The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

El camino hacia la erradicación de la malaria en Laos

El Gobierno de la República Democrática Popular Lao ha prometido erradicar la malaria antes de 2030, y el país parece ir por buen camino. Desde 2010, los casos de malaria en Laos se han reducido en más de un 50%. Los voluntarios que realizan labores contra la malaria en pueblos remotos y de difícil acceso cumplen una función importante en la lucha contra la malaria que este pequeño país sin litoral está librando.

Fotografía

  • ©UNOPS/Elise Laker

«La situación es completamente diferente a cómo era antes. Antes, había una tasa alta de malaria y no había suficientes fármacos. Muchas personas enfermaban y muchas morían, sobre todo niños», explica Athong Sisouban, trabajador contra la malaria del pueblo de Thahin en la provincia de Champasak.

Athong Sisouban trabaja como voluntario desde 1994 y, gracias a su trabajo, la malaria ha disminuido notablemente en su pueblo.

«Antes, hacíamos pruebas a unas 30 personas al mes. Ahora, suelen ser unas cinco al mes. A veces solo dos», afirma Athong Sisouban.

Thahin es un pueblo remoto ubicado en pleno bosque de Dongkhamthoung y que, hasta 2015, no contaba con acceso por carretera. Había que transportar en barco muchos suministros médicos y llegar al centro de salud más cercano, a más de 30 kilómetros de distancia, suponía un gran desafío. El acceso al pueblo sigue siendo difícil, puesto que muchos de sus habitantes no tienen vehículos, por lo que el trabajo de Athong Sisouban es fundamental para evitar brotes de malaria.

El motivo principal por el que la malaria ha disminuido tanto es que somos capaces de dar tratamiento a tiempo. Si alguien tiene fiebre, acude a mí de inmediato».

Athong Sisouban - Trabajador contra la malaria del pueblo de Thahin (provincia de Champasak)

Los voluntarios que realizan labores contra la malaria reciben pruebas de diagnóstico rápido que dan los resultados en 15 minutos. Resulta muy sencillo realizar dichas pruebas y detectar casos de malaria, lo que a su vez permite tratar al paciente inmediatamente.

En lo alto de las montañas en la frontera con Vietnam, viven miembros del grupo étnico pakoh. Bounyai se encarga de prestar diferentes servicios a los 76 habitantes de su pueblo: imparte clases de temas de salud, deriva pacientes, realiza pruebas de malaria y da tratamiento. En el pueblo viven 12 familias, y él trata de visitarlas una vez al mes para comprobar cómo van de salud.

Si hay alguien enfermo, hacemos un análisis de sangre. Hago análisis de sangre todos los meses y siempre detecto algún caso de malaria».

Bounyai - Trabajador contra la malaria

En sus visitas, también aprovecha para explicar a los habitantes cómo evitar contraer la enfermedad.

«Mi papel como trabajador contra la malaria en el pueblo es fomentar que los habitantes cuiden de su salud y de sus condiciones de vida. Animo a la gente a que vaya al centro de salud, a que use mosquiteros y a que lleve ropa con mangas largas y pantalones largos cuando va al bosque», explica Bounyai.

Según Bounyai, los niños son los más afectados por la malaria en su comunidad.

Llegar al pueblo supone todo un desafío: solo se puede acceder en motocicleta o caminando cuesta arriba por un empinado y embarrado camino de tierra. Durante la temporada de lluvias, el acceso es aún más difícil, y a veces se tarda el doble de tiempo en llegar al centro de salud más cercano. Es también durante esta época cuando se da el número más alto de casos de malaria.

Ahora, acuden a mí o van directamente al centro de salud».

Bounyai - Trabajador contra la malaria

Gracias a Bounyai, su comunidad cuenta ahora con mucha más información acerca de la atención sanitaria y de qué hacer para prevenir la malaria. Cuenta que, en el pasado, en la comunidad se sacrificaba un pollo o un pato si alguien enfermaba.

El país cuenta con 1.263 instalaciones de atención sanitaria y 1.570 trabajadores que realizan labores contra la malaria en pueblos y que han recibido capacitación para hacer pruebas de malaria y tratar casos de la enfermedad en comunidades de difícil acceso y alejadas de los centros de salud. Las organizaciones locales de la sociedad civil desempeñan un papel importante a la hora de movilizar a dichos voluntarios.

«Estamos cerca de la gente, sobre todo en zonas de difícil acceso, en las que el Gobierno cuenta con recursos humanos limitados», explica Viengakhone Souriyo, Director de la Lao Positive Health Association, uno de los asociados encargados de la implementación a nivel local que trabajan sobre el terreno para mejorar la respuesta a la malaria.

«Lo que ha cambiado en la vida de las personas es que hemos mejorado nuestro acceso a las comunidades remotas y que ahora estas personas comprenden el peligro que supone la malaria y lo que pueden hacer para protegerse frente a ella», añade Viengakhone Souriyo.

Información sobre el proyecto

El programa RAI2E —la Iniciativa regional sobre la resistencia a la artemisinina para la erradicación de la malaria— cuenta con un subsidio regional de 243 millones USD para impulsar la erradicación de la malaria por Plasmodium falciparum en la subregión del Gran Mekong entre 2018 y 2020. El RAI2E contribuye a la ampliación de cobertura de servicios contra la malaria en poblaciones remotas de zonas fronterizas y en otras poblaciones en riesgo. Asimismo, contribuye a la gestión de casos con voluntarios sanitarios y al refuerzo de los sistemas nacionales de vigilancia.

UNOPS es responsable de la gestión de los fondos del proyecto y de la realización de controles de calidad, seguimientos y evaluaciones. El Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria financia el programa.

En Laos, UNOPS trabaja en asociación con el Ministerio de Salud, la Organización Mundial de la Salud y organizaciones de la sociedad civil para respaldar las acciones que el país está realizando para controlar y erradicar la malaria.

El acceso a las ubicaciones de Laos que aparecen en el presente artículo ha sido posible gracias al apoyo del Gobierno de la República Democrática Popular Lao, gracias a la Lao Positive Health Association y al Ministerio de Salud (Departamento de Planificación y Cooperación Internacional, Departamento de Control de Enfermedades Transmisibles y Centro de Malariología, Parasitología y Entomología).

La erradicación de la malaria

En la subregión del Gran Mekong, trabajadores sanitarios y científicos trabajan contra el reloj para poner fin a la malaria de una vez por todas.

Tiempo de lectura: 4 min

Los voluntarios sanitarios de Camboya hacen frente a la malaria con determinación

Abundantes en recursos, los bosques camboyanos atraen a muchos migrantes en busca de medios de vida, algo que los expone a un alto riesgo de contraer malaria.

Tiempo de lectura: 4 min

Descubrir más