La generación de empleo es un aspecto importante del programa, lo cual se ajusta plenamente a las necesidades del país», señala.

Información sobre el programa

El programa de reducción de la violencia comunitaria ayuda a aproximadamente 10.000 personas como Herman, Sylvie y Vanesa en todo el país.

Tanto excombatientes como no combatientes que provienen de comunidades afectadas por el conflicto reciben la oportunidad de recibir formación profesional que les brinde habilidades y materiales útiles para su reinserción social. Los participantes pueden elegir entre una amplia oferta de profesiones, por ejemplo, conducción, mecánica, albañilería, cocina, tecnología e informática, confección, comercio, carpintería y electrónica. El programa tiene como objetivo impulsar el desarrollo socioeconómico y promover la cohesión social en comunidades propensas a la violencia.

Gracias a la financiación de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana, el programa forma parte de una iniciativa de las Naciones Unidas para el desarme y la estabilización de la República Centroafricana. Al ser el principal asociado en la implementación, UNOPS se encarga de supervisar las actividades del programa y cuenta con el respaldo de más asociados en la implementación y organizaciones locales que trabajan por la paz y la reconciliación en el país.


Descubrir más