The United Nations Office for Project Services (UNOPS)

La vida en un campamento de personas refugiadas

En todo el mundo, las personas refugiadas se ven forzadas a abandonar sus hogares para huir del conflicto o de la persecución en busca de un lugar seguro en el que vivir. Kamal Hossen es una de ellas.

Kamal y su familia se encuentran entre las miles de personas refugiadas que desde agosto de 2017 huyen de Myanmar debido al conflicto violento en el país. Kamal, su madre, Sona Meher; su esposa, Sofera Befum; su hija, Nur Habiba; y su hijo, Omur Faruk, huyeron de su hogar en Kyein Chaung, en el norte del distrito de Maungdaw (Myanmar), en busca de seguridad en Cox's Bazar (Bangladesh).  

Debido a la violencia del conflicto, Kamal perdió a diez miembros de su familia.

Mientras esperan a que vuelva la paz para regresar a sus hogares, acompáñelos durante un día en Cox's Bazar, donde tratan de recobrar una sensación de normalidad junto con más de 900.000* personas refugiadas rohinyás.


Juegos

La esposa de Kamal, Sofera, y su madre, Sona, juegan con su hija Nur en el refugio familiar. «Al principio, no teníamos ningún sitio en el que quedarnos», explica Kamal. «No teníamos dinero para comprar bambú ni tiendas de campaña de plástico». Tras recibir el material que necesitaba, Kamal construyó un refugio para su familia. «Ahora podemos dormir [...] seguros», afirma.


Trabajo

Kamal ayuda a construir una cisterna en la cima de una colina que hay en su campamento, como parte de un programa de efectivo por trabajo. «Solo pude traerme 100.000 kyats (unos 66 USD)», explica Kamal. «Dejé todo lo demás atrás: mi tienda, mi tierra, todas mis propiedades».


Voluntariado

Kamal cocina y sirve comidas en un centro de distribución de comida caliente, donde ayuda como voluntario.


Alimentos

Kamal espera su turno para recibir alimentos para su familia. Esta es una de las formas en las que emplea el dinero que consigue gracias a un programa de efectivo por trabajo.


Cuidados de salud

Los cuidados que Sofera recibió en un centro de salud de Cox's Bazar salvaron su vida tras las complicaciones que sufrió al dar a luz a Nur. En esta ocasión, Kamal y Sofera traen al centro de salud a su hija Nur para un reconocimiento médico.


Estudios

El hijo de Kamal, Omur, va a la escuela dos o tres horas al día. «Mi hijo y mi hija pueden empezar a estudiar», dice Kamal.


Oración

Kamal lee el Corán: es un Hafiz, o guardián, es decir, conoce el texto de memoria.


Sueños

Nur, la hija de Kamal, duerme profundamente en una cuna improvisada. «Siempre soñamos con volver a Myanmar [...], que es nuestro hogar. Solo queremos vivir allí», afirma Kamal.

Mejora de las condiciones de vida en Cox's Bazar

Miles de personas refugiadas rohinyás siguen necesitando asistencia vital. Descubra cómo las organizaciones colaboran en Bangladesh para ayudarlas.

Tiempo de lectura: 5 min

Información sobre el proyecto

Algunos asociados del proyecto:

Acción contra el Hambre, BRAC, Christian Aid, Handicap International, HelpAge International, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Oxfam en Bangladesh, Save the Children International, Solidarités International, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU-Mujeres), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido prestó más de 80 millones GBP en asistencia humanitaria para ayudar a Bangladesh en su respuesta a la crisis de personas refugiadas rohinyás, en el marco de su programa de 111 millones GBP para reforzar la preparación y respuesta humanitarias (Strengthening Humanitarian Preparedness and Response).

Como gestor de fondos para este programa, UNOPS colabora estrechamente con 15 asociados encargados de la implementación, incluidas organizaciones no gubernamentales y organismos de las Naciones Unidas, que están mejorando las condiciones para las personas refugiadas rohinyás que residen en los campamentos de Cox's Bazar, así como en los países de acogida.

Los asociados están prestando una serie de servicios de asistencia crítica, incluidas oportunidades de programas de efectivo por trabajo, refugio, agua y alimentos, educación, cuidados de salud, nutrición, protección y servicios de saneamiento e higiene. 

UNOPS contrata a asociados encargados de la implementación, supervisa el aseguramiento de la calidad del programa más general y presta servicios de presupuestación y evaluación, así como de monitoreo financiero y programático.


Descubrir más